publicidad
Los hombres son más propensos a mostrar cariño mediante alguna acción y no con frases explícitas.

Por qué los papás son menos cariñosos con sus hijos varones

Por qué los papás son menos cariñosos con sus hijos varones

En apariencia, les cuesta demostrar afecto, pero en realidad, lo manifiestan mediante acciones y no tanto con palabras, explica un experto en el tema que invita a no subestimar estos gestos.

Los hombres son más propensos a mostrar cariño mediante al...
Los hombres son más propensos a mostrar cariño mediante alguna acción y no con frases explícitas.

Los hombres no serán de Marte, como dice el refrán pero, comparados con las mujeres, se comunican de maneras muy diferentes.

Esto se hace evidente en la relación de padres e hijos. Desde afuera, muchas parejas de hijos y padres pueden parecer distantes y desunidas. Un joven que no dudaría en abrazar a su madre puede demostrar cariño a su papá con un simple apretón de manos. Papás muy afectuosos con sus hijas pueden pasar años sin decirle a sus hijos que los aman. Madres y esposas con frecuencia reprochan este comportamiento.

Pero esas críticas omiten una verdad que he explorado durante años como investigador de la comunicación: los hombres demuestran afecto con sus acciones y no tanto con sus palabras. Sus maneras de comunicar su amor pueden ser sutiles. Y mientras estas pueden parecer a un observador externo como un reemplazo poco convincente para el afecto genuino, para muchos padres e hijos tienen igual peso que las palabras, los besos y los abrazos.

Read this article in English on The Conversation

Diferentes maneras de expresar el amor

Glenn, un hombre de 41 años y participante en una de mis investigaciones, tiene lo que mucha gente describiría como una relación típica con su papá, R.J. Muchos domingos, Glenn visita a sus padres junto a su esposa. Mientras ella se pone al día con su suegra, Glenn y R.J ven la televisión, arreglan el carro o trabajan en una reparación pendiente en la casa, apenas dirigiéndose la palabra un par de docenas de veces a lo largo de una hora.

Es fácil entender por qué muchos padres e hijos parecen ser indiferentes...
Es fácil entender por qué muchos padres e hijos parecen ser indiferentes hacia el otro.

Este tipo de comportamientos pueden parecer fríos o distantes en muchas relaciones. Pero en el caso de Glenn y R.J, lo que ocurre es que ellos simplemente prefieren más las acciones, que las palabras.

Mi investigación sobre el comportamiento afectuoso ha mostrado de forma consistente que en general los hombres son más propensos a mostrar cariño mediante alguna acción y no con frases como “te amo”.

Esto es especialmente cierto en las relaciones con otros hombres, pero también ocurre en su interacción con las mujeres. Es más probable que un hombre demuestre su afecto a sus amigos organizando un viaje o ayudándoles con las reparaciones de su techo que diciéndoles: “te quiero”. En cuanto a su madre o su esposa, probablemente tendrá mayor tendencia a ayudarle con alguna tarea (ya sea cortando el pasto o rotando las llantas del auto), que enviándole una tarjeta de Hallmark.

publicidad

Es fácil desestimar este tipo de comportamientos y considerarlos meros reemplazos del afecto “real”. Por ejemplo, la esposa de Glenn cree que él y su padre dan prioridad a las actividades que hacen juntos porque no saben cómo expresar sus sentimientos hacia el otro.

Sin embargo, tanto Glenn como su padre opinan que sus momentos favoritos y que tienen el mayor significado para ellos son esos en los que comparten alguna actividad o tarea. Para ellos esa es la expresión de amor: simboliza y refuerza sus sentimientos hacia el otro.

La tensión entre la intimidad y la masculinidad

Es fácil entender por qué muchos padres e hijos parecen ser indiferentes hacia el otro. El afecto en nuestra cultura se comunica comúnmente a través de la expresión oral y a través de demostraciones no verbales como los abrazos.

La relación de padre e hijo se complica por la necesidad de negociar la...
La relación de padre e hijo se complica por la necesidad de negociar la latente tensión entre la masculinidad y la intimidad.

Ambas maneras de expresarse son menos comunes en las interacciones entre hombres, y parece que algo falta. Pero lo que realmente sucede es que hay un malentendido sobre la complejidad de las relaciones de padre e hijo.

El erudito de la comunicación familiar Mark Morman y yo hemos descubierto que la relación de padre e hijo se complica por la necesidad de negociar la latente tensión entre la masculinidad y la intimidad.

Por un lado, el enlace que hay entre los padres y los hijos es un vínculo familiar. La gente tiende a sentirse más cercana y volcada hacia sus familias, que hacia otras personas. Por otro, la pareja padre/hijo está compuesta por una relación entre dos hombres, sujeta a las expectativas culturales de cómo los hombres se deben comportar entre sí.

publicidad

La masculinidad típica tiende a privilegiar las cualidades como la competitividad, la independencia y la auto-suficiencia. Esto viene a costa de la expresión externa de la intimidad, que puede transmitir vulnerabilidad.

Deseando más

Glenn me contó que su papá se volvió menos afectuoso hacia él durante la adolescencia. Esta evolución en la relación entre padre e hijo es bastante común. Cuando llegan a cierto punto, muchos padres e hijos basan su relación en las actividades compartidas, en vez de las palabras compartidas. Mientras tanto, ni las madres con sus hijos o hijas, ni los padres con sus hijas tienden a disminuir las muestras verbales de afecto.

La pareja padre/hijo  está compuesta por una relación entre dos hombres,...
La pareja padre/hijo está compuesta por una relación entre dos hombres, sujeta a las expectativas culturales de cómo los hombres se deben comportar entre sí.

Muchas mujeres, tales como la esposa y la madre de Glenn, se preguntan en voz alta por qué los hombres en sus vidas no son más expresivos y abiertos. De vez en cuando hasta Glenn ha manifestado que desearía que él y su padre pudieran hablar de sus sentimientos de manera más directa.

Como lo explico en mi libro “ The Loneliness Cure” no hay nada de malo en querer una relación sea más expresiva. En efecto, muchos hombres logran demostrar más el afecto verbal hacia sus padres o sus hijos.

Aquí hay una lección importante: Muchas relaciones entre hombres ya son más ricas y tienen mayor significado de lo que aparentan tener. Y la manera única en la que los hombres se relacionan entre sí merece ser honrada, no menospreciada.

*Kory Floyd es profesor de comunicación en la Universidad de Arizona

The Conversation
Los hijos de padres divorciados tienen más problemas de salud
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad