publicidad

Las tarjetas no son para todos

Las tarjetas no son para todos

Las tarjetas electrónicas perjudican a las personas mayores o con impedimentos físicos porque son más propensas a ser víctimas de fraudes.

Son defraudados por sus familiares

SAN JUAN, Puerto Rico - La popularización de las tarjetas electrónicas perjudica a las personas mayores o con impedimentos físicos porque son más propensas a ser víctimas de fraudes, aseguraron hace poco en Puerto Rico varios expertos en una audiencia del Senado.

La procuradora de las Personas de Edad Avanzada, Rosana López Colón, explicó que mientras en otros países las tarjetas electrónicas tienen el mismo formato, en Puerto Rico hay múltiples sistemas, lo que evita que se pueda realizar una campaña de educación sobre su uso.

La procuradora aseguró que "no hay suficientes" cajeros, "y menos en zonas aisladas", lo que propicia que "familiares, hijos y nietos, que son los principales perpetradores" de los fraudes financieros a estas personas, "sean los que vayan a retirar dinero al banco".

López Colón indicó que en muchas ocasiones estas personas dan el número secreto de identificación de estas tarjetas, incluso la que financia el gobierno para comprar artículos de primera necesidad y que se conoce como la Tarjeta de la Familia, a sus vecinos.

No saben usarla

Por su parte, el director interino de la Comisión de Derechos Civiles, Lorenzo Villalba Colón, señaló que el problema fundamental surge cuando el gobierno fomenta el depósito directo del Seguro Social, que obliga a un sector de la población poco familiarizado con la tecnología a utilizar tarjetas electrónicas.

publicidad

Las afirmaciones surgieron durante una audiencia de la Comisión de Asuntos Federales y del Consumidor en el Senado, que evalúa una medida para implantar un reglamento que establezca un protocolo de prevención y detección de casos de explotación financiera a personas de edad avanzada o con impedimentos.

Villalba Rolón, indicó que "a veces la tecnología se ha ido desarrollando tan rápidamente que a veces las personas de edad avanzada no tienen ni idea de lo que es, ni tan siquiera utilizar" una tarjeta electrónica.

"A mí me ha tocado tener que, en una fila, ayudarlos. Me dan el número secreto a mí y se lo dan a una cajera y se lo dan a cualquier persona. Son cosas que se dan diariamente y tienen un impacto social y económico bien profundo en estos sectores", dijo.

Por su parte, el subcomisionado de la Oficina de Instituciones Financieras (OCIF), Antonio Salvá Ramos, indicó que la práctica de "explotación financiera" ocurre sobretodo "con los custodios de las personas, entiéndase que están a cargo del cuido o administrar los bienes de esas personas. Ocurre muchísimo que utilizan los fondos".

Según estadísticas del Departamento de Familia, en los primeros cinco meses de 2007 se habían denunciado siete de estos casos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad