publicidad
.

Por la salud de los niños logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc7be3...

Por la salud de los niños

Por la salud de los niños

La actriz Bárbara Mori se puso al frente de una campaña para que las latinas alimenten con leche a sus hijos.

Este mensaje es clave para los hispanos, ya que de acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), actualmente más de una tercera parte de los hispanos en los Estados Unidos son obesos. La obesidad es la causa de muchos problemas de salud, a los cuales los latinos ya están predispuestos, como la diabetes, la hipertensión y los problemas cardiacos.

Algunos estudios indican que tomar leche baja en grasa y leche descremada no solamente es bueno para desarrollar huesos fuertes, sino que también ayuda a mantener un peso saludable y desarrollar masa muscular tonificada. "Decidí convertirme en portavoz de la campaña hispana del bigote de leche porque me permitió darle a mi hijo un buen ejemplo y al mismo tiempo comunicarle temas importantes cuestiones de salud a la mujeres hispanas", dijo Bárbara.

publicidad

Cuando la gente piensa en mantener un "peso saludable", la mayoría se concentra en lo que hay en su plato, aunque lo que llena sus vasos también es importante. Desde los años setenta ha habido un aumento del 123 por ciento en el consumo de bebidas azucaradas, mientras que el consumo de leche ha bajado. Este aumento en el consumo de bebidas repletas de calorías y azúcar puede estar relacionado con un aumento de peso que no es sano.

"Existe una deficiencia de calcio, especialmente entre niños y adolescentes. Muchos eligen beber sodas azucaradas en lugar de leche. No beben tres vasos de leche al día, y es importante que lo hagan por su salud" dijo Bárbara. "La leche contiene nueve vitaminas esenciales y nutrientes, incluyendo calcio y proteínas", agregó.

Las mamás hispanas tienden a creer que la leche entera tiene mayor valor nutritivo que la leche baja en grasa o la leche descremada. "Yo no sabía que la leche entera y que la leche baja en grasa y la descremada tuvieran los mismos nutrientes. Recientemente, la Academia Norteamericana de Pediatría recomendó a los padres de cambiar de leche entera a leche baja en grasa o leche descremada más o menos alrededor de los dos años de edad, pues le proporciona a los niños todos los nutrientes esenciales, pero sin la grasa adicional. Y eso es muy bueno", dijo Bárbara Mori.

Los padres son clave cuando se trata de enseñar a sus hijos hábitos saludables desde una temprana edad. Un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition sugiere que cuando las mamas incluyen la leche regularmente a la hora de las comidas, no solo se aseguran que sus hijos tomen mas leche sino que también obtengan suficiente calcio al entrar en la adolescencia, que es una etapa crucial para el desarrollo de los huesos.

publicidad

Como madre, esto es particularmente importante para Bárbara. "Como mamá, mi labor consiste en enseñar a mi hijo buenos hábitos alimenticios, para que crezca sano y fuerte. De manera que su alimentación es mi prioridad. Es mi vida entera. ¡Le enseñe a tomar tres vasos de leche al día desde que era pequeñito y ahora lo hace por su cuenta y hasta le gusta!" finalizó Bárbara.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad