publicidad
Chino y Nacho

La farándula se sube al ring político en Venezuela

La farándula se sube al ring político en Venezuela

Los artistas venezolanos no son ajenos a la gran polarización que vive el país y se mojan aunque eso implique perder contratos y ser vetados en ciertos escenarios.

Chino y Nacho
Chino y Nacho

Por Pedro Pablo Peñaloza @pppenaloza, desde Caracas

Los venezolanos que siguieron el festival de Viña del Mar por Tves –la televisora “social” del Gobierno que ocupa el espacio de la cerrada Radio Caracas Televisión (RCTV)- no pudieron disfrutar los recitales de Ricardo Montaner y Alejandro Sanz. La culpa no la tuvo una falla de origen ni una interferencia del satélite. Todo se debió a que esos dos cantantes no sintonizan con la señal ideológica de la revolución chavista.

Tves decidió no transmitir las presentaciones de Sanz y Montaner por temor a que condenaran al Gobierno del presidente Nicolás Maduro. Y no se equivocaron. Montaner aprovechó los reflectores de la Quinta Vergara para manifestar su respaldo al líder opositor Leopoldo López y todos los presos políticos en el país.


Es una especie de ring de boxeo de celebridades bolivarianas. Aunque la sangre aún no llega al río los galanes y las divas que hacen delirar a las masas se enzarzan en peleas donde abundan los insultos y golpes bajos. Actores, cantantes y modelos esconden sus brillantes dentaduras, fruncen el ceño y se lanzan al ataque por sus ideas políticas. La polarización entró de lleno en la farándula venezolana.

Los artistas nacionales que rechazan públicamente al régimen chavista, se exponen a algo más que un simple abucheo o censura. “Pierden contratos. Recuerda que aquí el Gobierno es el gran empleador, incluso en temas de espectáculos. Los marginan de los festivales que organizan gobernaciones, alcaldías y demás entes públicos”, apunta la periodista Carmela Longo, especializada en la fuente de Espectáculos. De hecho, artistas y humoristas han denunciado que les niegan la posibilidad de exhibir sus obras en teatros y hoteles controlados por el Estado.

publicidad

Distanciarse de la revolución es alejarse de una importante y variada fuente de ingresos. Altos funcionarios y “enchufados” –término despectivo que identifica a empresarios y burócratas relacionados con el Gobierno- “son los únicos que en este país organizan fiestas privadas con cantantes destacados. Por esos eventos, cobran más que por un concierto normal”, asegura la veterana reportera.

Rojos contra azules

En el mundo de las artes, ya no hay espacio para las caretas. “Por un tiempo, defendí la imparcialidad política por parte de los artistas de mi país. El argumento que me hacía caminar por la supuesta calle del medio era la intención de no irrespetar la ideología de ningún fanático de mi música (…) a todas estas, la conciencia a mí no me dejaba tranquilo, yo no quería encontrarme con un cobarde frente al espejo”, expresó Miguel Mendoza, mejor conocido como “ Nacho”, del famoso dúo Chino y Nacho.

Nacho se describe como un líder en la voz del miedo /Univision


“Nacho” no compartió esa reflexión en medio de un concierto de reguetoneros o frente a una enfervorizada multitud de quinceañeras. El mensaje formó parte del discurso que pronunció el 12 de febrero ante los diputados de la Asamblea Nacional, controlada por la oposición, como orador de orden en la sesión especial del Día de la Juventud.

Las críticas vertidas por el cantante contra el presidente Nicolás Maduro le costaron la anulación de su pasaporte, en un extraño incidente que se registró en el aeropuerto internacional de Maiquetía el 20 de febrero cuando llegaba procedente de Miami. “No voy a poder salir del país, pero la lucha es desde aquí. Ahora me quedo en Venezuela pa’ darles más duro, hasta con el tobo pa’ que se terminen de ir”, declaró “Nacho” en un video que colgó en sus redes sociales. Posteriormente, el Servicio Administrativo de Identificación Migración y Extranjería respondió que todo fue un “error” y le expidió otro documento.

publicidad

“Lo normal es que los protagonistas de la cultura popular, aunque puedan eventualmente tener y mostrar sus preferencias políticas, no necesiten hacerlo. Lo masivo-popular no necesita asociarse a preferencias políticas, que más bien podrían quitarle público a los ‘artistas’. Pero en Venezuela la exigencia chavista de construir una realidad paralela le ha obligado a cultivar también a ‘sus’ artistas populares, mientras que aquellos que no simpatizan con el Gobierno se han visto aventados hacia otros destinos, en el exilio o hacia otras actividades distintas”, explica la psicóloga social y filósofa Colette Capriles.


La pelea ha llegado hasta la denominada alta cultura. La pianista y arreglista Gabriela Montero, ganadora del Grammy Latino en 2015, fustigó al reputado director de orquesta, Gustavo Dudamel, luego de su presentación en el Super Bowl de este año. La
opositora Montero difundió en sus redes una caricatura contra Dudamel, simpatizante del chavismo, en la que transforma sus rizos en símbolos de dólares.

“Dos músicos académicos con carrera internacional y gran talento que se definen también como militantes políticos. Lo que resulta chocante del caso Dudamel es que es imposible distinguir lo que su carrera le debe a su talento y lo que le debe a su militancia, y eso arroja una terrible duda ética (y a veces estética) sobre su propia manera de ejercer su arte”, opina la profesora Capriles sobre esta distinguida refriega.

publicidad

Firmamento mundial

En su última campaña electoral, arrastrando los dolores del cáncer que acabaría con su vida, el difunto comandante Hugo Chávez recorrió el país en 2012 junto con una serie de músicos que animaban a sus simpatizantes e interpretaban el jingle “Chávez, corazón del pueblo”. La banda estaba conformada por el cantautor Hany Kauam, el merenguero Omar Enrique y Los Cadillac’s, quienes acaban de alzarse con el Grammy Latino en la categoría Dúo Tropical del Año.


Chávez, quien se promovía como un líder planetario, recibió en Miraflores a luminarias del espectáculo mundial como Oliver Stone, Danny Glover, Kevin Spacey, Naomi Campbell y Sean Penn, quien incluso asistió a su funeral en Caracas el 8 de marzo de 2013. Sin embargo, jamás se entendió con la mayoría de las estrellas locales. “¡Cuidado con las telenovelas, esas capitalistas, envenenan!”, alertó en agosto de 2008, cuestionando el que hasta ese momento era el principal producto de exportación de la televisión criolla.

“El afán hegemónico del chavismo toca, naturalmente, a la cultura popular urbana como a todo lo demás, pero con un énfasis particular porque el chavismo es esencialmente un espectáculo, algo que ocupa masivamente un espacio comunicacional, y creó una continuidad (o una indistinción) entre farándula y política bastante inusual”, indica la profesora Capriles.

publicidad

No obstante, siempre el elenco opositor ha sido mayor por una sencilla razón: el chavismo embistió desde un principio a los medios de comunicación, fuente de trabajo de los artistas. Esta confrontación provocó en 2007 el cierre de RCTV, productora de teleseries que recorrieron el mundo como “Abigail”, “Topacio”, “Cristal” y “Kassandra”, entre otras.

La represión que sufrieron las protestas contra el presidente Maduro en 2014, que dejaron más de 40 muertos, y el encarcelamiento del fundador de Voluntad Popular, Leopoldo López, generaron la reacción de verdaderos astros del entretenimiento. El 19 de febrero, al cumplirse dos años del cautiverio de López, Jared Leto, Fher Olvera –Maná-, Sting, Sanz y Montaner exigieron su pronta liberación.

La profesora Capriles considera que el protagonismo que han adquirido los miembros de la farándula en el debate nacional interpela directamente a la clase dirigente venezolana. “Es interesante pensar qué está pasando con los códigos del discurso público, cuáles son las figuras que convocan y en qué términos, y cómo hacer para que ese discurso público deje de ser evaluado en términos de popularidad y empiece a serlo en términos de su capacidad de revelar realidades y de cambiarlas”. La política se escribe con “p” de pantalla y, en revolución, el show debe continuar.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Like most children in this country, Arlette Espaillat is fighting to improve her reading comprehension skills. This is especially difficult for Arlette: she moved to the US from the Dominican Republic only two years ago, and she cannot yet read at the level that experts recommend for her grade. Here is her story.
publicidad