publicidad
Un ciervo de cola blanca de los Cayos.

Primeras observaciones sugieren que los ciervos de los Cayos de Florida resistieron al huracán (y esto no sorprende a los científicos)

Primeras observaciones sugieren que los ciervos de los Cayos de Florida resistieron al huracán (y esto no sorprende a los científicos)

Se trata de los llamados ciervos de cola blanca de los Cayos, una pequeña subespecie que solo se encuentra en estas islas.

Estas imágenes de dron muestran cómo Irma se ensañó con los residentes más humildes de los Cayos Univision

Nadie se explica exactamente el cómo, pero a pesar de la devastación provocada por el huracán Irma a su paso por los Cayos de Florida, ya se han visto caminar ciervos ilesos por las calles de estas islas... como si nada.

Se trata de los llamados ciervos de cola blanca de los Cayos ( Odocoileus virginianus clavium), una subespecie endémica a estas islas, es decir que se encuentra únicamente allí. Se caracteriza por ser el más pequeño de la especie en Norteamérica.

La feliz noticia de que el animal se encuentra bien en medio de tantas casa y árboles destruidos en la zona la dieron a conocer los mismos vecinos de estas comunidades que conviven con los ciervos y algunos cuerpos de socorristas que se acercaron al lugar para ofrecer apoyo a los damnificados.


Aunque podría resultar increíble que los animales sobrevivan a las rudas condiciones que les impone un huracán del calibre de Irma, los especialistas consultados no se mostraron sorprendidos: Estos animales ya han sobrevivido otros huracanes.

Mark Davis, portavoz del Servicio de Pesca y Vida Silvestre (FWS), dijo a Univision Noticias que “por antecedentes históricos podemos creer que a la población de estos ciervos nativos le va a ir bien”.

Davis reconoció, sin embargo, que aún se está evaluando el estado de toda la población de estos animales. “Todavía es un poco temprano para afirmar cómo está la población. No podremos evaluarla hasta que siquiera nos permitan regresarnos al sitio, pero los avistamientos e información anecdótica parecen indicar buenas noticias”, dice.

publicidad

Es más, Roel López, director del Instituto de Recursos Naturales de la Universidad Texas A&M y especialista en la especie, incluso ha pedido públicamente a las personas que no alimenten a estos animales.

Relacionado
preview
La huella que dejó el huracán Irma en los animales del Caribe y EEUU
Tortugas muertas en la playa, manatíes y delfines fuera del agua, flamencos muertos y cientos de aves extraviadas de sus patrones de migración tradicionales. Estas son algunas de las consecuencias de Irma.

“Ellos tendrán abundante agua y comida para sobrevivir: Es verdad que encontrarán orificios con agua contaminada con sal por la subida del mar pero hallarán otros que estén limpios, las lluvias también ayudarán en esto”.

En relación a la comida, enfatizó que con tanta vegetación caída por los vientos, tendran incluso una mayor abundancia de hojas a su alcance por lo que “no padecerán de hambre”, asegura López.

Animales súper resilentes

La historia del ciervo de cola blanca de los cayos muestra una y otra vez su vulnerabilidad y su capacidad de resistir los múltiples embates de la naturaleza, habilidades que no dejan de sorprender a los científicos.

El ciervo de cola blanca de los cayos es una especie que se diferenció de sus parientes más cercanos al quedar aislada en los cayos tras la última era de glaciación.

publicidad

A pesar de no tener depredadores naturales presentes, retienen el comportamiento instintivo que les da el nombre, de elevar su cola cuando se alarman, mostrando su pelaje blanco de la parte inferior de la misma.

Esta especie está protegida bajo la ley federal porque se considera en peligro de extinción. Se estima que la población actual es de unos 1,000 individuos. En los últimos 15 meses la población ha superado una infestación parasitaria que tomó la vida de 135 especímenes y otros 135 fueron víctimas de colisiones con automóviles el año pasado. A pesar de ello, quienes los monitorean aseguran que la más reciente época reproductiva fue muy positiva, lo que dejó a las cifras poblacionales donde se hallaba antes de dichos infortunios.

Cientos de flamencos rosados mueren en Cuba por el paso de Irma Univision

Más allá de los sucesos del último año, estos ungulados han enfrentado múltiples amenazas, que a diario se trabaja activamente en controlar. En los años 50 la caza furtiva y la reducción de su hábitat diezmó la población hasta tan solo unas docenas de individuos.

Por ello, en 1967 su protección y la creación de la reserva de su hábitat fueron fuertes componentes en recuperar y asegurar la permanencia de la especie. Hoy en día, alguna caza ilegal sumada al mayor riesgo de colisión con automóviles son sus principales adversarios, que se agravan cuando las personas, aunque sin malas intenciones, alimentan a las criaturas. Esto los perjudica ya que los habitúan a acercarse a humanos, poniéndolos más en riesgo de sufrir accidentes y enfermedades.

publicidad

Y también han sobrellevado múltiples tormentas. En una declaración de la FWS aseguran que el huracán Wilma trajo una subida de aguas de seis pies al cayo Big Pine en 2005 y George, en 1998 ya había causado extensas inundaciones a los cayos también. Incluso así, esta especie ha persistido.

Estos carismáticos mamíferos no son los únicos a quienes los agencias protectoras le tienen la mira encima ante desastres naturales como el reciente ocurrido, ya que en el Complejo de Refugios Salvajes Nacionales de los Cayos de Florida hay aproximadamente 25 especies entre animales y plantas que se encuentran bajo amenaza o en peligro de extinción.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad