publicidad

“Por fin se acabo el drama”. Familia celebra liberacion de Alan Jara

“Por fin se acabo el drama”. Familia celebra liberacion de Alan Jara

En Nueva Jersey la familia de Alan Jara celebró su liberación después de siete años y medio en poder de la guerrilla colombiana de las FARC.

“Por fin se acabo el drama”. Familia celebra liberacion de Alan Jara c63...

Palabras de liberado

NORTH BERGEN, Nueva Jersey –  “Finalmente la vida le dio la oportunidad a Alan Jara de volver a casa”. Con estas palabras, Diana Vanegas Jara expresó la alegría por la liberación de su medio hermano y compañero de crianza después de pasar siete años y seis meses retenido por las FARC en las selvas de Colombia.

Desde la casa de Diana en North Bergen, Nueva Jersey, las miradas no se despegaban de la transmisión de la liberación del ex gobernador del Meta y de la conferencia de prensa en la que se dirigió como un hombre libre a millones de personas.

"Por fin se acabó el drama", “ese es Alan”, “siempre ha sido así”, “desde niño se iba a hacer política”, “no ha perdido el buen humor” eran algunas de las frases que decía Diana mientras Jara contestaba a las preguntas de los medios.

publicidad

A su lado estaba Fernando Bohórquez,  un amigo de infancia de la familia y quien durante los años de cautiverio de Jara levantó carteles exigiendo la liberación de un amigo.

“Estoy viendo a un Alan diferente, con la madurez que le ha dejado el tiempo libre y no porque no la tuviera sino porque la ha seguido decantando”, afirmó.

Jara no asumió su cautiverio como una tragedia sino como una oportunidad: “Ya se acabaron los siete años y medio de descanso”, fue una de las primeras frases del liberado.

Minutos después de terminar la conferencia de prensa sonó el teléfono. La voz de Diana se levantó, y de forma temblorosa respondía. Al otro lado de la línea era el propio Alan Jara quien le daba un saludo gozando de su libertad.

Aunque fue una llamada corta, “me regañó y me dijo que dejara de llorar”, expresó Diana ya con la tranquilidad de que él está bien, aunque cansado.

Y no es para menos. Según las cuentas del político caminó unos 150 kilómetros para llegar al sitio de su liberación. Su cálculo lo hizo con base a ciclos de cuatro mil pasos que durante siete semanas caminó para reunirse con el grupo mediador para la entrega unilateral de la guerrilla de las FARC.

“Pero si está ahí es por su ´tesón´, por la fortaleza de su carácter”, dijo Bohórquez. “Verlo es como si te quitarás un peso de la espalda”, continuó.

publicidad

Activistas por Jara

Un peso que cargaron Diana y Fernando, presentes en celebraciones de independencia colombianas, y otros eventos donde llegaban para pedir la liberación de Jara. “No pasó ni un día en que dejara de pensar en él”, dijo Diana.

Fueron muchas las puertas que tocaron, las organizaciones que visitaron y las aproximaciones a representantes políticos de Colombia para ser la voz de Jara fuera de la selva.

Y la voz de Diana nunca cayó. Desde Estados Unidos siempre le mandó mensajes a través del programa Voces del Secuestro dedicado a las personas en cautiverio. Unos fueron de  fortaleza, otros para que cuidara su salud, y otros para que supiera que no se habían olvidado de él.

“Siempre terminaba los mensajes diciéndole: Pa'lante”, una frase que el mismo Jara señaló como su favorita en la conferencia de prensa.

Este año, los carteles no tendrán que agregar el 2009 al cautiverio, pero la lucha no ha terminado para estos dos activistas que aún les parece mentira ver nuevamente a Alan.

En este tiempo de historia contra el secuestro Diana ha estudiado Derechos Humanos, Ética y Derechos Humanos, y con Jara afuera la perspectiva es otra.

“Durante todo este tiempo se ha creado toda serie de contactos y seguiremos trabajando por la libertad de los que aún quedan. Los que están en la selva son ahora la familia de Alan”, continuó Diana.

Aunque el estado de salud de Alan de Jesús Edmundo Jara es una preocupación, la lucidez de sus palabras y su motivación para trabajar, da tranquilidad a Diana, quien también terminó su propio cautiverio con un aprendizaje: “No protestar por cosas tan sencillas y sin razón de ser”.

publicidad

Ahora la ilusión es poder reunirse con Alán, y quizás el emblema de trabajo sea una frase acuñada en un cartel diseñado por Fernando: “Globalicemos la libertad y la independencia de la humanidad”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad