publicidad

¿Gastos inesperados? Enfréntalos sin recurrir a tus inversiones

¿Gastos inesperados? Enfréntalos sin recurrir a tus inversiones

En tiempos de crisis, aprende a enfrentar gastos inesperados sin tener que recurrir a tu cartera de inversiones.

Piensa antes de pedir prestado

Supón que has seguido nuestros consejos sobre el ahorro de dinero para los momentos difíciles de la vida y tienes un fondo de fácil acceso que puedes cubrir sus gastos por un período de tres a seis meses.

¿Pero qué sucede si el momento difícil se convierte en una crisis, tal como una emergencia médica, crisis familiar o una inundación devastadora, por ejemplo? ¿Dónde hallarás el dinero para poder cubrir esos eventos inesperados?

Pudieras tener dinero invertido en una cuenta 401(k), certificados de depósito bancarios, acciones, bonos o aún en una póliza de seguros. Pero convertir esos bienes en efectivo conlleva el pago de un precio en forma de impuestos, penalidades o oportunidades de inversión perdidas. Así que de ser posible, trata de enfrentar gastos inesperados sin tener que recurrir a tu cartera de inversiones.

"Debemos de reconocer que, con muy pocas excepciones, puedes negociar pagos en casos de emergencia", dice Doug Thorburn, planificador financiero de Van Nuys, California. En muchos casos, por ejemplo, los doctores y hospitales te permitirán pagar deudas cuantiosas, sin interés, a lo largo de varios años.

"Desafortunadamente, a menudo le digo a mis clientes que piensen primero en tomar prestado de sus tarjetas de crédito, ya que no están en estado emocional para pensar claramente qué otra cosa pueden hacer de inmediato", señala Rick Kahler,de Rapid City, Dakota del Sur, un planificador financiero que no depende de comisiones.

publicidad

El interés sobre las tarjetas de crédito es elevado, pero esto te puede dar hasta 25 días de dinero, libre de interés, durante el ciclo inicial de la cuenta mientras uno halla un mejor método de conseguir el dinero, agrega Kahler.

Es mejor tener una estrategia en mente antes de que ocurra una crisis para estar preparado para responder de inmediato sin tener que incurrir en deudas adicionales. Este plan pudiera incluir los siguientes pasos:

Primera opción: Cobra tus certificados de depósito

Si necesitas liquidar un CD antes de su fecha de madurez, probablemente incurrirás una penalidad por retiro prematuro. La cantidad de la penalidad puede variar según la institución financiera. Muchos bancos cobran aproximadamente el equivalente de seis meses de interés por el retiro prematuro de un CD de un año.

"Con intereses tan bajos como de 3.6 por ciento, una penalidad de 1.8 por ciento es relativamente baja", dice Michael Kresh, presidente de M.D. Kresh Financial Services en Islandia, N.Y. Esto es particularmente cierto si has mantenido el CD por un mínimo de medio año, en cuyo caso perderás el derecho al interés ganado pero su principal permanecerá intacto.

Vende los bonos antes de las acciones

Los bonos están entre las inversiones más fáciles y menos costosas que uno puede hacer debido a que"asumiendo que las tasas de interés no han fluctuado frenéticamente desde su adquisición" no tendrás que preocuparte mucho por ganancias o pérdidas de capital. Como resultado, las consecuencias impositivas de su venta serán generalmente mínimas.

publicidad

Para asegurarse de que la venta de tus bonos no afecte ru distribución de activos drásticamente o durante demasiado tiempo, los consejeros financieros recomiendan que trates esto como un préstamo a ti mismo a ser pagado de regreso durante un período de quizás unos dos años a la mitad o más de la tasa de interés de los bonos.

"Si pones este dinero cada mes en un fondo de bonos sin cargos, los dividendos del fondo y las distribuciones de interés cubrirán el resto del interés que no te estás pagando a ti mismo", dice Kahler. "Dentro de un período corto de tiempo, tu cartera de inversiones regresará a tu nivel normal y tu distribución de activos estará otra vez balanceada".

Las ventas de acciones son un poco más complejas, pero puedes derivar beneficios impositivos al vender acciones mientras reúnes el capital para cumplir con tus necesidades. Si estás guardando acciones con menos valor actual que cuando pagaste por ellas, puedes venderlas y reclamar una deducción impositiva por tus pérdidas.

Las personas que someten sus planillas de impuestos con sus cónyuges pueden deducir una cantidad ilimitada de pérdidas para compensar por las ganancias capitales sobre otras inversiones, y pueden aplicar $3,000 adicionales anualmente en pérdidas para compensar su ingreso regular. Cualquier pérdida restante puede usarse para compensar por ganancias en años futuros.

publicidad

Considera además vender fondos mutuos que estén fijos, perdiendo dinero o generando ganancias por debajo del las ganancias del mercado, especialmente fondos propensos a distribuciones de ganancias de capital a fines de noviembre o diciembre.

Esas distribuciones representan las ganancias de las ventas individuales de inversiones rentables que los administradores de fondos activos han realizado a través del año. Conviene vender los fondos antes de que se haga la distribución, porque el precio de las acciones del fondo será reducido por la cantidad de la distribución y deberás impuestos sobre el mismo.

Vende el fondo antes de la fecha de la distribución al precio más alto de las acciones, y usa los ingresos de la venta para cubrir su emergencia. De ser aplicable, toma una deducción impositiva sobre tus pérdidas.

Si aún te atraen las posibilidades a largo plazo del fondo, puedes adquirirlo otra vez después de la distribución de ganancias de capital de fin de año. Solo asegúrate de esperar un mínimo de 31 días antes de comprar las acciones de nuevo o el Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés) rechazará la pérdida bajo sus reglas.

Considera tu póliza de seguro de vida

Si tienes una póliza de seguro con un componente de ahorro o inversión, tal como un seguro de vida total o universal, su valor en efectivo crecerá con cada prima que pagues. (Un seguro de vida de término fijo es menos costoso pero no tiene un valor en efectivo, solo un beneficio de prestación por defunción.)

publicidad

Después de unos pocos años, la mayoría de las compañías aseguradoras te permitirán tomar prestado hasta el 95 por ciento del valor en efectivo de la póliza a una tasa de interés razonable, sin tener que pagar impuesto sobre dicha cantidad.

Ya que estás tomando prestado de tu propia póliza, no tendrás que pagar el préstamo, a pesar de que si no puedes cubrir el interés, la compañía aseguradora tomará el dinero de los fondos restantes en tu cuenta.

Y si la deuda excede el valor de la póliza menos el préstamo, pudieras tener que pagarla. En este caso quizá tengas que pagar interés sobre por lo menos una porción del préstamo.

A pesar de esto, generalmente el tomar prestado contra una póliza con valor en efectivo es una solución razonablemente económica en casos de emergencia. No obstante, es importante recordar que el dinero que saques de tu póliza no estará disponible para tus herederos cuando fallezcas.

Pero si una póliza de seguro de vida mantenida por largo tiempo ya no es una parte necesaria de tu plan financiero (quizás tus gastos de sucesión pueden ser cubiertos por otros activos y tus herederos ya no dependen de tus ingresos) pudiera tener más sentido sacar el dinero de la póliza. Deberás impuestos sobre cualquier cantidad más allá de lo que pagaste en primas.

publicidad

Pero debido a que la mayoría de las pólizas con valor en efectivo incurren en cuotas al principio, probablemente necesitarás retenerla unos 15 años o más antes de que tu valor en efectivo exceda de las primas que pagaste.

Algunas compañías ofrecen comprar pólizas por cantidades sustancialmente mayores al valor en efectivo de las pólizas. En estos llamados "acuerdos vitalicios", la compañía adquiridora se convierte en beneficiaria de la póliza y realiza su ganancia cuando tú fallezcas.

No hay riesgos significativos en este tipo de transacción cuando se incurre con una compañía legítima, particularmente si planeabas sacarle el dinero a tu póliza de todas formas.

Pero algunas personas se sienten incómodas pensando que una compañía que apenas conocen puede beneficiarse de su muerte. Y pudieras incurrir en gastos elevados de impuestos sobre la cantidad desembolsada, superior al valor en efectivo de la póliza.

Fondos de ahorro, el último remedio

Muchos empleadores permiten que los participantes en los planes 401(k) retiren dinero de esos programas antes de la edad de 59½ solo en casos de urgencia, tal como para gastos médicos, para evitar desahucio o ejecución hipotecaria o para cubrir gastos de matrícula o fúnebres para un familiar cercano.

Pero haya urgencia o no, el IRS impone una penalidad del 10 por ciento sobre retiros prematuros de los fondos 401(k) más allá de los impuestos que usted debe de pagar sobre la distribución. De manera que si su tipo impositivo es del 33 por ciento, un retiro de $10,000 de su cuenta 401(k) te puede costar más de $4,000. Esto no incluye los $50,000 o más en interés compuesto que probablemente ganarías dejando el dinero en una cuenta de retiro durante los próximos 20 años.

publicidad

Generalmente, las reglas para un IRA tradicional son similares a las que gobiernan los planes 401(k), excepto que la penalidad del 10 por ciento sobre retiros prematuros es cancelada si el retiro es necesario debido a casos de penuria.

También puedes retirar hasta $10,000 de tu IRA sin penalidades una vez durante tu vida para el pago inicial de tu primera vivienda. Sin embargo, dada las implicaciones impositivas y la pérdida de ahorros para el retiro, sacar dinero prematuramente de tu IRA no es buena idea. Es mejor sacar dinero de una cuenta IRA tipo Roth si ésta ha sido financiada por un mínimo de cinco años. Puedes retirar dinero para emergencias o para la compra de tu primera casa sin pagar impuestos o incurrir en penalidades.

Tomar dinero prestado de tu plan 401(k), si su empleador lo permite, representa otra opción. Aunque más aceptable que un retiro directo, muchos expertos financieros lo consideran de todas formas una mala alternativa.

Usualmente, los préstamos están limitados a $50,000 o 50 por ciento de su balance adquirido, y deberán ser pagados dentro de cinco años a un interés aproximado de un punto sobre el interés preferente. Esas son condiciones razonables y básicamente te estás pagando a ti mismo, así que el interés actualmente está siendo devuelto a tu cartera.

A pesar de esto, el lado negativo es considerable. Si pierdes tu trabajo o lo abandonas voluntariamente, deberás pagar el préstamo en su totalidad para no incurrir en mora, en cuyo caso deberías impuestos y la penalidad del 10 por ciento sobre la cantidad sin pagar. Y ése no es el tipo de gasto que necesitas en medio de una crisis inesperada.

publicidad

Más aún, al reducir su cuenta 401(k), aunque sea provisionalmente, tendrás menos dinero devengando interés para tu retiro. Y aunque estarás pagando interés a ti mismo, probablemente no se compara con lo que ganarías si tu dinero permaneciera en una 401(k).

"Un préstamo de $50,000 entre las edades de 40 y 49 años pudiera retrasar tus ahorros para el retiro hasta un plazo de dos años", señala Thorburn.

Vende tus pertenencias

Una manera de recaudar fondos para emergencias sin tener que tomar prestado o echar mano a tus activos es vendiendo tus pertenencias, particularmente cosas que no echarás de menos después. Las puedes anunciar en clasificados en línea, ponerlas a subasta en eBay o hacer un garage sale (venta de garaje en la propia casa).

Artículos grandes y costosos, tales como lanchas de motor, son mejor anunciados en tu periódico local o en línea por Craigslist, el cual incluye páginas locales de anuncios clasificados para casi todas las áreas de Estados Unidos.

El poder negociar personalmente con personas que responden a tu anuncio probablemente te ayudará a obtener el mejor precio. Los diamantes y otras piedras preciosas deben ser ofrecidos a las joyerías. Artículos más comunes, tales como libros, ropa, muebles, equipo electrónico, equipo de ejercicios, grabadoras DVD y discos compactos, generalmente se mueven rápidamente en un ambiente que atrae a muchas personas, como una venta de garaje o mercado de pulgas.

publicidad

Una posible alternativa a la venta de garaje es eBay, un buen lugar para anunciar artículos más costosos pero comunes con un valor de reventa fácil de localizar, tal como instrumentos musicales o equipo de entretenimiento doméstico. Sin embrago, las cuotas del sito de subastas en línea reducirán sus ganancias.

Si decides vender artículos en eBay, proporciona información detallada y fotografías. Anuncia tus artículos en las categorías correctas para que los postores puedan hallarlos fácilmente. Finalmente, cerciórate de la reputación de los postores a través de las experiencias reportadas por otros miembros de eBay.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad