publicidad

Lo barato a veces sale caro...

Lo barato a veces sale caro...

No se puede ahorrar en todo. Economizar en artículos como zapatos o las llantas de tu auto puede poner en riesgo tu salud y hasta tu seguridad.

El secreto de las 'gangas'

Querer ahorrar está muy bien. Pero no siempre comprar lo barato resulta ser un buen negocio. En ocasiones esto puede salir muy caro y traer dolores de cabeza en el futuro.

Usar cupones de descuento, aprovechar las rebajas en los comercios y las ofertas, está muy bien. Pero existen algunos productos en los que, simplemente no puedes ahorrar. Por ejemplo: Los colchones, el calzado y las llantas para tu vehículo.

Puedes incluso optar por restaurantes de tenedor libre (en donde puedes comer todo lo que quieres por un único precio, sin importar la dieta). Pero a la hora de comprar algunos objetos en específico, lo mejor es "gastar lo que se tiene que gastar".

"Muchas veces los compradores se sienten atraídos por los precios de las 'gangas' que ofrecen los vendedores", explica Raúl Medina, analista de mercadeo. "Lo que no saben es que esos vendedores buscan deshacerse de la mercancía que no pueden vender a precio regular".

El experto señala que "por lo general, [los productos en venta] tienen algún defecto y el cliente recibe justamente lo que pagó".

Un estudio del Departamento del Consumidor señala que en Estados Unidos existe una propensión a consumir más que en el resto del mundo. Es decir, por cada dólar gastamos una proporción más de lo que podrían hacer otras personas en Europa o Latinoamérica.

publicidad

"El comprador compulsivo compra y no mira las consecuencias. Se puede exceder de su presupuesto y no darse cuenta. La mayoría de las veces, el consumidor compra algo que luego no lo satisface o no cumple con los requerimientos esperados", agrega Medina.

El colchón de tus sueños

Si te tomaras el tiempo para sacar la cuenta de cuántas horas duermes al día, y más aún, cuántas horas pasas en posición horizontal en tu vida, seguramente le prestarías más atención al colchón de tu cama.

Una persona pasa más de un tercio de su vida durmiendo. Por lo tanto, es fundamental sentirse confortable para poder tener un sueño placentero. Un colchón muy barato puede resultar en una pesadilla.

Los mejores colchones tienen una mayor cantidad de resortes por pie cuadrado, creando una plataforma firme que ayuda a soportar el peso y mantener la espina dorsal  en posición correcta.

Dentro de estas especificaciones, siempre puedes comparar precios, pero procura no bajar la calidad del producto.

Recomendaciones para comprar

Julia Torres, vendedora de la tienda Bed, Bath & Beyond, recomienda comprar un colchón principal que oscile entre $200 y mil dólares, y una colchoneta de aire o plumas (de entre $550 y $1,300 dólares) para asegurar una buena calidad y un sueño placentero.

Si compartes el lecho con tu pareja, una cama ajustable es lo mejor. Aunque esto puede costarte algunos dólares más (su precio oscila entre $400 y $2,500 dólares), es la única forma de que cada uno esté a gusto.

publicidad

"No todas las espinas dorsales son iguales", dice la fisioterapeuta Adriana Pose. "Es por eso que frecuentemente un miembro de la pareja tiene un sueño placentero y el otro no puede pegar un ojo".

Recuerda que no es el precio el que te garantizará un sueño confortable, pero sin lugar a dudas, ayuda. No sientas vergüenza en probar lo que compras antes de llevártelo a casa.

El calzado: Camina sin sufrir

Las ofertas de zapatos son tentadoras, más cuando cambia la temporada y empiezan las liquidaciones.

Pero, ¿realmente te fijas en la calidad del calzado a la hora de elegir o simplemente te dejas llevar por el precio? Si tu respuesta es el precio, tus pies pueden estar en serios aprietos.

"En promedio, una persona puede caminar hasta 1,200 millas por año (unas 100 mil millas en su vida). Por esa razón es muy importante el tipo de calzado que se use", aconseja Pose.

"Los dolores en los pies, combinado esto con problemas en la espina dorsal y en el cuello, son los clásicos dolores que padece una persona que usa zapatos blandos o poco armados", añade la especialista.¨

Estos problemas, a los que en la juventud casi no se le da importancia, afloran con más fuerza en la tercera edad.

Según Pose, los zapatos muy altos o de plataforma son la mayor causa de esguinces y  torceduras.

El precio de un buen par de zapatos puede oscilar entre $50 y $120 dólares, pero bien vale la pena pagarlos si nos asegura un caminar placentero y un mejor futuro en la tercera edad.

publicidad

La seguridad ante todo

Mas allá del sentirse confortable, existen inversiones que pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte. Tal es el caso de las llantas para el auto.

"Es fundamental elegir las llantas adecuadas para cada tipo de auto, cambiarlas con frecuencia y chequearlas de vez en cuando", dice Alberto Fernández, un mecánico del sur de Florida.

"Aunque hay que pagar unos $200 dólares por un par de buenas llantas, el desembolso no es tanto si se toma en cuenta que  pueden garantizar la seguridad de la persona y de los demás", agrega el técnico automotriz.

Todos estos consejos no pretenden desbaratar tu presupuesto.

La idea es que, a la hora de comprar, le prestes mayor atención a la calidad de los productos y elijas lo que más se ajuste a tus necesidades y a tu bolsillo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad