publicidad

Cómo reservar en hoteles

Cómo reservar en hoteles

Trucos y opciones para conseguir habitaciones de hotel de calidad y a buen precio los próximos días.

Demanda en fin de año

Navidad no es la temporada hotelera más alta del año, pero en algunas fechas puntuales y en determinadas ciudades, encontrar una habitación puede resultar complicado o salir muy caro.

Una habitación en un hotel de dos o tres estrellas en Manhattan, Nueva York, para el 23, 24 ó 25 de diciembre está estos días a $169 por noche. Los días siguientes, el precio sube a $289. Pero es la noche de fin de año cuando realmente se dispara la tarifa, hasta los $410.

Sin duda, la noche estrella para los hoteles es la de fin de año. Para ese día, las tarifas son mucho más altas y las reservas en destinos navideños como Nueva York, Las Vegas o Miami se pueden agotar con semanas de antelación.

Las fechas alrededor del 25 de diciembre, día de Navidad, no son tan demandadas, ya que los estadounidenses suelen pasar esas fechas en familia y muchos se quedan en su propia casa o en la de algún pariente.

Curiosamente, el 87 por ciento de los estadounidenses desearía que al menos algunos de sus familiares buscaran un hotel en vez de alojarlos en su casa, sobre todo si no son familiares muy cercanos –padres, hijos o hermanos–, según una encuesta reciente del sitio Hotels.com.

Por cierto, los encuestados valoraron una noche en sus casas en $149.

Tarifas dispares

Los precios de las habitaciones de hotel pueden variar tanto como los de los billetes de avión. Al igual que los vuelos se disparan en las fechas anteriores a un día festivo importante, las reservas hoteleras se encarecen en esos mismos días.

publicidad

"Los hoteles manejan sus precios al minuto", asegura Joaquín Tamez, vicepresidente de estrategia para Hotels.com en español.

Si bien, aclara, los precios varían más por el número de reservas que por la cercanía a la fecha. Aunque ambas variables están estrechamente relacionadas.

Cinco consejos

Para los que planeen alojarse en un hotel en los próximos días y quieran ahorrarse algunos dólares Tamez da cinco consejos:

1. Hacer la reserva lo antes posible. En la medida en que un hotel va llenando sus plazas, suele ir incrementando el precio de sus habitaciones.

2. Estar atento a ofertas de último momento. Aunque se tenga una reserva hecha, cancelaciones de última hora dejan opciones abiertas con buena relación calidad/precio.

3. Reservar en compañías que permitan hacer cambios sin cobrar una penalización por ello.

4. Flexibilidad, tanto en las fechas como en la ubicación del hotel y en el tipo de cuarto. A 10 minutos del centro de una ciudad, con un hotel que tenga servicio shuttle, se pueden conseguir precios mucho más asequibles y los inconvenientes ser mínimos.

5. Leer críticas y reviews sobre los diferentes hoteles que se barajan. Hoy en día muchos sitios web ofrecen este servicio, si bien es preferible que sean sitios en los que sólo puedan opinar realmente los clientes que se han alojado allí, y no partes interesadas, como puede ser el propio dueño del hotel.

publicidad

Opciones a la hora de reservar

Básicamente, si uno decide reservar por su cuenta una habitación de hotel –sin recurrir a una agencia de viajes–, se plantean cuatro opciones principales:

1. Reservar directamente en el propio hotel.

Puede ser la mejor opción cuando no se tiene ninguna duda de a qué hotel se desea ir o, sobre todo, si uno es cliente habitual del mismo.

2. Acudir a un sitio web de una compañía de hoteles.

Cuando el viajero tiene preferencia por una cadena de hoteles específicas –ya sea porque es de su gusto o porque le ofrece algún precio especial a través de su empresa, por ejemplo- es sin duda una buena opción.

3. Reservar a través de un sitio web que busca en multitud de hoteles al mismo tiempo.

Hotels.com, Travelocity, Yahoo! Travels son algunas de estas páginas. Esta búsqueda tiene la ventaja de que permite comparar diferentes hoteles y precios con facilidad. Ahorra tiempo y, quizá, dinero en la búsqueda, pues en ocasiones ofrecen incluso ofertas mejores que reservando directamente en el propio hotel.

4. Si lo que prima es el precio de la habitación.

A través de algunos sitios web como Hotwire o Priceline se pueden conseguir tarifas sustancialmente más baratas pero que, en contrapartida, no te anuncian en qué hotel has hecho la reserva hasta que esta no está pagada. Es decir, la compañía te asegura un precio, una zona, y una calidad determinada de hotel, pero no te dice el nombre del hotel hasta que la reserva está completa.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad