publicidad

Tienda retiró ropa marca Daisy Fuentes

Tienda retiró ropa marca Daisy Fuentes

La cadena de tiendas Kohl's retiró prendas de ropa que llevan el nombre de la modelo Daisy Fuentes por denuncias en Guatemala de abuso laboral.

El Comité Nacional del Trabajo (NLC, por sus siglas en inglés), un grupo que defiende los derechos de los trabajadores con sede en Nueva York, emitió un informe al respecto luego de una serie de quejas de parte de los empleados de la fábrica Fribo, en la localidad rural de Santa María Cauque de Sacatepequez.

Kohl's, con sede en Menomonee Falls, Wisconsin, dijo al diario Milwaukee Journal Sentinel que iba a retirar un número limitado de los productos ofrecidos en sus tiendas.

La portavoz Vicki Shamion aclaró que Kohl's compra la ropa a la empresa P.A. Group LLC y no está a cargo de su producción.

Los productos de Fuentes, entre ellos ropa, zapatos y pijamas, son ofrecidos exclusivamente en las tiendas de Kohl's.

Shamion dijo a The Associated Press que ella misma investigaba lo ocurrido.

P.A. Group LLC, con sede en Nueva York, dijo que estaba preocupada por las acusaciones y las investiga, además de esperar convencer al dueño de la fábrica, un ciudadano surcoreano, para que mejore las condiciones de la misma.

La empresa emitió también un comunicado en el cual indica que Kohl's y Fuentes, estrella de la televisión de origen latino, no tenían culpa alguna de lo ocurrido.

"Bajo ninguna circunstancia, ni Kohl's ni Daisy Fuentes tuvieron que ver en la selección o aprobación de esta fábrica", dijo el comunicado.

Un mensaje dejado al representante de Fuentes no ha sido respondido de inmediato.

publicidad

Los empleados de la empresa le dijeron a un grupo por los derechos humanos que trabajan 60 ó más horas a la semana, con tiempo extra obligatorio, denunció Charles Kernaghan, director del NLC.

El activista indicó que cada semana trabajan entre seis y 10 horas que no les son pagadas, y la empresa no realiza los pagos correspondientes al sistema de seguro social, lo cual deja a los trabajadores y sus familiares sin cuidado médico o pensiones.

Los 500 empleados de la fábrica, 70 por ciento de los cuales son mujeres, ganan entre .90 centavos y $1.12 dólares por hora, señaló Kernaghan. Sus aportaciones al sistema de seguro social, que son deducidas de sus pagos, equivalen a unos $120 dólares anuales, indicó.

De acuerdo con la denuncia del NLC, los empleados de la fábrica son remunerados con .25 centavos de dólar por cada blusa que fabrican, prendas que luego se venden entre $22 y $38 dólares en Estados Unidos.

Las mujeres dijeron que trabajan en instalaciones demasiado calurosas, con poco acceso a agua potable, papel higiénico y jabón en los baños, y suelen ser humilladas por sus jefes.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad