publicidad

¿Comprar o arrendar, qué es mejor?

¿Comprar o arrendar, qué es mejor?

Si buscas obtener un auto nuevo, es imperativo que sepas diferenciar entre comprar y arrendar. ¡No firmes nada si no entiendes estos términos!

Y es que es imperativo que antes de firmar cualquier contrato sepas la diferencia entre estos dos términos.

Antes de salir de casa hacia el concesionario de vehículos debes tener en tus manos la información necesaria que te ayudará a tomar la decisión más adecuada, y poder adquirir el automóvil que quieres con el mejor préstamo posible.

¿Qué es un arrendamiento?

Cuando firmas un contrato de "arrendamiento" en realidad estás alquilando un vehículo a largo plazo. En realidad nunca llegas a ser el dueño del auto, y lo debes devolver al término del contrato, que usualmente oscila entre dos y cuatro años.

La mayoría de las variantes de arrendamiento ofrecen, sin embargo, la posibilidad de comprar el automóvil si así lo decides.

Una ventaja del arrendamiento es que te permite "conducir el auto de tus sueños". Con el lease, como se le dice en inglés a este tipo de arreglo, puedes acceder a automóviles costosos o de lujo que quizás no puedes comprar.

El arrendamiento te permite realizar pagos mensuales usualmente menores a las que realizarías si solicitas un préstamo de compra para un auto.

Si lo compras, será tuyo

Con la compra, como su nombre lo indica, disfrutas de los beneficios de poseer algo físico (en este caso un automóvil) que puedes mantener hasta que decidas venderlo o intercambiarlo.

publicidad

Al comprar un automóvil estarás pagando el costo total del vehículo, debido a lo cual es preciso tener los medios financieros para liquidar el préstamo.

Pero además de tener que pagar el costo total del vehículo, con la compra a crédito serás responsable de los intereses y otras cuotas del vehículo, independientemente de las millas que recorras.

Los pagos mensuales son más altos que los correspondientes a un arrendamiento.

Eso sí, con un lease pagarás por la depreciación del vehículo durante el período de arrendamiento, así como los intereses y otras cuotas. Los pagos mensuales son menores que los de un préstamo de compra.

Si no recorres mucha distancia, el arrendamiento podría ser tu mejor opción, pues la mayoría de estas variantes limitan el millaje (de 10 mil a 15 mil millas por año).

Si tienes que elevar ese límite, tendrás que pagar más cada mes (generalmente es más económico pagar por anticipado que al final del período de arrendamiento).

A cambio, serás más propenso a gastar más por concepto de mantenimiento. En algunos casos de arrendamiento, podrías recibir un reembolso parcial por las millas que no recorriste.

Por el contrario, cuando compras tu auto puedes recorrer todas las millas que desees. Pero recuerda un mayor millaje impactará en el valor del vehículo, y puede traer por consecuencia reparaciones frecuentes y visitas de mantenimiento programadas.

publicidad

En cuanto al mantenimiento, si arriendas el automóvil hasta que expire la garantía del fabricante, no tendrás que pagar reparaciones importantes. Y como no eres el propietario del auto, no tendrás que realizar cambios como la actualización de equipos o pintura exterior.

Con la compra, puedes hacer todas las actualizaciones o cambios que desees, pero tendrás que asumir el pago de cualquier reparación importante.

Terminación de contrato o pago total

En el caso del arrendamiento tendrás que pagar todas las cuotas por concepto de terminación del período de arrendamiento, comprar un automóvil nuevo o arrendar otro.

Si decides concluir anticipadamente el contrato de arrendamiento, deberás pagar una penalidad. Por eso no es aconsejable depositar demasiado, ya que los pagos económicos del arrendamiento hacen más ventajoso mantener el dinero en el banco.

También tendrás que responsabilizarte por el desgaste excesivo, (como los neumáticos dañados, por ejemplo) cuando devuelvas el vehículo (lee con detenimiento las advertencias del contrato de arrendamiento).

Con la compra, al término del préstamo ya no tendrás que hacer más pagos. Si pagas el préstamo con anticipación, serás responsable de cualquier pago adicional de liquidación.

A la hora de comprar un auto nuevo, puedes vender o intercambiar el que tienes actualmente

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad