publicidad
paciente

No te expongas al fraude...

No te expongas al fraude...

El robo de identidad usualmente afecta sólo a tu billetera. Pero los ladrones ahora están robándose tus datos para sacar beneficio de tu seguro.

paciente
paciente

Evita reclamos fraudulentos

El robo de identidad es un delito que usualmente afecta sólo a tu billetera e historial de crédito. Pero cuando un ladrón se apodera de tu información médica, tu salud corre peligro y en algunos casos podrías hasta perder la vida.

El robo de identidad médico ocurre cuando criminales obtienen tus datos privados (como la identificación de tu seguro médico o el número de tu Seguro Social) y los utilizan para recibir servicios de salud u obtener reembolsos de tu aseguradora a través de reclamos fraudulentos.

Esto quiere decir que tu historial médico y expediente de salud podrían incluir la información médica de otra persona. Esto pone tu vida en peligro, si por ejemplo recibes una transfusión del tipo equivocado de sangre.

publicidad

"Las personas pueden morir a causa de este delito", expresó Pam Dixon, directora ejecutiva del Foro Mundial de Privacidad, una entidad que defiende los derechos de privacidad.

"Es un tema potencialmente gigantesco", añadió la activista. "Es un problema increíblemente intransigente y las víctimas se están dando cuenta de que tienen que demandar a sus proveedores de salud para que les corrijan sus expedientes médicos".

Debido a que los sistemas para mantener los archivos médicos están evolucionando del papel a sistemas digitalizados e interconectados, la posibilidad de que ocurran errores catastróficos está en aumento.

Los hospitales y compañías de seguro encaran costos enormes cuando se trata del robo de identidad médicos, pues están obligados a reportar pérdidas en los cargos incurridos por los defalcadores.

Las víctimas encuentran, por su parte, que el aspecto financiero de este tipo de robo de identidad es lo más fácil de corregir. Son las posibles implicaciones médicas las más complicadas de reparar.

Debido a las leyes de privacidad y acceso de salud están obsoletas en comparación a las regulaciones de crédito, las víctimas con frecuencia tienen pocos recursos para corregir las discrepancias en sus expedientes médicos, e incluso después de arreglados, los errores pueden reaparecer años más tarde.

publicidad

Lo peor es que a menudo las víctimas desconocen que sus identidades médicas han sido robadas, según el Foro Mundial de Privacidad.

Los proveedores de salud, preocupados de posibles obligaciones legales en su contra, son renuentes a corregir errores en los expedientes médicos y en algunos casos informan a sus víctimas de que la identidad del ladrón es protegida por las leyes federales de privacidad.

Esto significa que las víctimas no pueden la parte de su récord que está equivocada.

El problema en síntesis

Existen dos aspectos al robo de identidad médico: El de salud y el financiero. La consecuencia de salud representa que la información médica del ladrón podría mezclarse en tus expedientes con la tuya.

Es posible que tu expediente médico muestre una cirugía que nunca tuviste, y estos récords podrían ilustrar un historial detallado de la salud del paciente que robó tus datos médicos.

Al confiar en un récord medico falso, cualquier proveedor médico podría fácilmente emitir un diagnóstico errado sobre tu salud, lo que podría resultar en complicaciones médicas y retrasar el tratamiento adecuado que necesitas.

En cuanto al aspecto financiero se refiere, las consecuencias son similares a las que enfrentan las víctimas del robo de identidad tradicional: Se acumulan cuentas sin pagar, aparecen referencias negativas en tu reporte de crédito y llamadas indeseadas de agencias de colección que llaman a tu teléfono para cobrarte.

publicidad

Expertos aseguran que el sistema de salud tiene una mejor capacidad para enfrentar los aspectos financieros que las consecuencias médicas que sufren los pacientes afectados.

Tener que enfrentar las secuelas médicas es mucho más complicado, no sólo por las grietas existentes en las leyes de privacidad médica, pero también porque el gobierno federal no implementa las regulaciones establecidas por HIPAA (el Acta de Responsabilidad y Portabilidad de los Seguros de Salud de 1996), incluyendo las cláusulas que podrían proteger a las personas del robo de identidad médico.

Como se manifestó anteriormente, a las víctimas del fraude médico no sólo se les hará fácil descubrir que su identidad ha sido usurpada, sino también tratar de corregir sus expedientes médicos e información confidencial con las empresas aseguradoras.

El precio a pagar como resultado es que las víctimas que tienen reclamos fraudulentos en su historial encaran primas más altas en sus seguros de salud y en algunos casos, hasta la dificultad de obtener cobertura médica en el futuro.

Detalles de cómo sucede

Un informe publicado en 2006 por el Foro Mundial de Privacidad encontró que la mayoría de casos relacionados al robo de identidad médica empiezan en la oficina del médico o proveedor de servicios de salud, donde personas inescrupulosas -usualmente un empleado- reciben dinero por debajo de la mesa de delincuentes para obtener información médica confidencial de los pacientes del lugar.

publicidad

"Nuestra investigación encontró que existe un gran mercado negro de expedientes médicos", aclaró Dixon. "Las autoridades nos dicen que estos expedientes pueden venderse en la calle por $50 dólares cada uno, contrario a la venta ilegal de números de Seguro Social que se venden por $1 ó $2 dólares".

Los récords robados entonces son vendidos a individuos que carecen de seguro de salud pero que necesitan servicios especializados como una cirugía u otro tipo de tratamiento costoso.

"Según aumenta el número de personas que no recibe el cuidado de salud que necesitan, estamos viendo una creciente incidencia en el robo de identidad médico", comentó Norbert Kugele, un abogado que se especializa en casos de salud y privacidad médica.

"Alguien llegará a un hospital con la información de seguro de otra persona y solicitará ser tratado con utilizando un nombre que no le corresponde", elaboró el letrado.

En muchos casos, el ladrón tomará las medidas necesarias para evitar ser detectado, como cambiar la dirección donde la información del seguro y el hospital es enviada por correo.

Esta es precisamente una de las razones por lo cual las víctimas se tardan mucho tiempo en descubrir el fraude. Si no están recibiendo sus estados de cuenta de su empresa de seguros o buscando servicios médicos, usualmente quiere decir que están en la oscuridad.

publicidad

Una amenaza en aumento

Si bien la mayoría de los consumidores está conciente del peligro del robo de identidad financiero, no muchos conocen la amenaza del fraude de información médica, según un sondeo publicado en diciembre por EpicTide, un proveedor de sistemas de seguridad para la industria de salud.

La encuesta también reveló que los consumidores no conocen las posibles consecuencias del robo de identidad medico y tienen un conocimiento limitado sobre las leyes de privacidad en torno a la salubridad se refiere.

Los hospitales, las empresas de seguro, e incluso el gobierno federal están respaldando la implementación del uso de expedientes médicos electrónicos que estarían disponibles a los diferentes proveedores de salud en todo el país.

La seguridad "no es prioridad"

Sin embargo, un estudio realizado en 2006 por la firma PriceWaterhouseCoopers, titulado " El Estado Global de la Seguridad", reveló que la seguridad de datos no es una alta prioridad en las instalaciones de salud de Estados Unidos y el mundo.

La investigación estimó que sólo 48 por ciento de casi 8 mil ejecutivos de salud entrevistados dijeron que sus centros de salud codificaban la información sensitiva antes de transmitirla; y sólo 37 por ciento dijo tener implementada una estrategia de seguridad.

La falta de seguridad de datos es potencialmente desastrosa si una base de datos médica es creada a nivel nacional, opinó Dixon.

publicidad

Si los hospitales y los médicos de todo el país son interconectados, sin dudas aumentará la posibilidad de errores médicos e incluso las muertes debido al creciente número de robos de identidad médicos, añadió.

Una base de datos de este tipo podría resultar en un incremento de casos de estafa según los delincuentes que ya saben cómo acceder los diferentes sistemas penetran clandestinamente a la información privada de pacientes en todo el país.

El Foro Mundial de Privacidad estima que entre 250 mil y 500 mil personas han sido víctimas del robo de identidad médico, según cifras de mediados de 2006. No obstante, algunos dudan que el robo de identidad médico se haya expandido.

Jim Harper, autor de " Crisis de identidad: Cómo la Identificación es Sobre Usada y Mal Entendida", califica el robo de identidad médico como un "riesgo al margen", y las posibilidad de que le ocurra a una persona son tan probables como que le caiga un rayo o se convierta en víctima de un ataque terrorista.

"Las definiciones están siendo utilizadas para compilar estas estadísticas fuera de control", señaló el experto. "No estoy diciendo que no es un problema, es sólo un problema que la persona promedio probablemente no tendrá que enfrentar".

Según Harper, HIPAA en realidad ha hecho que enfrentar este tipo de problemas sea más complicado porque las personas no pueden hacer que sus expedientes médicos sean rectificados. "Esto es simplemente ridículo", expresó.

publicidad

En la opinión de Dixon, "una persona que se convierte en víctima del robo de identidad médico tiene un grave problema por el cual debe preocuparse bastante".

¿Qué hacer para protegerse?

Debido a que la protección que ofrecen las regulaciones de HIPAA, según expertos, están llenas de agujeros, las medidas que puedes tomar para protegerte son bastante limitadas.

No obstante, puedes tomar los siguientes pasos:

Revisa tus expedientes médicos: Solicita un copia de tu récord de salud o visita a oficina de tu médico para revisarlos, aconseja Cindy Smith, gerente de PriceWaterhouseCoopers.

HIPAA establece que los proveedores de salud proporcionen una copia de los expedientes médicos en un plazo de 30 días después de haberlos solicitado. Si no lo hacen deben explicar una razón por escrito.

Tritura tus documentos: En la actualidad, triturar el correo basura es un acto de sentido común.

Si estás preocupado de convertirte en víctima del robo de identidad médico, entonces destruye cualquier documento relacionada con tu compañía de seguro o proveedor de saludo.

Protege tu correo: Colocar la correspondencia que envías en un lugar inseguro para que el cartero de tu vecindario lo recoja es crear una invitación para los ladrones de identidad, aseguró Steve Weisman, autor de " 50 Formas para Proteger tu Identidad y tu Crédito".

publicidad

Al menos deposita tu correo saliente directamente en el interior del buzón de correos; aunque lo ideal es que lleves tu correspondencia en persona a tu oficina postal más cercana.

"Esto no es completamente seguro -en el pasado han habido empleados postales involucrados en casos de robo de identidad- pero es más seguro que dejar tu correo expuesto a que sea robado del mismo frente de tu residencia", advirtió Weisman.

Restringe mostrar tu identificación: Los consumidores acceden a mostrar sus licencias de conducir y otras formas de identificación con demasiada facilidad, opinó Judd Rousseau, ejecutivo en jefa de operaciones de Identity Theft 911, una empresa que ofrece recursos contra el robo de identidad a individuos y empresas.

"Si alguien desea ver tu licencia de conducir o necesita tu número de Seguro Social, pregúntales por qué", señaló el experto. "No le des a posibles ladrones acceso a tu identidad".

No descuides tu privacidad

Utiliza Comunicación Confidencial: Las leyes de privacidad de salud les permiten a los consumidores solicitar a sus proveedores que limiten el flujo de comunicación sobre su estado de salud y expedientes médicos a terceros.

Desafortunadamente, las regulaciones de HIPAA no obligan a los proveedores de salud a cumplir con esta petición, pero "vale la penta intentarlo", aclaró Kugele.

Accede tus récords en internet: Si tu aseguradora lo permite, opta por recibir tus estados de cuenta y otras notificaciones a través de la red y descontinúa el envío de correspondencia postal, aconsejó Eduard Goodman, ejecutivo en jefe de privacidad de Identity Theft 911.

publicidad

"Muchas personas piensan que realizar trámites en internet es más peligroso que por correo, pero en realidad no lo es", destacó el experto. "Sistemas de codificación y protocolos de seguridad hacen que realizar trámites en línea sea más seguro".

Si no puedes eliminar los estados de cuenta que recibes por correo, entonces revisa de forma periódica en la red cómo está el estado de tu cuenta.

Limitaciones de revelación: Una alternativa para saltar los agujeros que las regulaciones de HIPAA es solicitando el uso de comunicaciones confidenciales en torno a tus archivos de salud, señaló Kugele.

"Esto principalmente está diseñado para proteger a las esposas golpeadas y otras víctimas de abuso, pero quizás podría ser utilizado para limitar la habilidad de otra persona para que cambie tu dirección postal o cualquier información de tu expediente", explicó el abogado.

Los expertos recomiendan que obtengas copias de tus expedientes médicos, farmacéuticos, dentales y de tu aseguradora para que puedas reconstruir tu información en caso de que te conviertas en víctima del robo de identidad médica.

Tan pronto te das cuenta de que otra persona está utilizando servicios de salud bajo tu nombre, lucha con tu proveedor médico y compañía de seguros para corregir el problema.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad