publicidad

Protege tu información privada

Protege tu información privada

Los ladrones de identidad ahora tienen un nuevo interés: Robar tu tarjeta de débito. Aprende a protegerte para no convertirte en víctima.

Protege tu información

Cuando escuchas que el robo de identidad está en aumento, probablemente piensas que los ladrones que cometen este delito sólo están interesados en apoderarse de la información de tus tarjetas de crédito. En la actualidad, sin embargo, son las tarjetas de débito las que están despertando el interés de estos delincuentes en todo el mundo.

Expertos en seguridad financiera advierten que cada vez más los consumidores están en riesgo, por lo que deben tomar medidas para protegerse.

"Los consumidores están utilizando las tarjetas de débito cada más y más, y según aumenta el número de transacciones, también crece la cifra de fraudes", explicó Judith McGuire, vicepresidenta de Pulse, una de las redes de transferencias electrónicas más grandes de Estados Unidos.

Los casos de fraude con tarjetas de débito aumentaron 21 por ciento entre 2004 y 2005, con un notable incremento en el uso de tarjetas de débito que requieren firma, según un estudio reciente de Pulse, publicado la semana pasada por el Miami Herald.

Alrededor del 72 por ciento de las cuentas de cheques están vinculadas con una tarjeta de débito, añadió el análisis. Otros informes indican que los estadounidenses están utilizando sus tarjetas de débito un promedio de 23 veces al mes, añadió el periódico.

publicidad

El éxito de las compañías de tarjetas de crédito combatir a los que cometen fraude se debe, en parte, al nuevo enfoque de los delincuentes en robar tarjetas de débito, opinó Mike Urban, director de soluciones de fraude del Fair Isaac Corp.

"Las empresas de tarjetas de crédito y algunos bancos tienen más de 20 años haciéndole frente al fraude y la forma cómo lo manejan, desde el momento que se origina una cuenta hasta que queda saldada", precisó Urban, al destacar que los índices de fraudes de crédito están en su nivel más bajo en los últimos diez años.

"Ahora los criminales están moviéndose al próximo camino de menor resistencia", añadió el experto en entrevista con el Miami Herald.

Si bien las grandes empresas aún son el blanco de los delincuentes más sofisticados, que trabajan ansiosos para penetrar sus bases de datos con información privada de sus clientes, los pequeños negocios están convirtiéndose en el foco de los ciberpiratas, puntualizó Michael Petitti, oficial en jefe de mercadeo de AmbironTrustWave, una firma proveedora de seguridad cibernética con sede en Chicago.

"Lo que estamos viendo ahora son pequeños establecimientos, como restaurantes pequeños, siendo atacados [por ladrones de identidad] por que no tienen instalados los protocoles de seguridad adecuados", afirmó Petitti.

publicidad

Para acceder la información bancaria de los clientes, las tarjetas de débito utilizan las mismas redes virtuales en línea que usan las principales compañías de crédito.

Sin embargo, el experto subrayó que algunos pequeños negocios son menos propensos, o capaces, de proteger sus computadoras de ladrones, que pueden escanear miles de direcciones virtuales por hora buscando portales abiertos para penetrar.

Tan pronto encuentran una red sin protección, los criminales pueden acceder el sistema interno del negocio y copiar la información almacenada de las tarjetas.

Alternativas para robarte

Este tipo de operaciones de piratas cibernéticos, representan sólo una de las muchas maneras en que la información de una tarjeta de débito puede ser comprometida.

Están también las denominadas en inglés skimming schemes, que involucran el uso de un aparato especial para copiar los datos de la tarjeta, después de ser utilizada.

En una variación, los delincuentes colocan el aparato en el lugar por donde se introduce la tarjeta, como un cajero ATM o una estación de combustible. Luego, cuando la persona introduce su tarjeta, el aparato lee la información almacenada en la cinta magnética de la misma.

A veces estos aparatos son utilizados en combinación de cámaras telescópicas enfocadas en el tablero del cajero ATM. Luego el delincuente puede ver el código de identificación personal o PIN que el cliente usó para sacar dinero del banco.

publicidad

Las personas que con frecuencia comen en restaurantes podrían enfrentar un riesgo mayor, puesto que el mesero puede simplemente copiar la información de la tarjeta al momento de cobrar la cuenta.

El fraude de tarjetas de débito puede ocasionar mayores problemas a la persona afectada, mayormente porque el ladrón puede liquidar los fondos de su cuenta bancaria, dejando al individuo sin un solo centavo hasta que el problema es solucionado con el banco.

"Cuando te roban tu tarjeta de débito, el ladrón tiene acceso a tu cuenta bancaria", apuntó Petitti. "El dinero que se están robando es el tuyo, no el de una línea de crédito".

La responsabilidad civil en torno al fraude tarjetas de débito también es mayor. Además de tener que pagar penalidades por sobregiros y cheques sin fondo, dependiendo de cuándo reportas el fraude, tú podrías ser responsable de todos los cargos no autorizados que realizó el ladrón.

Por lo general, la ley requiere que las víctimas reporten en un plazo de 60 días cualquier cargo no autorizado con su tarjeta de débito.

Por el contrario, si la información de tu tarjeta de crédito es robada, no hay un límite de tiempo para reportar es robada. Aunque cabe destacar que las reglas son diferentes si pierdes tu tarjeta, o si es físicamente robada.

Debido al aumento en el número de casos de fraudes con tarjetas de débito, es imperativo que los consumidores revisen sus cuentas bancarias con frecuencia, consideró Bob Bucceri, un portavoz de la Asociación de Transferencias de Fondos Electrónicos, una entidad que agrupa a empresas relacionadas a pagos electrónicos.

publicidad

Es necesario "siempre revisar los estados de cuenta", insistió el experto. "Muchas personas en la actualidad hacen buen uso de su banco en internet, por lo que revisan sus transacciones a diario", o poco después de hacer algún pago electrónico.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad