publicidad

En el Día Mundial del Medio Ambiente 2017 te contamos las razones por las que abrazar la naturaleza es fantástico para tu salud

En el Día Mundial del Medio Ambiente 2017 te contamos las razones por las que abrazar la naturaleza es fantástico para tu salud

Aunque en el pasado se ha empleado la expresión abraza-árboles para hacer bromas a las personas muy apegadas a la naturaleza, los científicos y médicos reconocen que esta acción ofrece beneficios para el cuerpo y la mente de niños y adultos y promueven la práctica.

En el Día Mundial del Medio Ambiente 2017 te contamos las razones por la...

Tener una interacción constante con la naturaleza solo redunda en beneficios físicos y mentales sino también en una mejor educación y protección ambiental. De hecho, lo contrario a esto ha sido descrito como el trastorno por déficit de naturaleza y ya hay médicos que prescriben visitas a áreas protegidas para mejorar el ánimo y el ritmo cardíaco de sus pacientes, especialmente en los más pequeños de la familia.

"Lo verde no es una moda, sino una necesidad fruto de la nostalgia, ya que el agua, los animales y la vegetación forman parte del ecosistema donde hemos tenido éxito evolutivo como especie. En las ciudades, en cambio, habitamos desde hace poco, en comparación con la inmensa historia de la Humanidad. De modo que nuestro sistema nervioso aún no está adaptado a solo estar en éstas, donde casi no existen elementos naturales y se sobresatura", publica el catedrático en psicología ambiental de la de la Universidad Complutense de Madrid, José Antonio Corraliza.

publicidad

Según detalla Corraliza, "el llamado trastorno por déficit de naturaleza forma parte de un conjunto de problemas que, genéricamente, se denominan enfermedades psicoterráticas, que son trastornos que tienen su origen en una deficitaria o patológica relación con el entorno en el que vivimos".

Lo contrario, el contacto con entornos naturales hace a las personas, más fuertes a la hora de afrontar situaciones de estrés. A los niños, detalla el especialista, les aporta autonomía y sensación de libertad. jugar al aire libre les ayuda a mejorar la concentración, la salud cardiovascular y favorece la salud respiratoria.

Y lo había dicho también el eminente biólogo Edward O Wilson, padre del concepto de Biodiversidad, llamó a la afinidad con la naturaleza la "biofilia" y la calificó como un arma para tener una mente curiosa y un cuerpo sano.

Entre las principales razones que hacen de la práctica de abrazar la naturaleza cada vez más apetecible (y por ende, menos criticable o deplorable) está el bienestar físico e inmediato que provoca. Esto es algo que no solo se ha dicho y publicado sino que las personas reportan de manera menos científica cada vez que toman vacaciones a áreas naturales.

Desde el 2014, el autor Matthew Silverstone había alertado en su libro Blinded by science que los árboles mejoran muchos problemas de salud como: Las enfermedades mentales, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), los niveles de concentración, los tiempos de reacción, la depresión y la capacidad de aliviar los dolores de cabeza.

En el Día Mundial del Medio Ambiente 2017 te contamos las razones por la...

“Hasta que intente abrazar el árbol, tendrá dificultades para entender los fuertes sentimientos de interconexión entre usted y el árbol. Algunos abrazadores de árboles sienten una conexión espiritual”, expresaba en ese texto.

Estudios como el hecho en 2008 por el Instituto Nacional de Salud Mental de Canadá en conjunto con las universidades de Michigan y Stanford que aseguran que “pacientes con depresión clínica demostraron mejor desempeño de memoria después de un paseo en la naturaleza, en comparación con un paseo en un entorno urbano ocupado” le dieron un poco de razón. Este análisis fue publicado en la revista Psychological Science y detalla que para que sea útil, esta interacción debe ser de al menos una hora.

publicidad

Además, otro estudio publicado en 2015 en Bioscience por un equipo interdisciplinario de especialistas, demostró que las comunidades más expuestas a la naturaleza, son más seguras y mejor unidas. Es decir, el incremento en exposición de las personas a la naturaleza en sus vecindarios es indicativo de comunidades con menor crimen, con mejores interacciones sociales y comunitarias, aún en sitios con deprivación socioeconómica que, se conoce, tiene el efecto contrario sobre la tasa de crímenes.

El contacto con la naturaleza también tiene un importante rol sobre nuestro sistema inmune. Un estudio por la investigadora de comportamiento y medio ambiente Ming Kuo de la universidad de Illinois, publicado en 2015, explica que pasar tiempo entre la naturaleza nos protege contra una gran variedad de males -inculyendo depresión diabetes, enfermedades caridovasculares, ADHD, cáncer y muchas más- y que esto ocurre es por la capacidad de la naturaleza en reforzar nuestro sistema inmune. Y lo describe con esta analogía: “La naturaleza no tiene uno o dos ingredientes activos. Es más como un multivitamínico que nos provee todos los tipos de nutrientes que necesitamos”

Bosques extraordinarios de América

Según sus conclusiones, esto sucede porque la naturaleza nos pone en un estado de ‘relajación y digestión’ que le permite al cuerpo cumplir bien sus funciones, contrario a cuando estamos estresados. También aclara que si bien esto también nos sucede cuando practicamos cualquier actividad que nos resulte placentera, como jugar al ajedrez o visitar una galería de arte, estas otras no nos proveen algunos beneficios fundamentales como el sol que nos ayuda a producir vitamina D, los iones negativos del aire, y otros ‘ingredientes activos’ que sí nos provee la naturaleza.

El segundo argumento es más educativo y si se quiere, ético y hasta económico. Mientras tiene lugar mucha discusión sobre cómo abordar el cambio climático inducido por el ser humano, atreverse a abrazar un árbol significa que esta persona elige tener un contacto así con la naturaleza: sin intermediarios.

publicidad

Esto significa que probablemente no solo establezca un pacto de mayor conciencia y responsabilidad ante la problemática ambiental actual sino que genere y participe con acciones puntuales por protegerla para las futuras generaciones.

Mientras lo hace, además, está claro que con sus acciones va a trasmitir y contagiar a otros su sentimiento de bienestar y su pasión por la conservación, especialmente a los niños.

El valor educativo de abrazar árboles ya se ha adoptado en algunos centr...
El valor educativo de abrazar árboles ya se ha adoptado en algunos centros del mundo.

Según educadores del Smithsonian Institute, hoy día se piensa que abrazar un árbol es educativo pues es un acto de humildad humana que permite desarrollar un mayor respeto por estos y otros seres vivos. Además es una interacción que abre portillos para despertar preguntas sobre cuánto dependemos de los árboles: de cómo nos dan oxígeno y limpian el dióxido de carbono de las atmósfera, de cómo nos proporcionan refugio, alimento, fibra y ayudan a prevenir la erosión. Esta práctica es cada vez más recomendada y popular en centros educativos de todo el mundo.

Según afirmaba FAO en la campaña de los años 90, si se le pusiera valor económico a todos los beneficios que recibimos de los árboles, cada uno valdría miles de dólares. Por ello, esta misma organización hoy invita a reflexionar al respecto con su nueva campaña “Cómo el bosque te energiza”, donde alienta a las personas a grabar videos de 30 segundos hablando de su propia experiencia.

publicidad

“Los bosques son la potencia de la naturaleza”, explica FAO. Es por ello que darles un abrazo es conectarnos con esa potencia, agrega la publicación especializada Tree Hugger.

Relacionado
Sequoia National Park
Las personas que viven en los Estados Unidos están cada vez más lejos de sus bosques
Estas son muy malas noticias para todos los estadounidenses, pues por mínima que sea, la degradación de las áreas forestales que se está viviendo afecta el turismo y la calidad de vida de los vecinos, así como múltiples especies.
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad