publicidad
Jeb Bush

Jeb Bush reaparece en el familiar estado de Texas dando clases de liderazgo

Jeb Bush reaparece en el familiar estado de Texas dando clases de liderazgo

Luego de uno de los periodos más difíciles en su carrera, el ex precandidato presidencial clama por liderazgo real.

Jeb Bush
Jeb Bush

Jeb Bush está rehaciendo su imagen pública y no encontró un mejor lugar para lograrlo que Texas. Luego de su fracasada candidatura por la nominación presidencial y del triunfo de su mayor enemigo en el Partido Republicano, el ex gobernador de Florida se ha transformado en una voz de la moderación.

Bush está en Texas, específicamente en la universidad Texas A&M para impartir un curso breve sobre liderazgo político en la escuela de servicio público y gobierno que lleva el nombre de su familia.

En el estado reside la mayor parte de su parentela: su hermano George W, sus padres y su hijo George P. Bush, el actual Comisionado de Tierras del estado.

Rodeado por ellos y sus adeptos, realizó una presentación pública este martes a tan sólo 10 días de que la persona que más desacreditó su candidatura que partió como la favorita para quedarse con la nominación jure como el presidente 45 de Estados Unidos.

El elefante en la habitación

Aunque Bush nunca mencionó el nombre de Donald Trump se refirió a él en varias ocasiones, en su mayoría para entregar consejos de buen gobierno.

Era el elefante en la habitación, en este caso en el auditorio más grande de la universidad, que el ex gobernador de Florida logró repletar.

Con momentos de humor y seriedad Bush se enfrentó con la realidad política del gobierno de Trump. “Cuando alguien se convierte en presidente debemos rezar por esa persona, esperar lo mejor, espero sinceramente eso. Dejando afuera todo lo de Twitter, espero que Melania le robe el teléfono”, dijo desatando las risas del público.

publicidad

Al responder qué le ayudará al país a superar las divisiones políticas, Bush puso como ejemplo a Ronald Reagan y dijo que “él no hacía bailes de victoria, ni tuvo la actitud de aplastar a sus opositores o de dar ultimátums. Nunca lo hizo personal”, aseguró.

El ex gobernador de Florida fue más allá e incluso señaló que “tener una opinión diferente no es malo, ni hace a alguien débil”, usando la palabra con la que Trump destruyó su imagen política en las primarias y que lo persiguió hasta su salida de la carrera presidencial.


Pasado en contra de Trump

Durante la campaña presidencial la relación entre Trump y Bush no pudo ser peor. Al principio el ex gobernador de Florida lideraba las encuestas y eso lo hizo ser el blanco principal de los ataques del millonario, que desde el inicio plasmó un estilo confrontacional a la carrera.

Además de “débil” Trump describió a Bush como “carente de energía” e “inefectivo”. En algunos debates lo hizo callar y lo minimizó frente al público.

Bush no estaba preparado para ese estilo de batalla y aunque lo intentó, no pudo contrarrestar la agresividad de Trump, ni la caricatura que el magnate pintó de él.

Tras salir de las primarias republicanas el ex gobernador de Florida fue uno de los primeros en dar la espalda a Trump, posición que no cambió hasta el final.

publicidad

“Donald Trump no ha demostrado fortaleza de carácter y temperamento. No es un conservador consistente”, declaró Jeb.

Relacionado
La familia Bush no habló de la campaña republicana hasta el día que Geor...
Cómo los Bush le pagan con la misma moneda a Donald Trump
Una revancha frente a las malas jugadas contra Jeb Bush en la campaña. Diferencias ideológicas profundas o el simple deseo de eludir a una figura como el magnate. La familia Bush ha intentado ausentarse de la carrera por la Casa Blanca, pero les ha sido imposible.

La familia Bush hizo lo mismo. Los ex presidentes George H. Bush y George W. Bush no participaron en la convención republicana que se realizó en Cleveland en julio.

Los voceros de ambos recalcaron que ninguno “participaría o comentaría sobre la campaña republicana” durante este ciclo electoral. Una posición muy diferente a la que tomaron en 2008 con John McCain y 2012 con Mitt Romney.

Ambos votaron por Hillary Clinton, según información que trascendió de fuentes cercanas a la familia y en medios de comunicación.


Otra etapa

Bush marcó una presencia sólida en el escenario, donde su único momento emocional fue cuando reconoció a su padre George H. Bush y lo describió como el “mejor de los mejores hombres con vida”.

publicidad

Bush definió el liderazgo político como la capacidad de mostrar un camino entre las divisiones. “No se trata de ser el señor popular, pero de lograr un cambio real”, comentó.

El ex gobernador de Florida recalcó la necesidad de líderes que cumplan con lo que prometen durante sus campañas y que están conscientes de las necesidades y desafíos que el país necesita enfrentar como la reforma al seguro social y Medicare, terrorismo y ciberseguridad.

“Actualmente las personas no están dispuestas a invertir capital político y yo me pregunto ¿qué diablos están pensando?”, exclamó.

“Debemos volver a las tradiciones y permitir que las nuevas generaciones emerjan como líderes”, exclamó mirando a su hijo.

Respecto a la política exterior sobre Cuba, aseguró que "se dio mucho por nada a cambio" e insistió en que no se debe levantar el embargo hasta que existan cambios sustanciales en la democracia.

“La noción de que los dictadores desaparecen en la sombra de la noche es falsa”, dijo.

Sobre Venezuela, Bush describió al país como un completo desastre y llamó a redefinir la relación con América Latina y tener una presencia más decisiva en la región.

25 momentos de campaña que nos hicieron reír (o sentir vergüenza)
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad