publicidad

La pobreza influye para alcanzar la fama

La pobreza influye para alcanzar la fama

Expertos dicen que algunos famosos alcanzaron el éxito, no sólo por su talento sino porque fueron motivados por un difícil inicio en la pobreza.

Estas experiencias tempranas, sin embargo, han formado y motivado algunas de las personalidades más importantes y poderosas del mundo del entretenimiento.

Desde el comediante Jim Carrey y el actor Tom Cruise, hasta la cantante Celine Dion y la magnate de los medios Oprah Winfrey, todos tuvieron un dificultoso inicio antes de convertirse en estrellas millonarias.

Este fenómeno motiva la pregunta: ¿Existe un nexo entre un comienzo difícil y la fama? Sociólogos, que apenas empiezan a estudiar este fenómeno, opinan que sí.

"Todos tenemos una necesidad básica para ser aceptados y aprobados por grupos sociales", señaló Orville Gilbert Brim, autor de "El Motivo de la Fama: Un análisis en su origen y curso de vida" ("The Fame Motive: A Treatise on its Origin and Life Course").

"Si la persona no está satisfecha y es excluida durante su infancia, niñez o, en muchos casos, la adolescencia, esta frustración se convierte en la fuente de motivación o deseo para hacerse famoso", puntualizó el experto.

Puesto de otra forma, la fama "ofrece la posibilidad de trascender lo que te han dado en la vida", dijo P. David Marshall, autor de "Celebridad y Poder: La fama en la cultura contemporánea" ("Celebrity and Power: Fame in Contemporary Culture").

Consideremos la fallecida actriz Marilyn Monroe. En su autobiografía no terminada, la niña huérfana convertida en icono cultural escribió sobre su fama: "Yo sabía que le pertenecía al público y al mundo, no porque tenía talento o incluso por mi belleza, sino por que nunca le había pertenecido a nadie o a nada más".

publicidad

Para Monroe, y esos que comparten su pasado, la fama les ha ofrecido un sentido, real o no, de pertenecer y de ser aceptado por las masas.

Y si bien cualquiera puede convertirse en una celebridad, las personas con un inicio en la pobreza pueden encontrar que la fama es una forma atractiva para satisfacer sus necesidades.

Los adolescentes que se describen a sí mismos como depresivos (siempre o con frecuencia) tienden a creer que vivirían más felices si se convierten en celebridades, encontró un estudio realizado por Carol M. Liebler, profesora de la Universidad de Syracuse University, y Jake Halpern, autor de "Adictos a la Fama: La verdad escondida de la adicción favorita en América" ("Fame Junkies: The Hidden Truth Behind America's Favorite Addiction").

Así mismo, los jóvenes que dijeron sentirse solitarios también tendían a pensar que la fama tendría un impacto positivo en sus vidas.

Por otro lado, y según Halpern, el dinero llenó un vacío en una ocasión -o al menos, pareció llenar un vacío.

Consideremos el autor Horatio Alger, quien en sus escritos infirió que la "salvación" se conseguía a través de las ganancias financieras. Hoy, explicó Halpern, es la fama en vez de la fortuna lo que le ofrece "la salvación más dramática".

"En el pasado, pudo haber sido difícil hacerse rico, pero teóricamente cualquiera podía hacerlo, mientras que parecía menos realista incluso pensar sobre ser famoso", aclaró.

publicidad

En la cultura de hoy, sin embargo, donde todo lo que pasa aparece en televisión o la internet, cualquiera puede despegar su carrera en un instante; ya no es impráctico pensar que obtener fama y convertirse en una celebridad es algo imposible.

James Houran, un psicólogo clínico que investiga la adoración por celebridades, también argumenta que crecer con limitados recursos no sólo motiva si no que en realidad incentiva a la imaginación y eventualmente alimenta el interés personal para adquirir fama.

"Porque no tienes muchos muñecos de juguete o vestidos de princesa para jugar, tiendes a ser más creativo", reiteró el experto. "Tienes que vivir con lo que tienes, y esa carencia de cosas básicas en parte ayudan a desarrollar una personalidad ambiciosa".

Pero cómo exactamente esas estrellas que se han elevado desde la pobreza hasta la riqueza manejan su fama depende de varios factores, incluyendo con qué velocidad la obtuvieron y qué tipo de apoyo recibieron al momento de convertirse en celebridades.

Están aquellos que alcanzan la fama y se convierten en personas generosas, afirmó Houran. La forma como él lo ve es que estas personas surgieron de la nada y por eso están motivados a ayudar a los demás.

El psicólogo citó como ejemplo a la reina de los medios de comunicación, Oprah Winfrey, quien pasó su niñez viviendo en la pobreza en Mississippi. La famosa presentadora de televisión además fue víctima de abuso sexual y a los 14 años dio a luz a un bebé, que luego murió.

publicidad

En la actualidad, Winfrey es conocida en todo el mundo no sólo por su fama profesional sino también por su generosidad.

En el pasado le ha comprado, por ejemplo, automóviles a miembros de su tele-audiencia y, a principios de este año pagó $40 millones de dólares para auspiciar una escuela para niñas en Africa.

Por otro lado, están aquellos que conquistan la fama y se convierten bien indulgentes, pues tratan de satisfacer no sólo cualquier necesidad que tengan sino cualquier deseo.

"De alguna manera, ellos demuestran el éxito logrado con los artículos que compran", observó Ellis Cashmore, autor de "La cultura de las celebridades" ("Celebrity Culture").

Esto podría explicar el comportamiento del rapero Sean "Diddy" Combs, quien nació en la ciudad de Nueva York, pero que se mudó al norte del estado cuando su padre fue asesinado.

En la actualidad, es un empresario de la música hip-hop que ha evolucionado a una de las principales celebridades del entretenimiento. Y mientras él hace contribuciones a entidades caritativas, Combs nunca ha escondido los lujos obtenidos a través de su fama. Es propietario de varias mansiones y con frecuencia realiza fiestas millonarias.

No obstante, la ironía de todo esto, de acuerdo con Brim, es que la fama no proporciona ese sentido de pertenecer que muchos buscan. Incluso, ocurre lo contrario -la fama deja a muchos de los que la adquieren sintiéndose vacíos.

publicidad

"Uno piensa que [la fama] hará sentirte querido, aprobado y aceptado", añadió. "Pero de hecho, el deseo de tener fama es insaciable".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad