publicidad

Un científico de Florida está obsesionado con 'reforestar' los arrecifes

Un científico de Florida está obsesionado con 'reforestar' los arrecifes

"¿Qué tienen en común un bosque con un arrecife coralino? Que ambos pueden restaurarse poco a poco, con el conocimiento adecuado", asegura el estadounidense Dave Vaughan.

El mundo podría quedarse sin arrecifes en menos de lo que imaginas Univision

Durante siglos, los seres humanos hemos tomado retoños y los hemos colocado en la tierra con la certeza de que con los años crecerá un árbol. Una nueva rama de la ciencia está aprendiendo a hacer eso mismo... pero con corales.

Científicos de todo el mundo, como el estadounidense Dave Vaughan que trabaja en Florida, están tomando fragmentos de corales, cuidándolos en condiciones controladas durante varios meses y luego colocándolos de nuevo bajo el agua para que poblen otras vez los arrecifes.

Es una técnica conocida como restauración de ecosistemas coralinos y podría ser una aliada fundamental en la lucha contra el cambio climático.

“Por primera vez, podemos hacer (en el agua) lo mismo que la gente ha estado haciendo en forestería por años”, explica Vaughan, director del Laboratorio de Investigación Tropical Mote, en el Cayo Summerland, Florida.

Por el calentamiento y la acidificación de las aguas, el cambio climático está pasándole una grave factura a los corales del mundo. Uno de los efectos más evidentes es el blanqueamiento de los arrecifes, una señal grave de enfermedad y que podría llevar a la muerte del ecosistema.

El reciente documental Chasing Coral, producido por Netflix, muestra el impacto que están sufriendo los corales alrededor del planeta.

Pero la protección de arrecifes va más allá de solo una defensa de la biodiversidad. Los corales proveen sustento a cerca de mil millones de personas, son un motor económico para el turismo y ofrecen protección costera al amortiguar tormentas o marejadas.

publicidad

“Sin los corales, no podríamos tener gran parte de la pesca, no podríamos tener un enorme número de trabajos relacionados al turismo y vivir en la costa sería más peligroso”, dice el científico.

Sin embargo, cuando no hay corales estos beneficios desaparecen, afectando casi siempre a poblaciones más vulnerables.
Vaughan y su equipo quieren hacer a los corales más fuertes para reducir el impacto negativo. La idea es que los corales puedan superar las etapas más críticas de crecimiento en ambientes controlados y luego los científicos puedan reintroducirlos en el océano.

¿Cómo lo hacen? Toman un fragmento de coral, lo cortan en pedazos más pequeños y luego colocan estos trocitos en bandejas, sea en viveros bajo el agua o en laboratorios en tierra. Durante meses los cuidan hasta que están listos para volver al mar abierto.

Su equipo ya regresó cerca de 20,000 corales y en 2015 remozó sus instalaciones para que su sueño pueda hacerse realidad: devolver al océano un millón de corales en los próximos cinco a diez años.

“Investigadores de todos los países podrán llegar aquí y pasar desde unos días hasta unos meses aprendiendo la tecnología, para luego llevarse la experiencia a casa”, dijo el estadounidense.

A pesar del éxito que tenga, Vaughan advierte que mientras no se reduzcan realmente las emisiones de gases de efecto invernadero, este esfuerzo lo que hace es ganar tiempo. La solución, explica el científico, pasa primero por limitar el aumento de temperatura.

El arrecife de coral más grande de EEUU está en peligro Univision


Video

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad