publicidad

Trampas de las tarjetas de crédito

Trampas de las tarjetas de crédito

Incluso tras las reformas federales, las tarjetas siguen siendo peligrosas. Consumer Reports te dice qué debes saber.

Trampas de las tarjetas de crédito null

Consumidor insatisfecho

Este último año, el panorama de las tarjetas de crédito ha cambiado mucho. La Ley de Tarjetas de Crédito de 2009 se encuentra ya en plena vigencia y brinda protección contra las prácticas abusivas. Ahora los consumidores tienen menos deudas con saldos promedio de $3,793, $1,100 menos que en 2009, según una encuesta realizada en julio por el Centro Nacional de Investigaciones de Consumer Reports.

Sin embargo, las tarjetas de crédito siguen estando entre los servicios con más bajas calificaciones.

Sólo el 45% de los encuestados dijeron que estaban completamente satisfechos o bastante satisfechos con sus tarjetas. El 16% señaló que las entidades emisoras de sus tarjetas los habían tratado de manera injusta (una baja respecto al 21% del año pasado).

publicidad

Pese a que se han presentado algunos cambios positivos, existen todavía bastantes riesgos. Entre otras reformas, la ley de tarjetas prohíbe a las entidades emisoras que aumenten las tasas durante el primer año o en los saldos existentes a menos que su pago se haya retrasado 60 días.No obstante, los bancos aún pueden imponer cargos anuales, reducir drásticamente su límite de préstamo, cancelar su cuenta sin previo aviso e incrementar su pago mínimo. En nuestra encuesta, el 47% se quejó de dichas experiencias.

En julio, diversos grupos de consumidores, incluido Consumers Union, la editorial sin fines de lucro de la revista Consumer Reports, envió una carta a la Reserva Federal en la que detalló casos de posibles violaciones a la ley. Entre ellos se mencionó uno de Citibank, puesto que no cumplió con proporcionar un plazo de 21 días entre el envío del estado de cuenta y las fechas de vencimiento. Asimismo, se mencionó a Bank of America por no haber divulgado su tasa de interés de penalización.

En las próximas páginas Consumer Reports le dice lo que debe saber a día de hoy sobre las tarjetas:

1. Verifique tasas y cargos

Las tasas de interés de las tarjetas de crédito se han incrementado al nivel más alto desde 2001. La tasa promedio impuesta sobre las tarjetas existentes era del 14.7% en el segundo trimestre de este año, un alza respecto al 13.1% del año pasado, según la empresa de investigaciones Synovate.

publicidad

Los cargos también se han incrementado debido a que los bancos tratan de compensar los costos asociados con la nueva ley. La media de cargos anuales aumentó un 18%, a $59, entre julio de 2009 y marzo de 2010, según un informe emitido en julio por Pew Charitable Trusts. En las cooperativas de crédito, los cargos anuales ascendieron en un 67%, a $25. La media de los cargos por adelantos en efectivo y transferencia de saldo aumentó en un 33% durante el mismo periodo.

La ley de tarjetas prohibió los cargos por inactividad, pero algunas entidades emisoras ahora imponen un cargo anual si no llega al nivel establecido de gasto anual. Además, tenga cuidado con los cargos por adelanto en efectivo que llegan a alcanzar el 5%. 

2. Ofertas de nueva tarjeta

Los estadounidenses recibieron cerca de 1,100 millones de ofertas para nuevas tarjetas de crédito en el trimestre que terminó el 30 de junio, un alza enorme, con respecto a sólo 419 millones del año pasado, según Mintel Comperemedia, que hace un seguimiento al marketing directo de la industria. Ahora se brindan más ofertas de transferencia de saldo al 0% y periodos iniciales más extensos.

Pero la trampa es que mientras más largo sea el periodo en el que se aplica la tasa inicial reducida, más altos tienden a ser los cargos por adelantado. Es probable que las tarjetas que ofrecen tasas que duran 14 meses o más cobren un cargo de hasta 5% del saldo transferido, sin que exista un límite. Hace dos años veíamos muchas ofertas sin cargo alguno o que tenían cargos con un tope de $75 o $100.

publicidad

Si busca transferir un saldo de tarjeta de crédito, es posible que la mejor opción sea recurrir a una cooperativa de crédito. El estudio de Pew halló que la media del cargo por transferencia de saldo para las tarjetas de cooperativas de crédito fue sólo 2.5%, lo mismo que en julio de 2009.

Las entidades emisoras han estado promoviendo las tarjetas "profesionales" que se parecen a las tarjetas de crédito empresariales pero tienen una aprobación flexible para que algunos consumidores las soliciten. Sin embargo, la ley de tarjetas no incluye a las tarjetas empresariales y por eso no son una buena opción para los consumidores. 

3. Evalúe las recompensas

Por lo general, las tarjetas de recompensa tienen APR más altas; por ello, si tiende a tener un saldo, es probable que le convenga una tarjeta con tasas más bajas y sin recompensas. Pero si usted paga su saldo completo todos los meses y desea obtener algo en compensación por lo que carga a su tarjeta, tal vez le convenga tener una tarjeta de recompensas.

Los cargos anuales pueden reducir sus recompensas. Algunas tarjetas le permiten combinar los cargos y los niveles de los puntos de recompensas. Por ejemplo, la tarjeta Venture de Capital One ofrece dos versiones: una con 2 millas por dólar gastado y un cargo anual de $59 (no se aplica en el primer año), y otra sin cargo anual y que concede 1.25 millas por dólar.

publicidad

Algunas tarjetas cobran un cargo anual sólo a las personas con calificaciones de crédito aceptables o bajas. Las tarjetas No Hassle de Capital One no cobran cargos a las personas con buenas calificaciones de crédito, pero cuestan $39 al año, con una APR más alta, para aquellos con crédito regular. Por eso, una vez que lo aprueben para obtener una tarjeta, lea los términos antes de activarla para asegurarse de que no le estén dando una versión que no desea.

Las recompensas también se están volviendo más confusas. Las tarjetas de Discover y Chase ofrecen atractivas recompensas de bonificaciones del 5% pero sólo en categorías de productos que cambian trimestralmente, y en cada trimestre usted tiene que optar por elegirlas. Si no lo hace, Discover sólo le rembolsa el 0.25%, o $7.50, por sus primeros $3,000 en compras anuales y el 1% posteriormente.

Tenga cuidado con las frases que prometan "hasta" un monto de recompensa. Por lo general, eso significa que las recompensas serán menores si no gasta una cantidad determinada por año. 

4. Reestructure su deuda

Si con frecuencia mantiene un saldo, enfóquese en encontrar una tasa de interés menor y liquidar su deuda.

En nuestra encuesta, el 23% de las personas que mantenían un saldo debían más de $10 mil (cifra menor al 30% del año pasado). Sin embargo, el 18% dijo que no podría encargarse de sus gastos durante seis meses sin sus tarjetas de crédito; el 19% dijo que le tomaría más de dos años liquidar sus saldos y el 20% no sabía cuándo podría hacerlo.

publicidad

A continuación, le ofrecemos algunos consejos para administrar mejor su deuda:

Transfiera su saldo

Con tan pocas ofertas libres de cargos disponibles en la actualidad, ésta ya no es la medida salvadora que fue alguna vez. En todas las transferencias de saldo, asegúrese de anotar cuál será la tasa si no liquida el saldo durante el periodo promocional. Podría terminar con una tasa más alta que la de su tarjeta actual.

Busque herramientas para elaborar presupuestos

Algunas entidades emisoras de tarjetas envían alertas por correo electrónico o mensajes de texto cuando su estado de cuenta se encuentra disponible en línea o si se está acercando a su límite mensual.

Busque una mejor tarjeta

Compare tarjetas en Cardratings.com, Lowcards.com o Bankrate.com, pero tenga cuidado con las tarjetas dirigidas a personas con poco historial de crédito o un historial malo. Considere las tarjetas de crédito de cooperativas de crédito federales; estas cuentan con tasas predeterminadas con un límite de 18%, en comparación con el 30% que muchos bancos cobran.

Busque ayuda

Si no puede manejar sus cuentas o no ha tenido suerte en hacer que sus cargos se reduzcan, podría contactar una agencia de asesoría de crédito sin fines de lucro. Visite el sitio web de la Fundación Nacional para el Asesoramiento Crediticio (National Foundation for Credit Counseling) para localizar una. Evite ofertas de consolidadores de deudas o compañías que afirman que pueden liquidar su deuda por menos de lo que debe; la mayoría podría estafarlo.

publicidad

5. Cómo defenderse

Si siente que la emisora de su tarjeta de crédito lo ha tratado injustamente, puede objetar las acciones de la compañía. En nuestra encuesta, el 34% de las personas que lo hicieron lograron por lo menos que se revertieran los cambios en la cuenta, pero esto significa que el 66% no tuvo éxito.

A continuación, le mostramos algunas maneras de obtener lo que quiere:

Tenga toda la información a la mano

Sepa por cuánto tiempo ha sido cliente de esa entidad emisora en particular. Conozca su APR, cuánto es actualmente y cuánto fue en el pasado. Si conoce su calificación de crédito, téngala a la mano. Consiga otras ofertas que tengan menores tasas de interés que la suya. (Puede encontrarlas en su correo o en Internet).

Negocie de una manera amable

Llame al servicio de atención al cliente de su tarjeta. Dígale al representante que usted ha sido un buen cliente y que le gustaría seguir trabajando con ellos, pero que le han ofrecido tasas mucho más bajas. Solicite una reducción a una APR o cargo determinados.

Hable con un superior

Si la primera persona que recibe su llamada rechaza su solicitud (no se sorprenda si esto sucede), pídale amablemente hablar con su supervisor o un representante de retención del cliente y repita el proceso.

Lleve un registro

Guarde copias de todos sus pagos y correspondencia. Si piensa que la entidad emisora de tarjetas está haciendo algo injusto o posiblemente ilegal, notifíquelo a la fiscalía general o a la oficina de asuntos del consumidor de su estado, o a la Comisión Federal de Comercio.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad