publicidad

Primera muerte a causa de Emily

Primera muerte a causa de Emily

La primera víctima mortal de Emily se reportó en Nuevo León, además, más de cien comunidades quedaron incomunicadas

El director de esa dependencia, Carlos Carrel, señaló enentrevista que la víctima respondía al nombre de María del RosarioReyes Luna, quien fue identificada por algunos de sus familares.

Manifestó que las abundantes lluvias provocadas por la tormentatropical "Emily" el pasado miércoles, motivó que se incrementara elcaudal en río Santa Catarina.

Refirió que el accidente les fue notificado alrededor de las23:00 horas de la noche de este jueves por varias personas quecruzaban por el puente Cuauhtémoc en esta ciudad.

Mencionó que varios grupos de rescatistas de Santa Catarina, SanPedro, Protección Civil del estado, así como del Cuerpo de Bomberos ylas cruces Roja y Verde realizaron la búsqueda de dicha mujer.

Destacó que según los reportes preliminares, la mujer era unapersona adicta a las drogas y ya había sido atendida en uno de losalbergues de Santa Catarina, de donde salió con rumbo al citadocauce.

Esta es la única víctima mortal reportada hasta el momento porlas autoridades debido a los estragos de la tormenta tropical "Emily"que azotó a Nuevo León desde el miércoles anterior

Daños por al menos 38 millones de dólares y más de 100 pequeñas poblaciones incomunicadas es el saldo que dejó el huracán Emily a su paso por los estados mexicanos de Nuevo León y Tamaulipas, en el norte del país, informaron las autoridades.

publicidad

"Por el momento existen unas 100 comunidades aisladas de los municipios de la región citrícola, de la sierra (...); iniciaron los trabajos de auxilio a estas comunidades", dijo a la prensa el gobernador de Nuevo León (norte) Natividad González.

En ese estado "se estiman los daños en unos 400 millones de pesos (unos 38 millones de dólares)", de acuerdo con un comunicado del gobierno de Nuevo León.

En el estado de Tamaulipas (noreste) otros dos municipios también están incomunicados, informó por su parte el gobernador de esa entidad, Eugenio Hernández.

"En términos generales todo salió bien, pero no podemos cantar victoria porque sigue lloviendo en algunas partes del estado y hay municipios incomunicados", precisó el funcionario.

Al entrar por segunda vez a territorio mexicano a primera hora del miércoles, después de cruzar el lunes la península de Yucatán (este) desde el mar Caribe, Emily también inundó decenas de vías públicas, provocó la suspensión de la electricidad en 52 municipios y ocasionó la caída de un puente.

El ciclón perdió fuerza y se convirtió en tormenta tropical a las 00h00 GMT del jueves, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC), con sede en Miami.

El pasado lunes Emily atravesó la península turística de Yucatán, donde una amplia movilización de las fuerzas federales y estatales evitó víctimas, pero los daños ascendieron como mínimo a 25 millones de dólares.

publicidad

Inundaciones en vialidades, la caída de un puente que ocasionó un incendio, y la suspensión de la electricidad en 52 municipios de los estados de Tamaulipas, Nuevo León y Veracruz, dejó el huracán Emily a su paso por el norte de México, antes de perder fuerza y convertirse en tormenta tropical.

Al entrar por segunda vez a territorio mexicano, después de cruzar el lunes la península de Yucatán (este) desde el mar Caribe, Emily dañó "algunas viviendas, hubo algunos puestos derribados, lo mismo que árboles, así como problemas con el suministro de energía eléctrica", dijo el gobernador del estado.

En Monterrey, capital del estado de Nuevo León (norte), la caída de un puente ocasionó una fuga de gas natural y un posterior incendio la madrugada del jueves, sin que se reportaran víctimas fatales, de acuerdo con la empresa distribuidora de gas afectada.

El colapso del puente se debió al hundimiento de una de sus columnas, tras las fuertes lluvias ocasionadas por Emily, según los primeros peritajes de las autoridades.

Emily tocó tierra a primera hora del miércoles en el municipio de San Fernando, una localidad pesquera en la denominada Laguna Madre de Tamaulipas.

En Tamaulipas y Veracruz (este) más de 34 mil personas fueron evacuadas, mientras que en Nuevo León (norte) 6,655 habitantes fueron trasladados a distintos albergues, según la coordinación nacional de Protección Civil.

publicidad

Pero después de la tormenta, viene la calma. Emily se degradó a depresión tropical, aunque sigue golpeando con vientos y lluvias fuertes el estado de Coahuila, en el centro-norte del país.

El meteoro se ubica en el municipio de Saltillo (Coahuila), con vientos de 55 kilómetros por hora y ráfagas de hasta 75 kilómetros por hora.

Se prevé que en las próximas horas se disipe, aunque "el peligro continúa por lluvias, inundaciones y deslaves", señaló un informe de Protección Civil.

El estado de Nuevo León, a donde llegó ayer el ciclón en huracán categoría uno de la escala Saffir-Simpson, la de menor de las cinco que tiene, causó inundaciones, el derrumbe de un puente, postes del tendido eléctrico y árboles, así como daños en viviendas precarias, además de pérdidas millonarias en infraestructura de servicios básicos.

Devenido en depresión tropical, Emily perdió su configuración nubosa y ahora sólo ocasiona nubosidad moderada y dispersa en el noreste del país, incluyendo a Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila, San Luis Potosí, el norte de Zacatecas y el este de Durango.

Nuevo León sigue en alerta roja, la más peligrosa, pero ya en fase de alejamiento, mientras que Coahuila y Tamaulipas están en alerta naranja y todavía pendientes de aludes y desbordes de ríos por las fuertes precipitaciones que aún azotan al norte de México.

publicidad

El ciclón perdió fuerza y se convirtió en tormenta tropical a las 00h00 GMT de este jueves, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC), con sede en Miami.

El pasado lunes Emily atravesó la península turística de Yucatán, donde una amplia movilización de las fuerzas federales y estatales evitó víctimas, pero los daños ascendieron como mínimo a 25 millones de dólares.

La Secretaría de Gobernación declaró en emergencia a 23 municipios de Tamaulipas, que podrán acceder a recursos especiales del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) para atender las necesidades básicas de la población afectada.

A su paso por México Emily provocó la evacuación de miles de personas, aunque no dejó ningún muerto que pueda ser atribuido directamente a sus efectos.

Sin embargo, el pasado sábado, un día antes de que llegara el huracán a la península de Yucatán con vientos superiores a 200 kilómetros por hora, dos personas murieron al caer un helicóptero que efectuaba faenas de evacuación en las plataformas marítimas de la petrolera estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), en Campeche.

Aunque los efectos del ciclón aún no terminan, las autoridades federales y de los estados afectados ya iniciaron el recuento de daños.

Emily es el primer ciclón mayor de la temporada de huracanes en el Atlántico norte que llega a México.

publicidad

El año pasado se registraron catorce huracanes, siete de ellos sumamente violentos, por lo que 2004 es considerado por los meteorólogos "paradigmático" en términos de fenómenos climáticos en la región.

Pero para este año los pronósticos son aún peores. La Oficina de Evaluación de Desastres de la Comisión Económica Para América Latina y el Caribe (CEPAL) espera entre quince y 16 huracanes y el número de ciclones mayores con fuerza similar a los más dañinos del año pasado aumentará a entre ocho y nueve.

Las medidas preventivas tomadas por México fueron causa de reconocimiento por parte de la Secretaría de la Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres (EIRD) de la ONU.

"México es un buen ejemplo de preparación frente a los huracanes. Sus autoridades identificaron a las poblaciones en riesgo y reaccionaron adecuadamente", declaró en Ginebra el director de esa institución dependiente de la ONU, el venezolano Sálvano Briceño.

Destacó que los mexicanos "fueron capaces de organizar evacuaciones masivas, de reubicar a los turistas y a la población local, poner a salvo a los trabajadores de las plataformas petrolíferas y cerrar rápidamente los aeropuertos".

Pero el huracán también pegó al estado de Yucatán, en conferencia de prensa, el gobernador Patricio Patrón dijo que pese a que aún no se cuenta con una evaluación precisa de la afectación, consideran que unas 50 mil hectáreas de maíz y otras 5 mil de papaya, así como varios ranchos, habrían sufrido pérdidas totales.

publicidad

Los municipios más afectados en la entidad fueron Tizimín y Valladolid, los dos municipios más grandes e importantes después de Mérida.

Contra los pronósticos, Mérida resultó ilesa de los embates del meteoro, tras el giro inesperado en su trayectoria, durante las últimas horas.

Ante la presencia de este fenómeno meteorológico, el presidente mexicano Vicente Fox visitó a las zonas afectadas de la península de Yucatán.

Acompañado de diversos funcionarios, Fox estimó en 17 millones de dólares los daños ocasionados por el ciclón, además de las pérdidas por la desocupación de 50 por ciento de los hoteles de la Riviera Maya.

Durante el recorrido, el presidente anunció la puesta en marcha de un programa por el cual puedan recuperar su patrimonio. Explicó que se trata de reposición "para que ustedes no terminen con pérdidas", pero siempre bajo el principio de la corresponsabilidad, en la que los gobiernos municipal, estatal y federal, así como las personas y las familias, ponen "un poquito".

El director del Fondo Nacional de Desastres Naturales, (Fonden), Carlos Ballo Martínez, informó de la liberación inmediata de recursos para atender las necesidades de quienes hayan sido afectados por el huracán en la península de Yucatán.

El funcionario federal explicó que el objetivo es apoyar especialmente a las personas más necesitadas de esta entidad, muchas de las cuales se encontrarían en la zona norte de Quintana Roo y en comunidades indígenas.

publicidad

El funcionario destacó la gran importancia de apoyar de inmediato al gobernador Félix González Canto, para atender las necesidades de la zona Maya ya que su circunstancia es de extrema pobreza, por lo que el paso del meteoro obliga a darle celeridad a los recursos económicos.

También mencionó que el Fonden tiene un presupuesto superior a los 160 millones de dólares (unos 1,700 millones de pesos) para atender cualquier contingencia en el país.

Ballo Martínez mencionó que el trabajo realizado con el gobierno del estado es de una verdadera organización y consideró que su gobernador hizo un trabajo totalmente humanitario y de respuesta inmediata a quienes mas lo necesitan.

Entre los primeros apoyos que prestarán a las personas afectadas figuran cobertores, láminas de cartón y recursos económicos frescos para labores de reconstrucción.

Los huracanes son los fenómenos peligrosos más frecuentes en el Caribe. Si también se consideran las tormentas tropicales, el área ha sufrido cientos de estos eventos.

El huracán Gilbert impactó las costas caribeñas y la costa del Golfo de México en 1988, causando daños generalizados en México, Jamaica, Haiti, Guatemala, Honduras, República Dominicana, Venezuela, Costa Rica, y Nicaragua.

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) decretó la alerta también en los estados de Campeche y Yucatán, en el Caribe mexicano, debido a la presencia del huracán.

publicidad

Con Emily se ha batido una marca histórica con la formación de dos huracanes y cinco tormentas tropicales en los primeros 42 días de la temporada anual del Atlántico.

Además de Emily, se han formado las tormentas tropicales Arlene, Brett, Cindy y Dennis que también se transformó en huracán.

La temporada ciclónica del Atlántico comienza cada año el 1 de junio y finaliza el 30 de noviembre, y para 2005 los meteorólogos han pronosticado la formación de quince tormentas tropicales.

De ellas, ocho pueden convertirse en huracanes, cuatro de los cuales podrían ser "mayores".

Las autoridades del norteño estado mexicano de Tamaulipas, fronterizo con Texas (EU), emprendieron la evacuación de tres municipios ante la llegada, el martes, de Emily.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad