publicidad
Los demócratas dicen que acumularán los votos para anular el veto del presidente Bush y revivir el plan de seguro infantil.

Plan de seguro infantil podría revivir

Plan de seguro infantil podría revivir

Líderes demócratas dicen estar cerca de lograr los votos para anular el veto del presidente George W. Bush y revivir el plan de seguro infantil.

Los demócratas dicen que acumularán los votos para anular el veto del pr...
Los demócratas dicen que acumularán los votos para anular el veto del presidente Bush y revivir el plan de seguro infantil.

El plan, que la semana pasada recibió el pleno respaldo de republicanos y demócratas, de ser revivido por los legisladores en Washington, otorgaría seguro médico a nivel estatal para niños de recursos bajos y moderados, e incluso a los hijos de familias con ingresos de hasta $80 mil dólares anuales.

El programa que aprobó el Congreso, pero que fue rechazado por Bush el pasado miércoles con su veto, incrementaba en $35 mil millones de dólares los gastos de seguro de salud de los niños para los próximos cinco años.

No obstante, el presidente manifestó que este aumento era demasiado alto, y pidió un incremento al plan de salud infantil de sólo $5 mil millones de dólares; aunque la Casa Blanca ha manifestado estar dispuesta a negociar, para quizás llegar a un punto medio.

publicidad

"Si el darle prioridad a los niños pobres representa un incremento de un poco más del 20 por ciento que propuse en mi presupuesto para el SCHIP, estoy dispuesto a trabajar con los dirigentes del Congreso para obtener los fondos adicionales", dijo Bush el sábado en su alocución semanal por radio.

Bush usó su comparecencia radial para decir nuevamente que el incremento promovido por los demócratas es un paso hacia "su meta de que cada estadounidense reciba cuidado a la salud proporcionado por el gobierno".

"El cuidado a la salud manejado por el gobierno privaría a los estadounidenses de las alternativas y competencia que fomenta el mercado privado. Causaría enormes incrementos en el gasto del gobierno", enfatizó el mandatario.

Aunque el gobierno subsidia la cobertura a la salud por medio del programa, la mayor parte de los beneficiarios del SCHIP son cubiertos por empresas privadas contratadas por las autoridades estatales.

Este hecho fue destacado por el representante Steny Hoyer, demócrata por Maryland y dirigente la mayoría en la Cámara Baja, en el programa de radio de su partido el sábado.

"La verdad, los principales grupos de interés de las aseguradoras privadas apoyan esta propuesta, al igual que los médicos, enfermeras y activistas por los niños del país, así como -y aún más importante- el 72 por ciento de los estadounidenses", dijo Hoyer.

publicidad

Mike Leavitt, el secretario de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, manifestó el domingo estar esperanzado de que el gobierno pueda llegar a un acuerdo con el Congreso para expandir el programa de seguro médico infantil.

"Todos quieren que los niños tengan seguro de salud. El presidente ya lo ha dicho: 'quiero un acuerdo' ", expresó el alto funcionario en entrevista con la Associated Press. "Si [el Congreso] requiere más dinero, lo pondremos", agregó, pero sin precisar una cifra específica.

Por otro lado, y en entrevista con Univision en Washington, el ministro de Salud estadounidense puntualizó: "Primero debemos cuidar a los niños de bajos recursos o pobres, antes de cuidar a adultos y niños de ingresos medios que ya tienen seguro médico".

El presidente Bush, explicó Leavitt, "cree que eso es un error", y que una familia que gana $83 mil dólares anuales no debe calificar para el SCHIP.

Para anular el veto del presidente se necesitan dos tercios del Congreso. Numerosos republicanos de ambas cámaras han apoyado en este tema a los demócratas, y el Senado ya tiene suficientes votos para anular el veto del presidente.

Sin embargo, en la Cámara de Representantes, la presidenta del recinto Nancy Pelosi ha postergado hasta el 18 de octubre cualquier intento de anular el veto, al considerar que necesita el apoyo de otros 14 republicanos.

publicidad

De alcanzar el respaldo suficiente, sería la primera vez en toda la administración de Bush que el Congreso revierta un veto presidencial.

"Es difícil de imaginar cómo podríamos disminuir la cantidad de niños que tienen cobertura" médica, manifestó Pelosi, de la oposición demócrata, en una entrevista transmitida el domingo. "El presidente dice que él es 'el que decide', y no se por qué quiere decidir que un niño tenga atención médica y otro no".

"Tenemos los próximos 10 días a dos semanas para intentar conseguir unos 14 votos en la Cámara de Representantes", dijo la representante.

El programa que vetó Bush suministra seguro médico a niños de familias cuyos ingresos son elevados como para acogerse a un plan que ayuda a los sectores más necesitados, pero no son lo suficientemente altos como para poder pagar un seguro médico privado.

Al mismo tiempo, hubiera proporcionado cobertura médica a unos 400 mil niños residentes legales en Estados Unidos.

"Todos estamos de acuerdo en tratar de sobrepasar el veto del presidente", apuntó el representante José Serrano, demócrata de Nueva York. "Pero si por alguna razón no se logra, cuando el Congreso demócrata el devuelva un seguro SCHIP al presidente, esta propuesta tendrá que incluir a los niños residentes legales".

publicidad

En entrevista con Univision en Washington, el legislador señaló que "sería una situación muy fea que el Partido Demócrata en dos ocasiones envíe al presidente un proyecto que no cubra a esos niños".

Aunque no respaldó el aumento propuesto por los demócratas, la exclusión de los inmigrantes legales del proyecto fue criticada también por un republicano.

Es un programa que "excluye a los inmigrantes que están legalmente" en Estados Unidos, indicó a Univision el congresista Mario Díaz-Balart, republicano de Florida. Pero que representa "un aumento masivo de de impuestos".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad