publicidad
Una maestra protesta durante la visita del presidente Obama a Detroit

Maestros de Detroit siguen ausentándose de escuelas en protesta por condiciones insalubres

Maestros de Detroit siguen ausentándose de escuelas en protesta por condiciones insalubres

Por el momento nadie les puede obligar a regresar a clases

Una maestra protesta durante la visita del presidente Obama a Detroit
Una maestra protesta durante la visita del presidente Obama a Detroit

Maestros en Detroit siguen ausentándose masivamente de las escuelas en protesta por sus bajos salarios, el tamaño de las clases y las condiciones de las escuelas, y aunque las autoridades escolares quieren obligarlos a regresar a las aulas, no tienen las herramientas para hacerlo.

Las huelgas en las escuelas están prohibidas por ley en Michigan, y el lunes pasado una jueza estatal rechazó una petición de las Escuelas Públicas de Detroit (DPS) para obligar a los maestros a regresar a clases, determinando que no existen suficientes pruebas de que el ausentismo haya sido promovido como forma de protesta por el sindicato de maestros o su presidente.

El ausentismo masivo comenzó el pasado lunes 11 de enero, cuando más de 60 escuelas cerraron porque sus maestros no fueron a clases. El martes siguiente cerraron dos docenas de escuelas, y el miércoles sólo cinco. El DPS sirve a 47 mil estudiantes, la mayoría afroamericanos, e hispanos en menor medida.

En medio de los cierres, el alcalde de Detroit, Mike Duggan, visitó varias escuelas y observó un ratón muerto, niños pasando frío, sin calefacción en las salas y abrigados completamente, y el piso dañado de un gimnasio en uno de los planteles. El alcalde no tiene jurisdicción sobre las escuelas pero dijo que puede ordenar mejoras a los edificios.


Los maestros también reclaman que sus sueldos son de apenas $32 mil anuales -menos que maestros en comunidades vecinas- y que deben pagar 25% de su salario en servicios de salud, cuando hace cinco años no pagaban nada.

También afirman que a menudo deben comprar materiales para las aulas, de su propio bolsillo, y que las escuelas no tienen calefacción, aire acondicionado, tienen techos dañados por la humedad, cañerías que filtran agua o ratones.

Cuando se pensó que la protesta ya había desaparecido, el miércoles 20 de enero unos 865 maestros faltaron a clases y más de 85 de las 100 escuelas del DPS tuvieron que cerrar sus puertas.

Funcionarios del DPS alegaron en corte que la Federación de Maestros de Detroit y su presidente no han hecho lo suficiente para pedirles a los 3.700 educadores en su matrícula que desistan de ausentarse a clases, y que tienen el deber de decirles que lo que están haciendo es ilegal.

publicidad

El sindicato, por su parte, sostiene que los maestros están en libertad de defender sus reclamos.

El tribunal estatal programó una audiencia para el próximo mes de febrero, para considerar si emite un interdicto que obligue a los maestros a regresar a clases.

El DPS registró el año pasado un déficit de $46 millones y se espera que su deuda aumente a $500 millones en verano. El gobernador Snyder ha pedido una asignación de $715 millones durante 10 años para lidiar con la deuda y relanzar el DPS bajo un nuevo nombre.

Por su parte, la mayoría republicana en la legislatura de Michigan prometió aprobar rápidamente una ley para declarar las ausencias como paros ilegales.

Relacionado
Padres y maestros protestan frente a sede del distrito escolar de Detroit
Escuelas de Detroit cierran por ausencia de maestros que protestan por estado deplorable de planteles
Los maestros dicen que trabajan en edificios infestados de roedores, hongos y con aulas repletas
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad