publicidad

Beneficios del Supplemental Security Income

Beneficios del Supplemental Security Income

El gobierno dejó de pagar beneificios sociales a miles por coincidir su nombre con el de un criminal. Ahora debe devolverlo.

Muchos inocentes perdieron beneficios

En 1996, entró en vigencia la ley “Personal Responsibility and Work Opportunity Reconciliation Act”, que reformó muchos de los beneficios emitidos por el gobierno.

Entérate si puedes beneficiarte de ella.

Entre otras cosas, esta ley prohibió el pago de beneficios SSI a los prófugos de la justicia. Los beneficios SSI, o Supplemental Security Income, son para personas discapacitadas que no han acumulado suficientes créditos para calificar para otros beneficios estándar del seguro social.

El propósito de esta disposición era asegurar que los fugitivos no usarían dinero del gobierno para evadir la justicia. Luego la ley se extendió para prohibir también los pagos de SSDI, que son destinados a personas discapacitadas que sí tienen suficientes créditos para calificar para el seguro social. Millones de personas –especialmente muchos ancianos– cuentan con los beneficios de SSI y SSDI.

Con la intención de ser más eficiente para reducir los costos, el departamento de Seguro Social decidió usar un programa sofisticado de computación para comparar las listas de personas que recibían SSI y SSDI con la lista de prófugos de la justicia a nivel federal y en los distintos estados.

La idea era comparar los nombres en las listas y si alguien salía en la lista de personas que recibían beneficios y también en una de las listas de fugitivos, automáticamente cancelarían los beneficios del supuesto fugitivo. Esto suena muy bien, pero en la práctica fue un desastre para muchas personas inocentes.

publicidad

El mismo nombre que un criminal

Con 300 millones de personas en el país, hay millones de ejemplos de personas que comparten el mismo nombre y apellido. Hay cientos de miles que también comparten la fecha de nacimiento. El sistema no tuvo en cuenta esto.

Cientos de miles de personas inocentes que de casualidad compartían datos con un fugitivo dejaron de recibir sus beneficios. Dada la naturaleza del beneficio (para personas discapacitadas) era muy difícil o imposible para ellos entender lo que estaba pasando y menos tratar de corregirlo.

Increíblemente en casos donde la persona inocente se quejaba y una investigación independiente mostraba que se había cometido un error, ¡el Seguro Social no revertía su decisión!

La corte hizo justicia

Las víctimas individuales tuvieron que ir a la corte y montar una demanda legal para poder recibir sus pagos. En 2005, una corte federal pronunció que era ilegal la práctica de cancelar los beneficios solo porque coinciden los nombres en las bases de datos. Pero no fue hasta abril de este año que el Seguro Social tomó la decisión de prohibir la práctica. Les llevó 13 años desde que entró en vigencia la ley dejar de usar esta táctica.

Las aproximadamente 80 mil personas inocentes cuyos pagos fueron negados después del 1 de enero de 2007 automáticamente recibirán el dinero que se les debe, que supera los $500 millones. Pero aquéllos que pasaron por esto antes de esta fecha tienen que solicitar que les paguen el dinero debido; no será automático. A pesar de que ha sido aprobado, todavía faltan unos meses hasta que los detalles del acuerdo sean finalizados.

publicidad

Mike Periu, experto financiero, es el editor de DINEROyCREDITO.com . Puedes hacerle preguntas ahí. ©2009 EcoFin Media, LLC

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad