publicidad
.

Un proceso caro y complicado logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc7...

Un proceso caro y complicado

Un proceso caro y complicado

La ley de bancarrotas puesta en vigor el año pasado hizo que el número de casos de quiebras presentados bajaran a su punto más bajo en 20 años.

Un proceso caro y complicado

Hasta hace poco más de un año, declararse en bancarrota era casi tan sencillo como comprarse un par de zapatos nuevos. Lo único que necesitabas era contratar un abogado, presentar una moción en corte y, si el juez fallaba a tu favor, todas tus deudas -incluso ese crucero que tomaste a crédito por el Caribe- pasarían al archivo del olvido.

La bancarrota entonces era sinónimo de "borrón y cuenta nueva". Pues si bien en tu historial de crédito aparecía una mancha negativa que perduraría allí entre siete y diez años, tú no eras responsable de pagar por los préstamos y deudas acumuladas.

Eso cambió en 2006 cuando entró en vigor una nueva ley de bancarrotas que, además de encarecer y alargar el proceso, les exigía más a los ciudadanos endeudados para que no escaparan sin pagar ni un solo centavo del dinero que habían utilizado a crédito.

Expertos sugieren, un año después de que la nueva ley entrara en vigor, que la medida está dando frutos positivos debido a que el número de casos de bancarrota presentados en Estados Unidos cayó a su nivel más bajo en los últimos 20 años.

El número total de bancarrotas presentadas en corte el año pasado bajó a 618 mil casos, lo que representa un drástico descenso del 70 por ciento, si se compara con la cifra récord obtenida en 2005 de 2.1 millones de casos de quiebra, según la Oficina Administrativa de las Cortes de Estados Unidos en Washington.

publicidad

El informe gubernamental no separó las estadísticas por estado, aunque destacó que el número de bancarrotas corporativas también registró un notable bajón del 50 por ciento a sólo 20 mil casos de quiebra.

Las declaraciones de bancarrota personales bajaron un 71 por ciento a 598 mil casos el año pasado.

Se piensa, sin embargo, que el número de bancarrotas poco a poco volverá a incrementar según los abogados especialistas se familiarizan con la ley puesta en vigor el año pasado.

"El número de casos de bancarrota alcanzó su punto más bajo desde 1988", afirmó Samuel Gerdano, director ejecutivo del Instituto Americano de Bancarrota, una entidad no lucrativa con sede en Alexandria, Virginia.

Las deudas no han desaparecido

El experto afirmó que el bajón en el número de casos es el resultado directo a los cambios implementados el año pasado a la ley de quiebras.

Eso no quiere decir el nivel de deudas haya descendido. Según Gerdano, "podemos esperar que las bancarrotas de los consumidores volverán a resurgir para el final de este año.

Los bancos y empresas de tarjetas de créditos respaldaron la medida alegando que las personas que tenían la capacidad financiera de pagar al menos parte del dinero que debían estaban "escapándose de sus deudas" sin pagar un centavo.

Pero los grupos que se oponían a la nueva ley decían que los cambios mantendrían a las personas endeudadas, algunos por los altos costos de salud o la pérdida de empleo, sin una alternativa viable por el resto de sus vidas.

publicidad

En la actualidad, ahora que la reforma está en vigor, los consumidores están evitando acogerse al Capítulo 7 del código de bancarrotas, el cual le permite al individuo deshacerse de algunas deudas, para someterse al Capítulo 13, que le permite a los deudores pagar algunas deudas en base a sus ingresos futuros.

El cambio, explicó Gerdano, se debe a que para salir victorioso en corte bajo el Capítulo 7 los requisitos son más estrictos.

En las últimas semanas, grupos defensores del consumidor le pidieron al Congreso que renovara las leyes de bancarrota para facilitar el proceso a familias que cayeron en las garras del volátil mercado inmobiliario y que podrían perder sus viviendas al no poder pagar las altas tasas de interés.

Los propietarios de casas que se van en bancarrota pueden perder sus casas con facilidad, debido a la nueva ley, porque las entidades hipotecarias tienen una prioridad superior a la del resto de los acreedores.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Miles de mujeres salieron a las calles de la ciudad para unirse a las protestas globales contra el nuevo presidente de Estados Unidos y en defensa de sus derechos.
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
publicidad