publicidad

Londres, un paraíso fiscal...

Londres, un paraíso fiscal...

Londres es el destino que crece más rápidamente en número de multimillonarios de diversa procedencia que quieren evadir impuestos.

Un interesante paraíso fiscal

LONDRES, Reino Unido - La capital británica se ha convertido en los últimos tiempos en el destino que crece más rápidamente en número de multimillonarios de diversa procedencia que quieren evadir impuestos y aprovechan el hecho de que la Hacienda británica no grava sus negocios fuera del país.

Una ley de hace más de 200 años, diseñada para que los colonialistas británicos mantuvieran intactos sus ingresos generados fuera, beneficia ahora a los ricos no británicos, que fijan su residencia en Londres, pero a los que se concede el estatus de "no domiciliados" por mantener sus lazos familiares y sus principales negocios fuera de este país.

El fisco británico sólo grava en ese caso los intereses u otros beneficios que el extranjero obtenga de sus negocios o ahorros en el propio Reino Unido, pero no los derivados de sus actividades empresariales o fiscales fuera de territorio británico.

En los últimos cinco años, la cifra de personas que se han acogido a esa categoría se ha disparado hasta llegar a 112 mil personas en abril del 2005, último dato aportado por el Gobierno, un 74 por ciento más que en el 2002.

Los analistas aseguran que en los últimos meses ha aumentado vertiginosamente entre los propios británicos la cifra de solicitantes de esa condición, que tiene una validez máxima de 20 años y para la que Hacienda sólo hace 19 preguntas en un formulario que se puede descargar de internet.

publicidad

Según los expertos, esas solicitudes de ciudadanos del Reino Unido con negocios también fuera se han disparado desde que el erario público lanzó una amnistía el marzo pasado para que los potenciales contribuyentes con cuentas en paraísos fiscales acudieran voluntariamente al fisco con penalizaciones limitadas.

De momento no se espera la abolición o enmienda de esa ley, y la razón para mantenerla es que atrae a Londres a empresarios, dijo al diario The Observer el portavoz de economía del Partido Liberal Demócrata británico, Vince Cable.

El nuevo ministro británico de Economía, Alistair Darling, advirtió la semana pasada de que nada debe dañar la preeminencia de la City y se mostró en contra de las reacciones viscerales que piden una corrección de la ley sobre "no domiciliados" a efectos fiscales, aunque no descartó totalmente una reforma.

Algunos opinan que la norma es dañina no sólo porque aumenta el foso entre ricos y pobres sino también porque puede producir resentimiento entre empleados de una misma empresa ya que teóricamente pueden ganar la misma cantidad bruta, pero llevarse a casa cantidades muy distintas si se les aplica o no esa ley.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad