publicidad

Prisioneros de Bexar recibieron servicio de Miércoles de Ceniza

Prisioneros de Bexar recibieron servicio de Miércoles de Ceniza

En este inicio de la Cuaresma, la Cárcel del Condado de Bexar permitió que los prisioneros recibieran la ceniza este miércoles.

Miércoles de Ceniza llega a la cárcel del condado /San Antonio: KWEX

La fe no reconoce ninguna frontera, y así en este inicio de la Cuaresma, la Cárcel del Condado de Bexar permitió que los prisioneros recibieran la ceniza este miércoles.

El ritual fue realizado de manera sencilla por la hermana Teresa Carter y algunos voluntarios que la acompañaron. El pequeño grupo atravesó todos los filtros necesarios, incluso escáneres de rayos x, para poder llevar a cabo este antiguo ritual en quien lo deseara.

“No se trata de una cosa automática, pero espero que las cenizas sirvan como un símbolo para recordarles que deben cambiar en su interior, ir de la ira al perdón, y del odio al amor”, declaró la hermana Carter, quien es directora de Chrysalis Ministries, y cada año ofrece el servicio del Miércoles de Ceniza en la cárcel del condado.

El servicio consistió en una pequeña liturgia, en la que participaron alrededor de doce prisioneros, quienes leyeron fragmentos de las Escrituras en un pequeño misal que se les repartió. Luego, los reclusos fueron formados en una línea para que sus frentes fueran marcadas con una cruz de ceniza.

Para Walter Galik, un convicto de 24 años que está preso por el cargo de posesión de drogas, el servicio de Miércoles de Ceniza le da fuerza para mantenerse fiel a su fe y a recordar que aún puede cambiar y hacer algo por su vida.

“En este momento, estoy buscando el perdón de Dios. He cometido muchos pecados y me arrepiento de todos ellos. No quiero hacer nada que no sea bueno a partir de ahora”, aseguró.

publicidad

Sin embargo, en el servicio no sólo participaron los reclusos, también algunos guardias decidieron formar parte de este grupo que recibió la ceniza dentro de la prisión.

Calixtro Ponce, un examinador de la cárcel, pudo haber asistido a la catedral más cercana, sin embargo, decidió permanecer: “Ellos son los que están presos, pero ante los ojos del Señor todos somos pecadores”, comentó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad