publicidad
Un manifestante se planta delante de la policía en Quito.

Disturbios en Ecuador por la luz verde a la reelección presidencial indefinida

Disturbios en Ecuador por la luz verde a la reelección presidencial indefinida

Las protestas derivadas de la aprobación de la medida promovida por Correa acabaron con heridos y detenidos.

Un manifestante se planta delante de la policía en Quito.
Un manifestante se planta delante de la policía en Quito.

Por Alberto Andreo (@andreoalberto) desde Quito.


Restos de cartón, palos, cauchos quemados y un fuerte cordón policial es lo que quedó en las cercanías de la Asamblea Nacional de Ecuador, en Quito, tras una jornada de protestas contra el gobierno de Rafael Correa y su decisión de aprobar un paquete de 16 enmiendas constitucionales que permiten, entre otras cosas, la reelección presidencial indefinida.

Medio millar de opositores se enfrentaron a las fuerzas de seguridad en su intento fallido de llegar a la sede del legislativo a expresar su rechazo a esta decisión promovida por el gobierno de Correa.

Lea también: Aprueban reelección presidencial indefinida

Pero el saldo de las protestas no se queda en basura y escombros. Según la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), hay cerca de 20 detenidos por los disturbios, entre los que se encuentra el presidente del partido Concertación Nacional, César Montúfar, y 13 agentes heridos, según la policía. 

Además, el periódico El Comercio denunció que uno de sus fotógrafos en el lugar resultó herido durante una de las cargas de los efectivos de seguridad. También se pudo ver a un líder indígena herido.

El ministro del Interior, José Serrano Salgado, afirmó en su cuenta de Twitter que se investigaría el incidente.

Pero la indignación por la reelección no se quedó en la capital. En otras ciudades como Cuenca (sur), Guayaquil  (suroeste), Ibarra (norte) o Ambato (centro) también se registraron protestas, pero sin incidentes, informaron medios locales.

Desde temprano este jueves, se veía venir caliente el día en la capital tras el anuncio en la víspera por parte de los manifestantes de que acamparían en el parque de El Arbolito, a unos pocos minutos de la sede legislativa, en vigilia preparatoria para tratar de llegar a la Asamblea a exponer sus quejas ante las enmiendas constitucionales que, con su mayoría parlamentaria, el oficialista Alianza País finalmente aprobó tras horas de debate.

“Fueron alrededor de 500 personas y estuvo fuerte el enfrentamiento con la policía como a las 10 de la mañana”, comentó a Univisión una encargada de un quiosco cercano a la Asamblea que no quiso facilitar su nombre.

publicidad

Cuenta que los manifestantes “le cayeron a palos” y que “quemaron llantas” frente a los policías y que estos respondieron “con los caballos y los gases”.

“Tumbaron a la policía y levantaron las vallas”, agregó en alusión a la verja metálica que habían instalado las fuerzas de seguridad para impedir el acceso al edificio legislativo en un dispositivo de seguridad que, además de centenares de agentes a pie, incluyó decenas de unidades  a caballo.

Un grupo de asambleístas trató de llegar junto a manifestantes a la Asam...
Un grupo de asambleístas trató de llegar junto a manifestantes a la Asamblea.

En uno de los varios choques entre las fuerzas de seguridad y los opositores, Andrés Páez, diputado por el opositor partido Creando Oportunidades y famoso en las últimas semanas por su intención no concretada de subirse a un ring con el presidente ecuatoriano Rafael Correa, resultó herido al “caerse de bruces”, según reveló en una entrevista.

Rodeados de manifestantes, Páez junto con otros asambleístas opositores que enarbolaban pancartas contra Correa y la aprobación de las enmiendas trataron de acceder a la Asamblea, al grito clásico en las últimas manifestaciones antigubernamentales de “Fuera Correa fuera”. 

Pero para el ministro del Interior eso fue sólo una “excusa” de los asambleístas para no participar en un segundo debate parlamentario del que fueron parte solo 9 de los 37 diputados opositores frente a los 100 del oficialista Alianza País.

publicidad

El punto álgido de la protestas se alcanzó cuando se aprobaron definitivamente las enmiendas y los manifestantes arremetieron “con todo” contra la policía, aseguró otra vendedora informal del mismo parque de El Arbolito que tampoco quiso facilitar su nombre.

“La policía fue a por todos, no respetó a nadie, ni siquiera a nosotras que trabajamos aquí”, lamentó.

A pesar de las protestas y de la intención de los grupos que integran las manifestaciones de mantenerlas de forma indefinida, la mayoría oficialista de la Asamblea aprobó las 16 enmiendas a la Carta Magna, entre las que se incluye la reelección presidencial, medida eje de las protestas y que entrará en vigor en mayo de 2017.

Esta fecha impide al actual jefe del Ejecutivo ecuatoriano presentarse a una segunda reelección. Sin embargo desde la oposición se defiende que esta es una medida que permitirá a Correa presentarse en un futuro.

El mismo Correa, quien se encuentra en París participando en la Cumbre del Clima (COP21), felicitó a los asambleístas por la aprobación de las enmiendas.

Rafael Correa celebró la decisión y criticó las protestas.
Rafael Correa celebró la decisión y criticó las protestas.

“¡Qué triunfo del pueblo ecuatoriano!”, escribió en su Twitter a la vez que criticó las protestas.

El tono festivo del presidente ecuatoriano coincidió con las celebraciones en la plaza de la Independencia, en el centro de Quito y a unas pocas calles de la Asamblea, donde se encuentra el palacio de Carondelet, sede del Gobierno.

En el lugar alrededor, de 150 simpatizantes oficialistas celebraron la aprobación de las enmiendas con gritos a Correa y ondeando banderas con la cara del líder de la conocida como “revolución ciudadana”.

Pero los opositores no dan por perdida la batalla: han asegurado que seguirán las protestas y no descartaron presentar demandas de inconstitucionalidad contra las enmiendas aprobadas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad