publicidad

Polémica por uso de barba en caso contra multiasesino, obligó a detener juicio

Polémica por uso de barba en caso contra multiasesino, obligó a detener juicio

Una polémica sobre el derecho a usar barba motivó que el proceso judicial contra el mayor del ejército Nidal Hasan se detuviera.

Código militar prohibe la barba

DALLAS - Una polémica sobre el derecho a usar barba motivó que el proceso judicial contra el mayor del ejército Nidal Hasan, sospechoso de la muerte de 12 soldados y un civil en Fort Hood, Texas, en 2009, se detuviera.

Los abogados de Hasan expusieron a una Corte Militar de Apelaciones en Virginia los motivos por los que su cliente, adepto al islam, se ha dejado crecer la barba en la prisión de Texas -donde espera el juicio- y su deseo de mantenerla por los preceptos de su fe.

Los defensores acudieron a la Corte de Apelaciones, luego de que el juez militar a cargo del proceso, el coronel Gregory Gros, ordenara a Hasan quitarse la barba, pues de no hacerlo sería rasurado a la fuerza.

Los abogados del acusado por la peor masacre registrada en una base militar estadunidense argumentaron ante la corte que la orden del juez militar estaba prejuiciada y que el magistrado debe ser sustituido.

Los abogados también buscan que la corte de apelaciones revoque seis resoluciones de desacato que el juez Gross ha dictado en contra de Hasan, por asistir a las audiencias judiciales portando barba.

Hasan dejó crecer su barba durante el verano pasado desafiando con ello las normas de aseo del ejército estadunidense, que prohíbe dejarse crecer el pelo facial, aunque permite algunas excepciones por motivos religiosos.

El juez militar dictaminó que los motivos religiosos de Hasan no superaban los argumentos del fiscal de que se dejó crecer la barba justo antes de la fecha del juicio, que estaba programado para iniciar en agosto pasado, de forma que los testigos no fueran capaces de identificarlo.

publicidad

De acuerdo con los fiscales militares, el 5 de noviembre de 2009, el mayor del ejército Nidal Mali Hasan, disparó contra sus compañeros que se encontraban en un centro de procesamiento médico dentro de las instalaciones del Fuerte Hood.

De ser declarado culpable, Hasan enfrenta 42 sentencias de pena de muerte o cadena perpetua sin libertad condicional.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad