publicidad

¿A dónde se fuga tu dinero?

¿A dónde se fuga tu dinero?

El problema de muchos no es que no ganan lo suficiente, sino que no saben administrarse, no tienen ahorros y sus finanzas nunca cuadran.

Evitarás una crisis financiera

Vivir sin una cuenta de ahorros es igual que jugar al trapecista sin red de seguridad. Y es que si no tienes algo de dinero guardado en un lugar seguro, al momento de surgir un imprevisto podrías verte en graves problemas financieros.

Una encuesta reciente sobre el nivel de la educación financiera reveló que más de la mitad de los consumidores en Estados Unidos no tienen un buen control de sus gastos.

El estudio, preparado en 2006 a través de entrevistas telefónicas por el Pew Research Center, descubrió que más de la mitad de los estadounidenses reconocen que no ahorran lo suficiente; y más de una tercera parte dijo que gasta más allá de lo debido.

Por eso expertos aseguran que el "comprar sin conciencia" combinado con la poca consideración hacia los ahorros son la receta para un desastre financiero.

Por eso recomiendan que cada consumidor establezca un presupuesto familiar parar determinar hacia dónde se escapa el dinero que ganan y establecer cuánto pueden ahorrar.

"Nunca es muy tarde para empezar a ahorrar", afirmó Susan C. Keating, presidenta y ejecutiva en jefa de la Fundación Nacional para la Consejería de Crédito (NFCC, por sus siglas en inglés). "Ahorrar hasta la cantidad mas pequeña da tranquilidad de conciencia".

La ejecutiva explicó que ahorrar -al menos una reserva de tres meses- es importante debido a que una emergencia inesperada puede ocurrir en cualquier momento y "cuando suceda, una cuenta de ahorros puede ser la diferencia entre la estabilidad o un derrumbe financiero".

publicidad

Por eso, para encaminar a los consumidores rumbo a la seguridad financiera, la NFCC preparó una lista de recomendaciones básicas...

Debes saber cuánto gastas: Para determinar cuánto dinero puedes ahorrar, es necesario primero precisar en qué gastas tu dinero. Para eso, la mejor herramienta es crear un presupuesto.

Al seguirle la pisa a tus gastos tendrás la información que necesitas para saber en qué estás gastando demasiado.

Comienza apuntando cada gasto que realizas y, a fin de mes, fíjate en qué productos y servicios se desvanece el dinero que ganas a través del sacrificio de tu trabajo.

Crea un presupuesto útil

Desarrolla un presupuesto: Un presupuesto no es una maldición, como muchos piensan. Por el contrario, se trata de crear un plan de gastos que tome en cuenta cada entrada de impuestos, gastos diarios, obligaciones de deudas y ahorros.

Incluye los tres tipos de gastos: Gastos fijos (por ejemplo tu hipoteca, préstamos de vehículo, renta mensual, etc.); los gastos variables (las tarjetas de crédito, comida, entretenimiento, gasolina, etc.); y los gastos anuales (como impuestos, reparaciones de hogar y mantenimiento de vehículo).

Si se trata de ahorrar para tu jubilación, educación, o vacaciones, el refrán es el mismo, págate a ti mismo primero. No puedes gastar lo que no tienes, entonces separa la cantidad que quieres ahorrar desde que recibes tu sueldo.

publicidad

Ajusta tus finanzas a tu ritmo de vida: Cuando construyas tu presupuesto, debes ser realista en buscar oportunidades para ahorrar dinero. Las personas tienen más éxito cuando disminuyen en lugar de cortar gastos por completo.

No seas muy estricto, para que puedas seguir tu plan. Recuerda que los cambios, auque sean pequeños, hacen la diferencia a través del tiempo.

Por ejemplo, en vez de comer fuera todos los días, considera preparar la comida en casa al menos dos ó tres días por semana. Examina tu plan de teléfono celular y de televisión por cable para determinar si tienes el plan ideal para su ritmo de vida.

Evalúa también la necesidad de tener un teléfono en casa. Hay oportunidades para ahorrar en cada categoría de gastos.

Incluye a toda tu familia: Un esfuerzo en grupo da mejores resultados y será más divertido. Examina con los miembros de tu familia quien puede ahorrar más cada mes, y quizás otorga un premio especial al ganador a fin de mes.

Pónganse de acuerdo y fijen una meta de ahorros para todos (como unas vacaciones familiares, o un auto nuevo).  Celebren cada éxito en el camino. Cuando menos esperan, el ahorrar será tan divertido como el gastar.

¿Sabes guardar tu dinero?

Encuentra la forma de ahorrar que más convenga: Hay muchas maneras para agrandar sus ahorros.

Considera separar tu dinero en diversas cuentas liquidas (como por ejemplo una cuenta de tipo Money Market) en lugar de cuentas que están diseñadas para ahorros de largo plazo (como los certificados de deposito).

publicidad

Explora la posibilidad de abrir una cuenta a través de internet, pues estas pueden ofrecer réditos más altos.

Considera además depositar, trasladar, pagar, y sacar dinero de forma automática para evitar que el dinero caiga en tus manos y esté en un lugar seguro.

Es importante que tengas un acceso fácil a tu dinero para que puedas utilizarlo en caso de emergencias, por lo que no debes colocar tus ahorros en cuentas que te cobren cuotas o penalidades si sacas tus fondos.

Guarda los aumentos salariales: Cuando recibas un aumento de sueldo, regalos en efectivo por tu cumpleaños, bonos o reembolsos de impuestos, rápidamente coloca este dinero hacia su plan de jubilación o en una cuenta de ahorros.

Si tienes este dinero extra en sus manos, te será muy fácil gastarlo. Si anticipas comprar algo especial con este dinero, considera usarlo para pagar una deuda de crédito, comprarte un regalito a ti mismo, o depositar lo que sobra en una cuenta de ahorros para una emergencia.

Ahorra para tu retiro: Es necesario que aproveches el plan de beneficios de jubilación que ofrece la empresa para la cual trabajas. Los días de contar con un plan tradicional de beneficios ya no existen.

Hoy más que nunca, el ahorrar para la jubilación está en las manos de cada individuo. Sin importar la edad, es importante ser agresivo cuando se trata de ahorrar.

Contacta al departamento de recursos humanos de tu compañía e investiga tus opciones de ahorros, ya sea a través de un plan tradicional que te pague un monto fijo cada año de su jubilación o un plan de contribución definido como un 401(k), el cual te permite hacer contribuciones antes de cobrar impuestos.

publicidad

También pregunta si la compañía contribuye una porción o lo mismo que tu, y si es posible hacer pagos retrasados. Si cambias de trabajo, llévate tu dinero- ponlo el una cuenta IRA o inclúyelo en un nuevo plan de ahorros con la compañía.

Busca ayuda de un profesional: Si se te dificulta ahorrar, considera contratar los servicios de un planificador financiero o un asesor de crédito certificado.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad