publicidad

Pruebas de ADN a menores

Pruebas de ADN a menores

La totalidad de los niños, 416 de la secta poligámica serán sometidos a pruebas de ADN por instrucciones de la jueza Barbara Walther

Caso de custodia sin precedentes

WASHINGTON.- Los 416 niños que fueron rescatados a principios de abril de una secta poligámica en Texas comenzaron este lunes a someterse a las pruebas de ADN que la jueza encargada del caso, Barbara Walther, ordenó para determinar quiénes son sus padres.Las autoridades esperan que las muestras, que se tomarán tanto a los niños como a los padres, ayuden a arrojar luz sobre la confusa relación familiar entre los miembros de la Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Últimos Días.

Los niños se encuentran por el momento bajo la custodia del Estado, pero los padres reclaman que se les devuelva, en lo que se ha convertido en uno de los mayores casos de custodia de la historia de Estados Unidos.

La jueza ordenó las pruebas a petición de las autoridades estatales, que afirman que los miembros de la secta cambian continuamente sus nombres, tienen dificultades para identificar a los miembros de su familia y probablemente mienten sobre su edad.

El proceso de las pruebas genéticas podría prolongarse durante tres o cuatro días debido a la gran cantidad de muestras que hay que tomar, explicó a la prensa local Darrell Azar, un portavoz del Servicio de Protección al Menor.

La fiscalía acusa a los miembros de la secta de promover el matrimonio entre menores de edad y hombres adultos, y de obligar a las adolescentes a mantener relaciones sexuales.

publicidad

El Servicio de Protección al Menor ha intervenido porque considera que los niños sufrían abusos sexuales o corrían el inminente peligro de sufrirlos.

Las leyes de Texas prohíben la poligamia y los matrimonios de niñas menores de 16 años.

Los servicios sociales tenían dificultades para establecer los vínculos familiares entre los niños y los adultos de la secta, dado que los menores identifican como su madre a todas las mujeres del rancho.

Cuando las pruebas de ADN hayan terminado, las autoridades de Texas comenzarán a reubicar a algunos de los niños que permanecen en centros de acogida desde la redada a principios de abril y separará a los menores de 4 años de sus madres.

Los niños, de entre seis meses y 17 años de edad, estuvieron inicialmente acompañados por más de 130 mujeres que abandonaron el rancho de la secta voluntariamente.

La mayoría de las madres tuvo que abandonar poco después a sus hijos y únicamente aquellas con hijos de menos de cinco años pudieron quedarse.

Las autoridades intentarán agrupar a los niños junto a sus hermanos y prevenir que sean expuestos demasiado a un mundo que desconocen por el estilo de vida tan recluido con el que crecieron.

La juez decidió el viernes, tras dos días de vista oral, que los niños permanecerán de momento bajo custodia del Estado.

Los 416 niños, incluido los 130 de menos de 4 años y dos decenas de niños varones, serán escuchados en audiencias individuales antes del 5 de junio, según las autoridades.

publicidad

Las autoridades de Texas entraron el pasado 4 de abril en el extenso rancho que la secta levantó en medio de un paraje llamado el "Anhelo de Sión".

Las autoridades efectuaron la redada tras recibir varias llamadas de una adolescente de 16 años que dijo haber sido víctima de abusos físicos y sexuales, y que la habían obligado a casarse "espiritualmente" con un hombre mayor.

Según los miembros de la secta, la adolescente de la llamada no existe y no descartan que haya sido una broma.

Diversos documentos judiciales han revelado que niñas adolescentes fueron obligadas a casarse "espiritualmente" con hombres mucho mayores que ellas en cuanto llegaban a la pubertad.

Varias de las adolescentes rescatadas están embarazadas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad