publicidad

Una deuda prescrita reaparece

Una deuda prescrita reaparece

Julie Stav te explica qué ocurre con esas viejas deudas que cayeron en el olvido y de pronto vuelven a tu vida.

Una obligación moral

Como si fuera un pecado de juventud que habíamos querido olvidar, puede que después de muchos años aparezca en nuestra vida una deuda muy vieja, que no nos dejará tranquilos hasta que la saldemos.

Esto es lo que se llama una "deuda prescrita", algo con lo que difícilmente te tropezarás si eres una persona que paga puntualmente sus préstamos y tiene buen crédito.Pero, quién sabe, quizás en algún momento dejaste de pagar una deuda. Si a los tres meses de retraso el impago fue transferido a una agencia de cobranza, ésta tratará de recuperar el dinero adeudado a cambio de un porcentaje.

Si la agencia no logra recuperar el dinero, podrían iniciarte un proceso legal. Aunque en muchos casos algunas deudas llegan a considerarse incobrables y desaparecen del historial de crédito del deudor.

¡Pero espera!, no des un suspiro de alivio todavía, porque aunque una deuda caduque al cabo de un cierto tiempo y se convierta en lo que se llama una "deuda prescrita", tú sigues siendo responsable y teniendo la obligación moral de pagarla, a pesar de que el acreedor ya no te pueda llevar a la corte.

Tú deber siempre ha sido pagar esa deuda, y si no lo hiciste antes porque no pudiste, deberías liquidarla ahora para terminar con esa preocupación.

Si aún sigues apretado de dinero y la deuda prescrita asoma la cabeza en tu vida, reconócela y trata de negociar un plan de pago a tu alcance con el acreedor. Pídele una certificación de que quedarás liberado de ella. Esta alternativa, sin embargo, podría hacer que la agencia de cobro la reportara a las agencias de crédito como una deuda nueva.

publicidad

Si la deuda no es tuya...

Es posible que seas víctima de una equivocación y que esa vieja deuda realmente no sea tuya. Si es así, puedes contactar a la asociación nacional de defensores del consumidor, o National Associaton of Consumer Advocates, para que te den una mano en el asunto.

Está muy bien pagar las deudas propias… pero no las de los demás. Ya que no resulta ser una buena practica para cuidar bien tu bolsillo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad