publicidad
.

Tu sueldo, en una tarjeta... logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc7...

Tu sueldo, en una tarjeta...

Tu sueldo, en una tarjeta...

Tarjetas prepagadas, alternativas de pago y programas de recompensa son algunos de los cambios que ha visto la industria del crédito en 2007.

Más allá de su uso tradicional

Las tarjetas prepagadas, nuevas alternativas adicionales de pago y programas de recompensa son algunos de los cambios que está experimentando la industria del crédito en la actualidad. Y, si bien algunos de estos productos existen desde hace tiempo, los proveedores de tarjetas están mercadeándolos ahora más que nunca.

Las tarjetas prepagadas o con un valor acreditado, por ejemplo, fueron utilizadas en forma sin precedentes durante la temporada navideña de 2006, tanto por personas que decidieron regalarlas como aquellas que las recibían.

La única crítica a esta práctica (de regalar certificados de compra para una tienda específica) es la problemática que surge cuando recibes una tarjeta prepagada para comprar en una tienda que frecuentas poco.

Pero para contrarrestar ese dilema surgió un nuevo sitio en la red (PlasticJungle.com) que permite cambiar un certificado de regalo ( gift certificate) que no deseas por uno de una tienda a la que sí te gusta ir a comprar.

En esa página podrás comprar, vender, cambiar o donar todo tipo de tarjetas prepagadas.

Eso sí, Plastic Jungle te cobra una cuota de $3.99 dólares por listar tu tarjeta durante un plazo de 90 días; y por un dólar adicional, tu tarjeta puede aparecer en un lugar más prominente en la página.

Despídete de los cheques

Pero quizás el cambio más importante en el mercado de las tarjetas recargables o prepagadas es que ya muchas empresas y entidades gubernamentales las están utilizando para recibir beneficios de seguros de salud, seguros, servicios sociales, pagos de nómina, manutención infantil, reembolsos fiscales y rebates de tiendas, entre otros.

publicidad

Por usar las tarjetas de nómina, por ejemplo, se cobra una cuota al momento de extraer fondos de un cajero automático. No obstante, cabe destacar que esta tarifa suele ser menor a lo que cobran las agencias tradicionales de cobro o canjeo de cheques.

Por otro lado, estas tarjetas son una alternativa más segura. Si una tarjeta prepagada se pierde o es robada, el propietario por lo general cuenta con un número de teléfono gratuito de servicio al cliente donde puede reportarla y solicitar una nueva.

Son más seguras y económicas

Si la víctima actúa a tiempo, el dinero no se pierde. Ahora bien, si pierdes un cheque tradicional, el proceso para recuperarlo es largo, tedioso y a veces hasta infructuoso.

Por eso, el Mercator Advisory Group, una firma consultora especializada en la industria de crédito, proyecta que el mercado de las tarjetas de nómina crecerá a 14.2 millones en 2008.

La popularidad de las tarjetas prepagadas va más allá de su facilidad de uso; pues benefician también a las empresas y los gobiernos: "Tan pronto la infraestructura está en pie, el retorno es bastante rápido, dependiendo del volumen", opinó Dan Horne, professor asociado del Providence College y un experto en el área de tarjetas prepagadas.

"Especialmente cuando un tienes transacciones recurrentes, por ejemplo, transferencias de beneficios, el costo para recargar una tarjeta es mínimo comparado con enviar un cheque tradicional [por correo]", explicó el académico.

publicidad

"Hay que observar cómo el mayor proveedor de beneficios (el gobierno federal) empezará a hacer la transición hacia lasa tarjetas prepagadas en los próximos años", comentó Horne.

"Sólo hay que ver cuántos cheques de veteranos son enviados, cheques del Seguro Social, Medicare -es una cifra alucinante, y si pueden ahorrar hasta 25 centavos en cada cheque", es un ahorro inmenso, añadió.

Los principales proveedores de tarjetas, -Visa, MasterCard y Discover- han añadido la capacidad de recargar con nuevos fondos sus tarjetas prepagadas, permitiendo ser usadas en una mayor cantidad de tiendas y negocios.

Sin embargo, el Financial Crimes Enforcement Network (FinCEN), una división del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, está preocupado sobre este desarrollo; y teme que la accesibilidad global de las tarjetas prepagadas ayude a delincuentes de dinero a esconder "dinero sucio".

Para realizar un pago o una compra con una tarjeta prepagada no hace falta mostrar identificación alguna, por lo que el FinCEN teme que empezarán a ser utilizadas para mover grandes cantidades de dinero en todo el planeta.

Expertos opinan, sin embargo, que la industria crediticia definitivamente será preactiva en buscar una solución a este potencial problema.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
La exprimera dama se emociona visiblemente al escuchar el himno nacional de EEUU en la base aérea Andrews.
Caras de tristeza, alegría y nerviosismo, de todo un poco se pudo ver en el acto de nombramiento de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos.
publicidad