publicidad

Prometen investigaciones sobre Katrina

Prometen investigaciones sobre Katrina

El presidente George W. Bush, criticado por la lenta respuesta federal al huracán Katrina, prometió supervisar una investigación.

"El gobierno, a todos sus niveles, fracasó", afirmó la senadora republicana Susan Collins en el Capitolio. Anunció además que la Comisión de Asuntos Gubernamentales del Senado convocará audiencias sobre el tema, agregando que "es difícil entender la falta de preparación y la ineficiencia de la respuesta inicial a un desastre pronosticado desde hace muchos años, y ante el cual fueron formuladas durante días advertencias específicas, directas y alarmantes".

Bush convocó a los líderes legislativos a una reunión en la Casa Blanca, la primera desde que barrió Katrina la costa del Golfo de México y dejó gran parte de Nueva Orleans cubierta de agua.

publicidad

El Congreso regresó tras un descanso estival de cinco semanas, y los legisladores indicaron que los gastos causados por el huracán acapararán su atención los próximos días.

La respuesta "debe ser lo primero", dijo el líder de la mayoría en la Cámara de Representantes Bill Frist, aunque, al igual que Bush, insistió que el objetivo republicano abarca la confirmación de John Roberts como nuevo presidente de la Corte Suprema para cuando se reúna el máximo tribunal el 3 de octubre.

El Congreso aprobó la semana pasada 10.500 millones de dólares como partida inicial para paliar los efectos del huracán, y los senadores demócratas realizaron consultas entre ellos antes de acudir a la Casa Blanca.

Un funcionario, que habló a condición de guardar el anonimato, dijo que es posible que los demócratas soliciten 50.000 millones de dólares en la próxima partida.

"Creo que las operaciones de recuperación y ayuda costarán 150.000 millones de dólares o más", opinó el líder de la minoría demócrata en el Senado, Harry Reid, en una declaración emitida tras dialogar con los funcionarios de socorro y su colega demócrata Mary Landrieu.

Una ayudante de Reid, Rebecca Kirszner, agregó que "nuestra prioridad por el momento es ayudar selectivamente a las instituciones de salud, vivienda y enseñanza".

publicidad

Además de la investigación anunciada por Collins y el senador demócrata Joseph Lieberman, la Comisión de Energía del Senado organizó audiencias para examinar las disparidades en los precios de la gasolina.

El huracán interrumpió la extracción de crudo y su distribución en el Golfo de México, por lo que los precios de la gasolina se dispararon la semana pasada en algunas zonas del país.

La senadora demócrata Hillary Rodham Clinton y su esposo, el ex presidente Bill Clinton, pidieron el nombramiento de una comisión independiente para investigar los fallos de la asistencia. Agregaron que esa comisión debería ser similar a la comisión bipartidista que investigó los ataques del 11 de septiembre del 2001.

Bush anunció además que enviará al vicepresidente Dick Cheney a la costa del Golfo de México para determinar si el gobierno hace todo lo que puede.

"La burocracia no impedirá que sea cumplida la tarea encomendada en beneficio del público", dijo el mandatario tras reunirse con su gabinete en la Casa Blanca para analizar las tareas de recuperación.

"Lo que pienso hacer es encabezar una investigación para determinar lo que salió bien y lo que salió mal", insistió Bush. "Seguimos viviendo en mundo agitado. Queremos asegurarnos que podremos responder adecuadamente si ocurre un ataque de ADM (armas de destrucción masiva) u otra tormenta importante".

publicidad

Sin embargo, el mandatario dijo que no es el momento de "recriminaciones inútiles" y agregó que no responderá a pedidos de crear una comisión investigar la respuesta oficial. "La gente quiere que recurramos aquí al juego de las recriminaciones inútiles", indicó. "Tenemos que solucionar los problemas. Tiempo habrá para averiguar lo que salió bien y lo que salió mal".

Bush presidió una reunión de su gabinete, recibió a miembros del Congreso, a representantes de las organizaciones de caridad y a la secretaria de Educación Margaret Spellings para analizar la ayuda a los estudiantes desplazados y la situación creada por el cierre de las escuelas.

Su vocero dijo que el mandatario aumentará los fondos donados a la Cruz Roja y al Ejército de Salvación, una organización religiosa de caridad.

El líder de la mayoría senatorial, el republicano Bill Frist, dijo a los periodistas que la Comisión de Seguridad Interna convocará a audiencias en cuanto el Congreso reanude esta semana sus gestiones para examinar las "debilidades y fortalezas" de la respuesta federal y "adoptar las lecciones aprendidas".

Ha sido muy criticada la respuesta de las autoridades municipales, estatales y federales ante el huracán, especialmente la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (Fema por sus siglas inglesas) que preside el funcionario Michael Brown. Bush, durante la gira de inspección que realizó por la región afectada, alabó el desempeño de Brown.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad