publicidad
El actor Leonardo Di Caprio se una a la marcha en Washingto DC junto a grupos indígenas de América del Norte y Sur.

Para ganar la lucha contra el cambio climático, el movimiento ambiental necesita incluir líderes que no sean solo blancos

Para ganar la lucha contra el cambio climático, el movimiento ambiental necesita incluir líderes que no sean solo blancos

A menudo se silencian a las mismas personas que sufren el mayor impacto de un planeta que se calienta.


Por Whitney Tome/ Directora Ejecutiva de Iniciativa Green 2.0

Parece que cada semana hay una nueva historia sobre un evento medioambiental sin precedentes e impredecible. La Antártida se está poniendo verde. California está paralizada por la sequía. Los bosques están cambiando, y los primeros refugiados climáticos han perdido sus hogares. El clima está cambiando, y rápidamente. Y nosotros no lo estamos haciendo tan rápido.

Esto no se debe a que no hay suficiente evidencia científica para demostrar la inminente amenaza, la hay. Tampoco ocurre porque la mayoría de los estadounidenses no crean que el cambio climático es causado por la actividad humana, lo creen. Y no es, como se ha sugerido, porque nos hemos vuelto tan inmunes a los datos que los números ya no nos persuaden.

No estamos evolucionando al ritmo del cambio climático porque el movimiento ambientalista está permitiendo que se perpetúe una parcialidad implícita en su forma de liderazgo y su estrategia.

Al negarse a desafiar la creencia de larga data de que los ambientalistas blancos son los defensores más informados, preparados, apasionados y dedicados a proteger nuestro planeta y sus recursos naturales, el movimiento silencia desde hace mucho a las comunidades de color. Y con ello, silencia a las mismas personas que a menudo sienten el mayor impacto de un planeta que se calienta, a pesar de que los activistas de color podrían hacer o romper el éxito para este trabajo.

publicidad

En nuestro nuevo informe, Green 2.0 encontró que el movimiento ambiental -desde las juntas directivas, hasta el liderazgo ejecutivo, hasta el personal- sigue siendo abrumadoramente blanco.

Green 2.0 es una campaña de promoción que monitorea y apoya la diversificación de la demografía racial y étnica de las principales ONG ambientalistas, fundaciones y agencias del gobierno federal. Ayudamos a los gerentes de contratación ya las empresas de búsqueda de ejecutivos a acceder a la profunda cartera de candidatos calificados de color, ayudar a las organizaciones a construir una cultura equitativa e inclusiva internamente y abogar por la transparencia de los datos en todo el sector.

Durante los últimos tres años, hemos estado trabajando para construir nuestra base de datos de la diversidad de las 40 ONG más importantes del movimiento. En 2014, informamos de su personal y demografía de liderazgo para crear la primera instantánea del sector. Esa línea de base que utilizamos en el informe que publicamos llamado la "Tarjeta de Transparencia", que evalúa qué tipo de cambio se ha hecho.

Relacionado
El Papa le obsequió su discurso del Día Internacional de la Paz y la Enc...
¿Por qué tiene mucho significado la Encíclica que le regaló el Papa a Trump?

Un progreso alentador

En general, las organizaciones ambientalistas se han comprometido a mejorar la diversidad entre su personal y el consejo desde que iniciamos este trabajo. El número de comités, gerentes y planes de diversidad que han surgido desde el año 2014 es evidente. En todo el movimiento, las personas de color representan el 27%, el 15% 24% del personal, el liderazgo y los puestos del consejo respectivamente en 2017.

Pero aún queda mucho trabajo por hacer. Más del 70% de los que trabajan en el espacio son blancos. La diversidad sigue careciendo seriamente en el nivel de la alta dirección. Dos organizaciones, Oceana y el Pew Charitable Trusts, se negaron a participar en la encuesta.

Esto es problema, y no sólo teórico. Desde Flint hasta Standing Rock, hemos visto que las comunidades de color están afectadas de manera desproporcionada por la contaminación y el cambio climático. Cuando no tienen un asiento en la mesa, ¿cómo puede el movimiento estar listo para abordar sistemáticamente los temas que les afectan de manera única?

publicidad

Sin personas de color en posiciones de liderazgo y formulación de políticas, es menos probable que sus perspectivas sean incluidas en los resultados. Y además, con los desafíos ambientales que enfrentamos ahora -desde la nueva economía energética hasta la acidificación del océano- necesitamos toda la creatividad disponible para ayudarnos a encontrar caminos para limpiar la comida, el agua y el aire.

Es muy sencillo: cuanto más diverso es el grupo que discute el problema, más soluciones son integrales, sostenibles y creativas.

Ha llegado el momento de un pensamiento radical, de una solución inclusiva de los problemas, de una innovación multitudinaria. Hemos pasado décadas dejando gente de color fuera del movimiento ambientalista. Es hora de que poseamos nuestros errores y realicemos nuestras deficiencias. Hace tiempo que tenemos intención de contar cuántas personas de color están ocupando y liderando el sector ambiental profesional. Es urgente que traigamos más voces en la conversación. O podríamos dejar que el sesgo implícito y el racismo sistémico socaven cualquier posibilidad que tengamos en un futuro sostenible.

El planeta no va a esperar a que lo hagamos bien. Ya supera ampliamente nuestros esfuerzos para responder a la crisis del cambio climático. Es hora de dejar de hacerlo.

El cambio climático en imágenes
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad