publicidad

La alternativa colombiana para incentivar el reciclaje

La alternativa colombiana para incentivar el reciclaje

Con la meta de reducir la cantidad de desechos plásticos que llegan a los basureros y océanos, una pareja de hermanos colombianos se alió para ofrecer incentivos a los ciudadanos que reciclen. Entradas al cine, bonos de ropa y descuentos en restaurantes, además de mejor salud para el medio ambiente, son algunas ganancias que obtienen.

En Colombia, reciclar paga Univision

Casi todos los materiales pueden reciclarse o reutilizarse. Sin embargo, hay cinco islas de basura en los océanos del mundo. La más grande de ellas está en el océano Pacífico y es un poco más grande que Colombia, con 580,000 millas cuadradas (1.5 millones de km2).

Estas islas existen, principalmente, por no tener una buena disposición de los residuos.

Como reacción a ello, los hermanos Santiago y Lina Aramburo, de Cali, Colombia, decidieron crear una empresa para realmente estimulara la práctica del reciclaje.

Su propuesta es sencilla: en centros comerciales y universidades ubican un equipo conocido como “Reverse Vending Machine”, a simple vista es como una máquina vendedora de bebidas tradicional, pero en realidad es un aparato diseñado para recibir del público materiales reciclables como botellas y tapas plásticas, y entregarles a cambio diferentes tipos de premios como cupones de descuento.

En el negocio ganan todos. Unos reciben cupones de descuento o de regalías de empresas asociadas a la iniciativa (que van desde tiendas de ropa y restaurantes hasta salas de cine), los empresarios reciben comisiones de las empresas aliadas y el medio ambiente no sufre el impacto que generan los residuos no biodegradables.

La máquina compacta los productos plásticos y, luego, la empresa se encarga de que ese material llegue a las plantas reprocesadoras donde son convertidas en materia prima para fabricar fibras textiles o láminas de plástico PET.

publicidad

En acción

En Colombia, actualmente la tasa de reciclaje es del 17%, mientras que por ejemplo en Holanda es de casi el 99%, según un informe bien titulado: “Colombia entierra millones de pesos por no reciclar”.

“En nuestro país no hay incentivos como los que da, por ejemplo, Alemania, donde el gobierno le exige a una empresa que de 100 botellas vendidas se garantice que alrededor de 70% de ellas se recolecten de nuevo y se aprovechen correctamente. Tampoco se cobran multas a quienes incumplen", compara Santiago Aramburo, cofundador de Ecobot.

Por eso, esta iniciativa colombiana pretende demostrar que en la basura también hay valor material, algo que deberían ver también los demás países. Su intención es promover la atención hacia el beneficio de reciclar para que se generen políticas públicas en esta línea.

Desde abril del 2016, cuando empezó a operar la iniciativa, se han recolectado más de 60,000 botellas plásticas con las cinco máquinas que tienen en centros comerciales y universidades en Cali. Este año esperan instalar por lo menos diez máquinas más en Bogotá y dos en Medellín.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad