publicidad
Cuando el estrés invade los canales nerviosos y energéticos del organismo, éste puede acabar por responder negativamente

Ahorra sin gran sacrificio...

Ahorra sin gran sacrificio...

Creatividad, destreza y disciplina son las claves para que puedas seguir dándote esos gustos que tanto te cuesta resignar.

Cuando el estrés invade los canales nerviosos y energéticos del organism...
Cuando el estrés invade los canales nerviosos y energéticos del organismo, éste puede acabar por responder negativamente

Desarrolla el equilibrio perfecto

Todos sufrimos altibajos en nuestra economía, tiempos mejores y tiempos peores, en términos de finanzas. Sin embargo, con cierta destreza, disciplina y creatividad, aún en los momentos de las "vacas flacas", puedes seguir consintiéndote y mimándote como si el dinero no fuera un problema en tu vida.

Organizar tu presupuesto no es nada más ni nada menos que llegar a un equilibrio entre lo que gastas y tus ingresos.

Si tus gastos sobrepasan tus ingresos vives endeudándote, con lo cual deberás organizar tu vida financiera si no quieres llegar, algún día, a pensar en declararte en bancarrota.

Eso no significa que todos los gastos que hacemos deben estar presupuestados, pero sí que es importante mantener un equilibrio entre gastos e ingresos y sobre todo, ser conscientes de dónde se va nuestro dinero.

publicidad

"Creo que hay que vivir la vida en su máxima plenitud y a la vez planificar para el futuro. Podemos disfrutar del presente pero viviendo dentro de nuestras posibilidades, a todos nos gusta darnos nuestros gustos", opinó Harry Kasanow, planificador financiero de Honolulu, Hawai.

Primero, la conciencia

Para conocer exactamente con qué dinero cuentas para tus mimos, debes primero hacer un examen minucioso de dónde va tu dinero.

Los expertos recomiendan llevar control estricto de tus gastos durante dos semanas, anotando absolutamente todo lo que gastas, desde lo más ínfimo a lo más importante.

Una vez que tienes esa lista hecha, revísala y separa los gastos en diferentes categorías:

  • Los estrictamente necesarios e inevitables.


  • Los innecesarios.
  • Los lujos de los cuales no quieres prescindir.
  • "Si sólo nos dedicamos a pensar en el futuro y no disfrutamos de nuestro dinero ahora perderemos mucha motivación", señaló Linda Yows Leitz, planificadora financiera de Colorado Springs, en el estado de Colorado.

    "Un buen incentivo es dividir el ingreso extra entre gastos a largo plazo como ahorros o un plan de retiro y aumentar nuestra calidad de vida hoy. En otras palabras, siéntete libre de gastar dinero en ti mismo", agregó. 

    Ahorros de todos los días

    Una vez que tienes claro cuál es la cantidad de dinero "flexible" con la que cuentas mensualmente, comienza un plan de ahorro en gastos cotidianos que pueden engrosar tu billetera sin que nadie ni siquiera lo note y dejarte dinero libre para tus "mimos".

    publicidad

    Aquí te damos algunas ideas:

    • Dile no al café gourmet. El grano de café recién molido sabe mejor que el de la oficina, pero el ahorro puede ser grande, de hasta unos $10 dólares a la semana y unos $520 dólares al año.


  • Lleva tu almuerzo al trabajo, puede ahorrarte unos $30 dólares a la semana y como unos mil al año. La mayoría de las oficinas proveen un lugar para almorzar, con refrigerador y horno de microondas.
  • Desayuna en casa antes de salir para que no te dé hambre en la calle.
  • Pide agua del grifo si sales a comer. En Estados Unidos el agua es potable.
  • No utilices un cajero automático de un banco que no sea el tuyo porque te cobrarán cargos extras.
  • Ve al supermercado con una lista de lo que necesitas y no te apartes de ella.
  • Aumenta los deducibles del seguro de tu auto para bajar la cuota anual.
  • Si algo se rompe, arréglalo. Desde tu computadora hasta un par de zapatos.
  • Si sales de compras, busca ofertas, compra fuera de temporada y en tiendas de descuento.
  • Aprende a elegir tus placeres

    Todos tenemos ciertas cosas, pequeños lujos, que no queremos abandonar y no deberíamos hacerlo, si hemos logrado recortar gastos.

    "A mí me gusta mucho salir a cenar afuera, ver espectáculos de música e ir a la peluquería, y trato de hacerlo lo más posible aunque la realidad es que no puedo hacerlo mucho por mi situación económica", comentó la argentina Hebe Goldstein.

    publicidad

    "Para eso", añadió, "tuve que privarme de cosas como el periódico, internet, cambié el seguro médico por uno más barato... prefiero darme gustos cotidianos y no cambiar el auto por uno más nuevo".

    Natalie Abelove, de origen peruano-cubano, señaló por su parte: "Lo que no resigno por nada es depilarme con cera e ir a la peluquería cada tres semanas. Aunque esté quebrada no dejo de hacerlo... trato de conseguir buenos precios".

    Según Abelove, a ella le preocupa el futuro, "pero si no trato de sentirme feliz ahora, el futuro será todavía peor. Creo que hay que manejarse de una manera racional y poner en un lado lo que uno saca del otro".

    Cualquiera que sea tu mimo, no deberías dejar de hacerlo, sino incluirlo dentro de un presupuesto.

    "Comprarme esas sandalias que quería y no pensaba que las merecía, puede ser algo que sirve como un premio personal... pero es importante tener claridad en cuánto se puede gastar para uno mismo, si no el dinero desaparece completamente sin pensar en metas para el futuro", dijo Charlo Maurer, planificadora financiera del estado de Massachussets.

    publicidad
    Contenido Patrocinado
    En alianza con:
    publicidad
    publicidad