publicidad
El funeral de Ethel Lance, una de las víctimas de la masacre en Charleston.

Primeros funerales en Charleston tras la masacre de nueve afroestadounidenses

Primeros funerales en Charleston tras la masacre de nueve afroestadounidenses

Entre agentes de policía que montaban guardia y verificaban bolsos, la gente arribó al primer oficio fúnebre.

El funeral de Ethel Lance, una de las víctimas de la masacre en Charleston.
El funeral de Ethel Lance, una de las víctimas de la masacre en Charleston.

Entre agentes de policía que montaban guardia y verificaban bolsos, la gente arribó el jueves al primer oficio fúnebre por las víctimas de la masacre en la histórica iglesia negra.

publicidad

Mientras tanto, aumentaban las tensiones tras la masacre y las polémicas sobre la bandera y otros símbolos de la Confederación, los estados esclavistas del sur durante la Guerra Civil. La frase "las vidas negras son importantes" apareció pintada con aerosol negro en el monumento al presidente de la Confederación, Jefferson Davis, en Richmond, Virginia, y otros monumentos fueron objeto de vandalismo.

El primer funeral fue el de Ethel Lance, de 70 años, una vecina de Charleston y feligresa de la iglesia Emanuel, donde se produjo la masacre del 18 de junio, durante casi toda su vida. Fue sacristana de la iglesia durante los últimos cinco años de su vida.

Tenía cinco hijos, siete nietos y cuatro bisnietos.

LEER: Charleston prohíbe manifestaciones en funerales

Honran a pastor asesinado en Charleston Univision

"Vine con la familia porque han sufrido una gran pérdida", dijo Alexis Mouzon, compañero de secundaria de una hija de Lance.

La gente se secaba las lágrimas con pañuelos e intentaba aliviar el calor con abanicos de cartón que se entregaban en la puerta. Asistieron el reverendo Jesse Jackson, el alcalde Joe Riley y la gobernadora Nikki Haley.

"Estoy aquí para decirles que somos más fuertes porque estamos juntos como una comunidad", dijo el reverendo Norvell Goff ante los congregados, según el diario Post local y el Courier.


El funeral de Sharonda Coleman-Singleton, de 45 años, se realizó más tarde. Era pastor adjunta en Emanuel, uno de los nueve muertos presuntamente a manos de un hombre blanco que abrió fuego durante una reunión de estudio bíblico, en lo que se ha calificado de ataque motivado por el odio racial.

publicidad

Singleton, foniatra y entrenadora de atletismo en una escuela secundaria, fue recordada por una multitud en la Iglesia Mount Moriah Missionary.

"Ella creía que podía cambiar a cualquier niño", declaró la gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, quien estuvo presente en ambos funerales.

Entre los presentes estuvieron Jesse Jackson y Al Sharpton, dos de los más reconocidos activistas de derechos humanos en Estados Unidos.

LEER: Importante fabricante dejará de vender bandera confederada

Imágenes de la detención de Dylann Roof Univision

Los funerales de las demás víctimas están previstos para los próximos días y la semana entrante, y el del pastor de la iglesia, reverendo Clementa Pinckney, para el viernes.

El presidente Barack Obama planea pronunciar el viernes una elegía fúnebre para Pinckney, de 41 años, también senador del congreso local.

El miércoles, miles de personas habían rendido homenaje al pastor asesinado, desfilando ante su féretro expuesto en el congreso de Columbia, capital de Carolina del Sur.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad