publicidad
La Primera Dama visita un comedor escolar en Virginia

Se acerca una tregua en la guerra por la comida en comedores escolares

Se acerca una tregua en la guerra por la comida en comedores escolares

Estudiantes se resisten a comer sano

La Primera Dama visita un comedor escolar en Virginia
La Primera Dama visita un comedor escolar en Virginia

Un proyecto de ley presentado en el Senado este lunes busca relajar los estándares alimentarios impuestos a las escuelas durante los pasados años, por ejemplo reduciendo la cantidad de granos integrales requeridos en los alimentos y retrasando el plazo que se les dio a los comedores escolares para recortar los niveles de sodio.

El proyecto podría apaciguar a algunas escuelas que se han quejado de que las reglas son difíciles de cumplir, pero no llega tan lejos como otra propuesta presentada en 2014 por los republicanos en la Cámara para eximir a las escuelas de tener que cumplir con los parámetros.

Los parámetros del gobierno federal, que entraron en vigor a partir de 2012, requieren límites a la grasa, calorías, azúcar y sodio que se sirve en los comedores escolares y en las escuelas en general.

Tras dos años de disputas públicas por los estándares, la nueva propuesta podría representar una tregua entre algunos directores de comedores escolares y la primera dama Michelle Obama, una activa defensora de la sana nutrición en las escuelas.

En una ocasión la Primera Dama incluso dijo que pelearía "hasta el final" para que los estándares no fueran modificados.

Primera Dama y republicanos pelean por comida Univision

La Asociación de Nutrición Escolar, que integran directores de nutrición escolar y empresas que venden alimentos a las escuelas, apoya el proyecto de ley. "En ausencia de más fondos, este acuerdo es un alivio a los retos operativos y provee a los programas de alimentos escolares flexibilidad fundamental para ayudarles a planear alimentos saludables atractivos para los estudiantes", dijo la presidenta del grupo, Jean Ronnei.

La Casa Blanca aún no se ha expresado sobre el proyecto, pero ayudantes legislativos dijeron que la administración estuvo involucrada en la redacción del proyecto, y deberían aprobarlo.

Los estándares actuales, por ejemplo, requieren que todos los alimentos elaborados a base de granos que se utilicen en los comedores escolares deben ser integrales.

publicidad

Algunas escuelas argumentan que las reglas son muy estrictas y que, por ejemplo, la pasta integral es más difícil de cocinar y que a muchos estudiantes no les gusta.

En el sur muchas escuelas tenían problemas para adquirir productos integrales típicos de la cocina regional, como los ¨biscuits¨ y los ¨grits¨ (polenta). Otras escuelas en el suroeste se quejan de que los estudiantes no quieren comer tortillas integrales.

El nuevo proyecto de ley permite a las escuelas servir productos elaborados con granos refinados por lo menos una vez a la semana.

También retrasaría por dos años adicionales la imposición de estándares más estrictos en el uso de sodio, que debían entrar en vigor en 2017.

Las escuelas alegaron que iban a tener que quitar alimentos muy populares de sus menúes, si la medida entraba en efecto en 2017.

La nueva legislación también le exige al Gobierno encontrarle una solución al desperdicio de frutas y vegetales, que muchos estudiantes simplemente tiran a la basura.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad