publicidad
La amenaza real tras la guerra imaginaria de Chávez

La amenaza real tras la guerra imaginaria de Chávez

La amenaza real tras la guerra imaginaria de Chávez

La preocupación principal de Chávez era su lucha contra el cáncer, pero ahora parece que sus angustias han evolucionado hacia el convencimiento de una eventual invasión extranjera o de un plan para matarlo.

La amenaza real tras la guerra imaginaria de Chávez
La amenaza real tras la guerra imaginaria de Chávez

Venezuela ha gastado “11 mil millones de dólares en el último lustro” en compras de armamento a Rusia.

Para Hugo Chávez, encontrar una reacción acorde a su estándar le tomó unos días. Primero, el líder venezolano lamentó la muerte de su amigo Muammar Gadafi en la ciudad andina de La Grita, añadiendo que él mismo rezaba por “paz de Venezuela, por la paz de América Latina para que logremos blindar a este continente de guerras, de invasiones, de golpes de Estado...por que nos respeten el derecho de ser libres, de ser independientes.”

Pero la semana pasada, Chávez volvió a las primeras planas con el anuncio de la llegada inminente de nuevo arsenal de origen ruso: material antiaéreo, nuevos batallones de tanques y artillería para costa y sierra. Según las fuentes oficiales, Venezuela ha gastado “11 mil millones de dólares en el último lustro” en compras de armamento a Rusia.

publicidad

“Eso nos hace falta para la defensa del país”, dijo Chávez al hacer su anuncio. “Vean ustedes cómo está el mundo (…) A que nadie se atreva a venir pa’acá a aplicarnos la fórmula Libia o la que sea”.

Los rezos por la paz también tienen su límite.

Entonces, como sobrecogido por una súbita epifanía estratégica, el viernes 28 de octubre Chávez decretó un incremento salarial del 50% para todo el personal militar, en una clara movida destinada a reforzar la lealtad de su ejército.

Hasta el momento de la muerte de Gadafi, la principal preocupación personal de Chávez era el inestable progreso de su lucha contra el cáncer "sobre lo cual hay más especulación que datos concretos", pero ahora parece que sus angustias han evolucionado hacia el convencimiento de una eventual invasión extranjera…o de un plan para matarlo.

“No es que vamos a andar con una obsesión, con una manía persecutoria, pero de verdad que el asesinato como política de Estado del imperio lo ha usado desde hace mucho tiempo”, dijo el domingo 6 de noviembre.

Aunque él lo niegue, declaraciones de este tipo deslizan un estado de ansiedad creciendo en el líder. Quizá teme un final parecido al de otros líderes duros como el mismo Gadafi "sodomizado y luego ejecutado con disparos a quemarropa por los rebeldes libios", Saddam Hussein "colgado en la horca por el gobierno interino iraní en 2006", o quizá como el dictador rumano Nicolae Ceausescu "fusilado por un pelotón en 1989. Todos ellos intentaron escapar y fueron encontrados. Todos ellos aseguraban tener el apoyo de los suyos. Todos ellos estaban convencidos que su pueblo les amaba.

publicidad

En entrevistas hechas por Univision News a analistas y fuentes en Venezuela, el panorama que emerge le trae buenas noticias al chavismo. Por el momento al menos, Chávez no está en la mira.

Milos Alcalay, ex embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas, dijo a Univision News que Venezuela no representa una verdadera amenaza para Estados Unidos y que, por lo tanto, un escenario de invasión es impensable. “La única opción para algo así sería que Chávez apoyara abiertamente al terrorismo o que apunte sus misiles hacia Estados Unidos. Pero aparte de eso, con la dependencia del dinero estadounidense que tiene Venezuela, todos sus discursos son pura habladuría”.

La verdadera amenaza para Venezuela, sin embargo, parece ser el frenesí de consumo armamentista de Chávez para armarse hasta los dientes.

“Creo que hay muchos motivos para preocuparse”, dijo Dough Farah, periodista e investigador senior del Centro de Análisis y Estrategia Internacional (International Assessment and Strategy Center). “Parece que ahora Chávez está dispuesto a negociar en términos muy desfavorables con Rusos, Chinos y otros, ofreciendo a cambio de armas los recursos naturales (principalmente petróleo). No tiene efectivo, pero al asumir deudas enormes con estos países se asegura que le puedan ayudar a sobrevivir, en especial porque ellos saben que cualquier gobierno no-Bolivariano puede anular estos contratos. Así que (Chávez) obtiene sus armas y su protección internacional en uno”.

publicidad

“Ha gastado 20 mil millones de dólares en compras de armas en un guerra imaginaria”, dijo hace poco el candidato presidencial de la oposición venezolana Pablo Pérez al diario miamense El Venezolano. Pérez es uno de los candidatos que buscar liderar en las primarias de la oposición por la alianza Mesa de la Unidad Democrática. “Con todo ese dinero se hubieran podido generar 1 millón 100 mil empleos directos e indirectos”, recalcó.

El carrito de compras militares de Chávez ha tenido adquisiciones erráticas en el pasado, sobre todo después del bloqueo ordenado en 2006 por los Estados Unidos, el cual sobre toda venta de armamento y tecnología militar a Venezuela. Esto hizo que el chavismo buscara el apoyo de aliados como China y Rusia.

Orlando Ochoa Terán, un conocido consultor y analista de inteligencia venezolano, le dijo a Univisión News que “la tecnología bélica rusa ha perdido el brío de sus mejores momentos”. Ochoa puso como ejemplo los helicópteros MI-17 y los cazabombarderos Sukhoi, ambos famosos por sus problemas de adaptación al clima tropical.

Los tanques rusos T-72, que pesan 40 toneladas, no pueden desplazarse por el territorio venezolana.  “Son tan pesados que no hay puentes ni carreteras que los resistan”, aseguró Ochoa.

Cuando en 2008 Chávez ordenó enviar los T-72 a la frontera con Colombia en respuesta al clima tenso con su país vecino, “los tanques nunca pudieron llegar”, explicó Ochoa. “Fue uno de los momentos más vergonzosos de la presidencia de Chávez”.

publicidad

Aún si Chávez pudiera llevar sus amenazas al terreno de un enfrentamiento real con algún enemigo, según Alcalay los resultados serían desastrosos para él, con todo y sus nuevos juguetes bélicos. “Venezuela nunca ha ido a una guerra”, dijo Alcalay. “En cambio, el ejército colombiano está acostumbrado a pelear a diario contra la guerrilla, están entrenados en combate. Chávez no tiene ningún chance”.

Un informe de enero de 2011 emitido por la Asociación Civil Control Ciudadano, explica que respecto a la pretensión de desarrollar una industria militar endógena, a la fecha no se ha visto ningún resultado. Lo único visible es la instalación de una planta para la producción de fusiles de asalto rusos Kalashnikov AK-103/AK-104 y otra de municiones 7,62x39 mm, en Maracay, estado Aragua”. Hasta el momento, dicha planta no se encuentra operativa.

“Mucha de la retórica chavista es repetitiva”, explicó a Univision News Rocío Sánchez, presidenta de Control Ciudadano. “Siempre está la amenaza de ir a la guerra con Colombia. Siempre están los ataques del imperio (Estados Unidos)”. En ese estado de cosas, un escenario de invasión estadounidense, en palabras de Sánchez es “una hipótesis imposible”.

Milos Alcalay dice que debemos recordar que Chávez nunca se dirige a los especialistas y entendidos que saben detectar cuándo está alardeando. “Sus discursos funcionan para la gente de adentro, para la gente del barrio, para el pueblo que necesita sentir que su líder está a cargo.”

publicidad

“Es a ellos a quienes Chávez se dirige”.

@smairata

Versión en inglés de este artículo

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Juan García del ACT, uno de los dos exámenes estandarizados, nos habla de las cosas que se deben evitar a la hora de llenar la admisión universitaria.
publicidad