publicidad

Obama anuncia la apertura de embajadas en Washington y La Habana a partir del 20 julio

Obama anuncia la apertura de embajadas en Washington y La Habana a partir del 20 julio

El presidente anunció la apertura formal de embajadas en Washington y La Habana a partir del 20 de julio.

Embajadas de EEUU y Cuba reabrirán este julio Univision

El presidente Barack Obama anunció formalmente este miércoles que Cuba y Estados Unidos abrirán sus embajadas en Washington y en La Habana, respectivamente, a partir del 20 de julio.

"Este es el comienzo de un nuevo capítulo en la relación", dijo Obama desde la Casa Blanca, acompañado por el vicepresidente Joe Biden.



Además, el jefe de la Sección de Intereses de EE.UU. en La Habana, Jeffrey DeLaurentis, entregó hoy a la Cancillería cubana una carta del presidente Barack Obama dirigida a su homólogo de la isla, Raúl Castro, sobre el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y apertura de embajadas.

DeLaurentis fue recibido por el ministro interino de Relaciones Exteriores cubano, Marcelino Medina, mientras se espera en las próximas horas el histórico anuncio del acuerdo al que han llegado los Gobiernos de  Cuba y Estados Unidos para restablecer sus relaciones diplomáticas.

Estados Unidos y  Cuba anunciarán este miércoles que han llegado a un acuerdo para abrir embajadas en sus respectivas capitales, después de más de seis meses de negociaciones, según adelantaron el martes fuentes de la Casa Blanca.

publicidad

El presidente de EEUU, Barack Obama, y el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, hablarán sobre el anuncio "mañana por la mañana", según dijo a periodistas un funcionario de la Casa Blanca, que pidió el anonimato.

"Anunciaremos formalmente mañana que Estados Unidos y  Cuba han llegado a un acuerdo para restablecer sus relaciones diplomáticas formales y abrir embajadas en las respectivas capitales", señaló el funcionario.

Meses atrás, Obama y el presidente de  Cuba, Raúl Castro, sorprendieron al mundo con su histórico anuncio, el pasado 17 de diciembre, de que iniciarían un proceso para restablecer las relaciones diplomáticas, rotas en 1961.

La apertura de embajadas cerrará la fase del restablecimiento de las relaciones diplomáticas, pero no la total normalización, ya que para eso es necesario, según La Habana, el levantamiento del embargo económico impuesto a la isla en 1962 y la devolución de los terrenos que ocupa la Base Naval de Guantánamo, temas difíciles de resolver.Desde entonces, ha habido cuatro rondas formales de negociación, dos en La Habana y dos en Washington, para concretar la apertura de las embajadas en las respectivas capitales, que se erigirán en los edificios que ahora ocupan las secciones de intereses de ambos países.

La última ronda de negociación, celebrada en mayo en Washington, culminó con el mensaje de que la apertura de las sedes diplomáticas estaba cerca, una idea que se reforzó el día 29 de ese mes, cuando se oficializó la salida de  Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo que elabora el Departamento de Estado de EE.UU.

publicidad

Ese viaje, que marcaría el de más alto rango de un funcionario estadounidense a  Cuba en más de medio siglo, podría no ser inminente, dado que el jefe de la diplomacia de EE.UU. se encuentra en Viena para las negociaciones nucleares con Irán y el plazo para alcanzar un acuerdo en ese tema se aplazó hoy hasta el 7 de julio. El funcionario de la Casa Blanca no precisó este martes  si ya hay una fecha para la reapertura de las embajadas, una ceremonia para la que se espera que Kerry visite La Habana.

Para Obama, terminar con el distanciamiento con Cuba es un elemento primordial de su legado en política exterior. El mandatario ha pregonado durante mucho tiempo el valor de las relaciones bilaterales y ha alegado que el embargo comercial de Estados Unidos sobre la isla comunista ubicada a sólo 145 kilómetros (90 millas) de la Florida no era efectivo.

Desde finales de la década de 1970, Estados Unidos y Cuba han operado misiones diplomáticas denominadas secciones de intereses en La Habana y Washington respectivamente. Las misiones están técnicamente bajo la protección de Suiza, y no gozan del mismo estatus que una embajada plena.

Obama también quiere que el Congreso derogue el embargo económico contra Cuba, aunque enfrenta resistencia de los republicanos y de algunos demócratas. Quienes se oponen a la normalización con Cuba dicen que Obama está premiando prematuramente a un régimen que comete abusos graves a los derechos humanos.

publicidad

El presidente también enfrentará una dura oposición en el Congreso para utilizar dinero de los contribuyentes para construir o reacondicionar una embajada en La Habana. El Congreso tendría que aprobar cualquier solicitud del gobierno para gastar dinero en una embajada.

Republicanos reaccionan al anuncio

La representante republicana por Florida, Ileana Ros-Lehtinen, dijo en un comunicado que abrir una embajada estadounidense en Cuba "no hará nada para ayudar al pueblo cubano, y es sólo otro intento trivial del presidente Obama de salir de compras a conseguir un legado".

El senador por Maryland Ben Cardin, el demócrata de mayor rango en la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, dijo que la apertura de embajadas era parte del "enfoque de sentido común (del gobierno) para con Cuba". Sin embargo, pidió que Cuba reconozca que está fuera de tono con la comunidad internacional en materia de derechos humanos.

"Los arrestos y las detenciones de disidentes deben cesar, y hace falta una genuina pluralidad política", dijo Cardin en un comunicado.

Obama y el presidente cubano Raúl Castro se reunieron en abril durante una cumbre regional, en lo que fue la primera vez que líderes de Estados Unidos y Cuba se reunían en persona desde 1958.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad