publicidad

Préstamos del día de pago

Préstamos del día de pago

Los préstamos conocidos como del día de pago son una alternativa de dinero rápido que lleva a un círculo vicioso de deudas.

préstamos costosos
préstamos costosos

Prácticas abusivas

HOUSTON, Texas - Los préstamos conocidos como del día de pago son una alternativa de dinero rápido que cuesta a los consumidores $4,200 millones de dólares anuales en cargos y los "amarra" en un círculo vicioso de deudas.

La cifra sólo representa las ganancias de esta industria que mueve más de $28 mil millones de dólares al año en Estados Unidos, de acuerdo con el Centro para Préstamos Responsables (CRL, en inglés), organización sin fines de lucro de investigación contra prácticas financieras abusivas.

Muchos consumidores optan por los préstamos del día de pago como una alternativa para obtener dinero rápido en efectivo para pagar facturas y compromisos financieros.

publicidad

A simple vista pueden parecer una buena solución para necesidades rápidas, pero la realidad es que sus altos costos y corto plazo de repago terminan atrapando a la mayoría de los usuarios en un ciclo de deuda.

De hecho, según el CRL, el 90 por ciento de las ganancias de esta industria proviene de consumidores que quedan atrapados en ciclos que los lleva a solicitar cinco o más de estos préstamos por año, pagando tasas de interés promedio de 400 por ciento.

Así, por ejemplo, el usuario típico de estos préstamos termina pagando alrededor $793 dólares por un crédito de $325 dólares, según un estudio de CRL.

Típicamente, en dependencia de las regulaciones de cada estado, los montos de estos préstamos oscilan entre $100 y mil dólares y se deben pagar por completo en el plazo correspondiente al próximo cobro de salario, usualmente quincenal.

Digamos que un consumidor necesita $300 dólares y acude a solicitar un préstamo del día de pago.

Para obtenerlo, el consumidor hace un cheque por $300 dólares posdatado para que el prestamista lo cobre en la fecha de su próximo salario.

El prestamista impone cargos que oscilan de $15 a $30 dólares por cada $100 prestados, según la Federación de Consumidores de América.

Así, para el préstamo de $300, si el consumidor debe pagar $15 por cada $100, recibe en la práctica 255 dólares en efectivo como préstamo.

publicidad

Multas acumuladas

El problema es que muchos de estos consumidores no tienen la capacidad financiera para pagar el préstamo en el próximo salario, y cuando el prestamista intenta cobrar el cheque, este rebota, y tanto el prestamista como el banco comienzan a cobrar multas por emisión de cheque sin fondos.

Las multas bancarias por este concepto actualmente son de alrededor de $30 dólares, y el común que el prestamista intente cobrar el cheque repetidamente, con lo que se van sumando las multas.

El consumidor, entonces, puede correr el pago del préstamo para la próxima fecha de su salario o reabrir el mismo préstamo como si fuera uno nuevo, teniendo que pagar en ambos casos otros $50 dólares cada vez que pospone el pago.

Los consumidores, que generalmente acuden a estos préstamos porque tienen una situación financiera estrecha, se ven ahora en peor circunstancia económica atrapados en un ciclo de préstamo, y de hecho tanto como el 62 por ciento de los préstamos que otorga esta industria van a consumidores que los solicitan 12 o más veces por año.

Los consumidores en esta situación pueden acudir a una agencia de consejería de crédito para recibir ayuda en la administración de sus deudas.

Sin embargo, la mejor práctica es evitar estos préstamos considerados usureros por organizaciones de defensa de los consumidores, y optar por otras alternativas en casos de emergencia financiera, como solicitar un adelanto de salario directamente al empleador.

publicidad

Muchas uniones de crédito ofrecen préstamos de adelanto de salario a más bajo costo, e incluso los adelantos de efectivo en tarjetas de crédito resultan menos costosos que estos préstamos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad