publicidad

Toma control de tus finanzas

Toma control de tus finanzas

Preparar un presupuesto no debe ser un dolor de cabeza. Es cuestión de determinar tus gastos e ingresos, y determinar por dónde cortar.

Toma control de tus finanzas

Un presupuesto es la herramienta financiera que te ayudará a determinar cuánto ganas, cuáles son tus gastos y, en especial, qué cosas debes eliminar para que el dinero no se esfume de tus manos como agua.

Tomar la decisión de preparar un presupuesto representa dar el primer paso en el largo camino de tomar el control de tus finanzas.

Ahora bien, diseñar una lista de tus ingresos y tus gastos para determinar cuánto dinero debes recortar de tu diario vivir no quiere decir que deberás cambiar por completo tu estilo de vida.

Es cierto que deberás hacer sacrificios para hacerles frente a las deudas y crear un fondo de ahorros. Pero como aconseja Shelly Schwartz, asesora financiera de Bankrate.com, en todo presupuesto debe también haber un fondo especial para costear los gastos de diversión de la familia.

"Tus mejores intensiones de querer ahorrar y de gastar de una manera inteligente pueden ser fácilmente saboteadas si no sabes planificar tu presupuesto", afirmó la experta. "Uno no puede recortar todas las cosas que sean divertidas".

Schwartz reiteró que todos los presupuestos deben incluir un fondo de entretenimiento.

"Piensa en tus prioridades recreativas y suma cuánto dinero gastas en esas actividades cada mes. Entonces, si el total es más del 10 por ciento de lo que ganas cada mes, es hora de recortar un poco", señaló.

publicidad

Lo ideal sería gastar alrededor del 5 por ciento en las cosas que te gustan hacer. Puede que sea ir a cenar a un restaurante de lujo, ir al cine con tus hijos o disfrutar de un día de playa; lo importante es tener un fondo en tu presupuesto que cubra estos gastos.

"Si eliminas la diversión de tu vida, tus planes de ahorrar y tomar control de tus finanzas eventualmente fallarán por completo", añadió Schwartz.

No tienes la costumbre de ahorrar: Cuando se trata del manejo del dinero, un paso lento pero constante gana la carrera. Luego de determinar cuánto dinero de tu ingreso mensual puede ser utilizado en tus ahorros, entonces debes buscar la forma que ese dinero llegue al banco.

Una alternativa para alimentar tus ahorros de corto y largo plazo es a través de deducciones automáticas directamente de tu salario.

Si por ejemplo ahorras sólo $100 dólares al mes en una cuenta de tipo money market que gana un interés del 5 por ciento, podrías acumular alrededor de $6,800 dólares en cinco años.

Errores que debes evitar

Usas demasiado tu tarjeta de débito: Esto es un error muy común ya que, si bien el dinero no crece en árboles, las tarjetas de débito simplemente alimentan esa impresión.

Para evitar este problema debes establecer una cantidad específica que puedes gastas en compras en efectivo cada semana.

Si implementas una dieta estricta de "efectivo solamente", no sólo pondrás tus hábitos de consumo en perspectiva, sino también te ayudará a pensar más antes de que el impulso de comprar se apodere de ti.

publicidad

Pagas sólo el mínimo en tus tarjetas: No existe una mejor manera de perpetuar tus deudas -o desperdiciar tu dinero- que manteniendo pendiente un balance de tarjeta de crédito.

Al realizar sólo el pago mínimo cada mes pagarás miles de dólares intereses, un dinero que pudiste haber utilizado en tus ahorros o para costear tus gastos de entretenimiento.

Lo ideal es tratar de mandar la mayor cantidad posible de dinero a tus tarjetas de crédito cada mes para saldar tus deudas lo antes posible.

Vives sin un fondo de emergencia: Si no tienes ni un solo centavo guardado para un día lluvioso, podrías estar al borde de una crisis financiera en caso de perder tu empleo o sufrir una enfermedad que te impida trabajar.

La mayoría de los consumidores deberían de tener un fondo de emergencia que le permita costear sus gastos durante al menos tres o seis meses.

Esas personas que trabajan de forman independiente, o laboran en una industria de altos ingresos deben tener un colchón financiero que les permita vivir al menos durante un año.

Gastas más de lo que ganas: Arroparte hasta donde te alcance la sábana debe ser la regla inviolable de un presupuesto. Es imperativo que aprendas a vivir dentro de tus posiblidades.

Los expertos insisten en que al vivir con menos empezamos a cambiar la filosofía de cómo gastamos.

Es necesario aprender a ser moderados, resistir las tentaciones de gastar sin pensar, y en especial, nunca tomes unas vacaciones hasta que no tengas el dinero en el banco.

publicidad

Al final de la jornada te sorprenderás de cuán gratificante es no tener apretado un cinturón financiero en el cuello.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad