publicidad
dinero en efectivo

Las misteriosas cuentas suizas

Las misteriosas cuentas suizas

A pesar del imaginario popular, tener una cuenta en Suiza es una cosa seria. Es importante saber la realidad y los mitos de estos bancos.

dinero en efectivo
dinero en efectivo

Un sistema bancario muy regulado

Cuando pensamos en una cuenta en Suiza, de inmediato nos imaginamos una historia de detectives, extorsión, delincuentes y escapistas. Creemos que es muy fácil abrir una cuenta numerada, que la información contenida allí es secreta, y que los bancos en ese país europeo no hacen preguntas sobre el cliente o la procedencia del dinero.

Pero esto es lejos de la realidad. El lema principal de los bancos suizos es conozca a su cliente.

"Lo que se necesita para abrir una cuenta en Suiza, es tener identificado quien es el dueño del dinero, la procedencia de los fondos y la actividad del titular", explica un director ejecutivo de un grupo de bancos suizos que justamente, por problemas de confidencialidad, prefirió permanecer en el anonimato.

publicidad

Para abrir una cuenta se necesita llenar varios formularios, con detalles sobre tu trabajo y tu vida, una carta de presentación de un banquero, y la firma autentificada por un notario público en los documentos.

Los banqueros deben entender por qué el solicitante quiere abrir una cuenta en Suiza y de donde provino el dinero.

La ley en Suiza

Nadie sabrá que tienes una cuenta en Suiza, salvo que tú se lo digas... o un juez lo demande.

La ley suiza prohíbe no sólo revelar el balance de una cuenta, sino también el nombre de sus clientes y las transacciones que ha realizado.

En Suiza, la evasión fiscal es un delito civil y no penal, y los bancos en general levantan el secreto bancario para los delitos penales.

Cualquier delito que sí sea un delito penal en Suiza, aunque haya sido cometido en el extranjero, por ejemplo, corrupción, estafas, ventas de armas, tráficos de drogas, no está sujeto al secreto bancario.

Por otra parte, en Suiza no es un delito grave el esconder dinero de un ex cónyuge o del recaudador de impuestos, así que ni los abogados de divorcio ni el Servicio de Rentas Internas (IRS) pueden solicitar información sobre una cuenta numerada.

Sin embargo, la privacidad de la cuenta se desvanece si un juez suizo es convencido de que el titular ha utilizado la cuenta bancaria para cometer un crimen de gravedad y que el pedido es meritorio.

En ese caso queda sujeto a determinación del juez cantonal (Suiza está dividida en cantones que son similares a los estados de Estados Unidos pero con mayor autonomía gubernamental).

publicidad

¿Quiénes abren una cuenta en Suiza?

La mayoría, obviamente, son ciudadanos de ese país. Otros son personas que viven en países con gobiernos inestables o se mudan frecuentemente dentro de Europa.

"Las ventajas principales de abrir una cuenta en Suiza son la estabilidad económica y política del sistema suizo, la confidencialidad bancaria y la reputación de las instituciones", señala el ejecutivo.

Pero también puede abrir una cuenta un evasor de impuestos, un hombre que no quiere que su esposa sepa de ese dinero o un médico preocupado por un juicio de malapráctica. Pero siempre el dinero y el cliente serán investigados.

"Tenemos diferentes maneras que utilizamos para averiguar quién es la persona que desea abrir una cuenta y a qué se dedica. Además, generalmente los clientes vienen por referencia de otro cliente o son personas de alto perfil", agrega.

Cuentas anónimas

Cuentas numeradas es sinónimo de anonimato. Sólo los empleados del banco que abrieron la cuenta conocen la identidad del titular.

Todos los documentos impresos llevan sólo el número de la cuenta y para hablar con un representante, con tener ese número basta.

"El nombre legal de la cuenta es el número, no el nombre del titular. Internamente, la cuenta se identifica con ese número y si un empleado del banco quiere acceder a la identidad debe pasar a un segundo o tercer nivel de información del sistema", señala.

publicidad

Las cuentas numeradas tienen un costo más alto que las cuentas comunes debido a que el banco debe mantenerlas separadas de las otras.

"La única restricción que existe para abrir una cuenta numerada es el monto que se va a depositar. En general, para quienes viven fuera de Suiza el monto mínimo para abrir una cuenta es $200 mil dólares".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad