publicidad

Microcréditos, una salida para los latinoamericanos

Microcréditos, una salida para los latinoamericanos

Cuando la situación económica se complica, una salida para emprender iniciativas son los microcréditos.

Microcréditos, una salida para los latinoamericanos null

Ayudas Grameen-Carso

Cuando el trabajo falla, cuando la situación económica se hace más difícil, hay un punto de fuga que permite emprender nuevas iniciativas empresariales gracias a los microcréditos.

Los hispanos comienzan a fijarse, en sus países de origen o como inmigrantes, en este tipo de financiación que les genera recursos económicos para emprender una nueva vida.

El magnate mexicano Carlos Slim y el economista bangladeshí Mohamed Yunus, Premio Nobel de la Paz, anunciaron en el mes de septiembre de 2008 la creación del Grameen-Carso, una institución que otorgará microcréditos a mexicanos de escasos recursos en las zonas más remotas y pobres de México.

La suma inicial servirá para colocar en una primera etapa alrededor de 80.000 créditos, una experiencia que pretenden llevar en el futuro a otros países de Latinoamérica.

publicidad

Yunus explicó que el proyecto se enfocará en dar préstamos principalmente a mujeres, ya que la experiencia internacional ha demostrado que este es el mejor modo de apoyar a las familias pobres.

Crédito con bajos intereses

La idea es que el Grameen-Carso ofrezca líneas de crédito a tasas de interés "muy por debajo" de las que actualmente ofrecen otros proveedores de microcréditos en México.

El premio Nobel bangladeshí, llamado el "banquero de los pobres", insistió en que la meta no es sólo prestar dinero, sino "sacar a la gente de la pobreza" y subrayó que la compañía será de carácter social y que todas sus utilidades serán reinvertidas con el fin de expandir las operaciones.

Yunus solicitó, en una conferencia en Mónaco, una "nueva forma de capitalismo" más social. El creador de los microcréditos se expresó así para dar a conocer el social business (negocio social), una "nueva forma de capitalismo" en el que las empresas persiguen objetivos sociales y no beneficios financieros.

Una "bolsa social"

Yunus pidió la creación de una "bolsa social" en la que las empresas con objetivos sociales ayuden a los desheredados.

Eso es precisamente lo que ha estado realizando la entidad financiera española Caja Mediterráneo, que ha aumentado en 2008 un 45 por ciento la cantidad económica aportada para la concesión de nuevos microcréditos con respecto a 2007.

publicidad

Este presupuesto ha sido destinado a llevar a cabo los 71 proyectos aprobados en estos 11 meses, frente a los 51 de 2007.

El 82 por ciento los microcréditos que se han tramitado directamente por Caja Mediterráneo se han destinado al colectivo inmigrante, principalmente para la creación de pequeños negocios relacionados con la restauración y el sector servicios.

Negocio propio

La procedencia de la gran mayoría correspondió a solicitantes procedentes de Ecuador, Argentina, El Salvador, Colombia, Perú o Venezuela, pero también de Rumanía, Portugual, Senegal, Ucrania, Lituania, Marruecos o Pakistán.

Otro elemento de relevancia es que son las mujeres las que mayoritariamente han conseguido que se les haya aprobado su petición de microcrédito (63 por ciento), frente al 37 por ciento de hombres.

"Los inmigrantes provenientes de sudamérica vienen a España y buscan trabajos asalariados, pero también tienen una vocación y un pensamiento empresarial para establecer su propio negocio", ha indicado el portavoz de Acción Social de la entidad, Miguel Ángel Mira.

Aunque el colectivo inmigrante es el principal receptor de los microcréditos de Caja Mediterráneo, el fin del programa de concesión de esos préstamos es, según Mira, la "integración social y financiera de todos los grupos con riesgo de exclusión, como mujeres, jóvenes, dependientes y parados de larga duración".

publicidad

Paliar la crisis

Con el fin de paliar los efectos de la crisis económica, la Comisión Europea y el Banco Europeo de Inversiones (BEI) han anunciado nuevas medidas para ayudar a las entidades de microcréditos a convertirse en "intermediarios creíbles" en la UE.

El microcrédito es necesario para crear crecimiento y empleo en Europa y actualmente la oferta es "muy insuficiente" para el número de personas que quieren montar una empresa y no tienen acceso a la financiación tradicional, según la comisaria europea de Política Regional, Danuta Hubner.

Según estimaciones de la CE, basadas en datos de Eurostat, la demanda potencial de microcrédito en la UE podría ascender a más de 700 mil nuevos préstamos, por un valor aproximado de $8,000 millones a corto plazo.

El proyecto verá la luz a principios de 2009 y contará con un presupuesto inicial de $65 millones, según han comunicado.

Países andinos

En América Latina y el Caribe, según un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), elaborado de manera conjunta con la Corporación Andina de Fomento (CAF) y el Economist Intelligence Unit (EIU), los países andinos, principalmente Perú, presentan las mejores condiciones para el desarrollo de las pymes.

"Microscopio", como se denomina el estudio, "considera factores como el clima para las inversiones, el desarrollo de las instituciones públicas y los marcos reguladores para las microfinanzas en 20 países de esta región".

publicidad

Según el índice, este año Perú sobrepasó a Bolivia en el primer puesto. Ecuador quedó tercero, seguido por El Salvador y Colombia. En el otro extremo de la tabla figuran Haití, Argentina, Uruguay, Venezuela y Jamaica, precisa el estudio.

Representantes del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) anunciaron que se plantean triplicar en los próximos cuatro años la emisión de microcréditos en la región.

"El horizonte que tenemos es que los microcréditos se tripliquen para el año 2012, que asciendan a unos $21 mil millones y que puedan involucrar a unos 20 millones de beneficiarios", dijo el gerente del Fondo de Inversiones (Fomin) del BID, el español Fernando Giménez.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad