publicidad

Pitbull no lo pudo decir mejor en Premios Juventud: “¡...pónganse las pilas!”

Pitbull no lo pudo decir mejor en Premios Juventud: “¡...pónganse las pilas!”

Sussy Ruiz opina sobre la importancia del voto latino a raíz de los comentarios de Donald Trump y la reacción de Pitbull en Premios Juventud.

Pero creo que en nuestro caso las pilas no solo deberían ser para los políticos sino también para los latinos quienes tenemos la gran oportunidad en nuestras manos de poder votar, ya sea porque nacimos aquí o porque nos hicimos ciudadanos. Es hora de salir a defender nuestra posición- cualquiera que ésta sea. Y defendernos de estereotipos y mitos que para algunos son reales y para otros no tanto, pero que  en todos los casos dejan secuelas. Y el voto es una de las mejores armas que tenemos para erradicarlos en el futuro.

"Para todos los Latinos de afuera, pa' arriba, pa' lante". Pitbull en #PremiosJuventud

Posted by Premios Juventud on Thursday, July 16, 2015

Los que vivimos de primera o segunda mano la realidad de la inmigración, sabemos que no siempre se comparte en público la parte bonita de la historia. Hay cosas que se callan, que dejan ocultas historias que calan en la memoria de una generación futura que va creciendo con ese cayo en los huesos y en la mente. Como inmigrantes “ESAS” son las experiencias que influirán en ese voto de tu vecino, hermana, primo, papá, esposa, que puede llegar a cambiar a toda una nación.

publicidad

Mi anécdota

Cuando llegue a este país era una adolescente que no sabía ni de procesos migratorios, ni de políticos, ni mucho menos de racismo. Por lo menos en mi época, yo había crecido en un país donde era normal irle a comprar “al chino,” “al árabe” o a jugar con “el negrito;” compraba en la tienda “del portu, del judío o del Musiu” (terminología derivada en Venezuela de la palabra francesa Monsieur usada para dirigirse a cualquier persona de tez clara, sin connotación negativa). Esta diversidad era parte del diario vivir y sin hacer más diferencias que aquellas de chistes de la época, que aquí en Estados Unidos eran desde entonces inaceptables… pero una vez más, yo no sabía  por qué.  

Sí sabía de clases sociales porque viví la experiencia; aprendí de las palancas y el juego político desde pequeña porque era mi entorno social, pero jamás conocí el rechazo al color de piel de alguien hasta el día que pisé suelo norteamericano. Vi cómo de un lado de la carretera vivían puras personas de piel oscura, mientras que del otro lado personas blancas. En la escuela supe de la historia de “Rosa Parks”.

Una triste realidad, pero siendo adolescente aprendí sobre la división racial aquí mismo en el país de los inmigrantes.  Y peor aún, seguía sin entender cuál era la raíz del problema.

publicidad

De las que más duele

Internalicé lo que pasaba socialmente el día que mi papá, venezolano y que en aquel entonces se bajaba de su auto recién estacionado en frente de un supermercado, fue agredido. De la nada salió un hombre blanco, alto y robusto  a caerle a patadas y a brincarle encima al carro en el que íbamos; agarró a mi papá por el cabello y en público lo tiró  al piso, lo pateó y le golpeó diciéndole “Go back to Mexico; we don’t want you here!” (Regrésate a México que no te queremos aquí).

¿Tú sabes lo que significa para un adolescente, para un hijo, presenciar el maltrato de un padre en frente de la policía y sin que se haga nada al respecto? 

Sí, no pasó nada. A pesar de que el mismo supermercado llamó a la policía y se sabía quién era el agresor, la agente de policía, por cierto una afroamericana, le preguntó a mi papá si estaba bien y ahí quedo todo. Mis padres, siendo inmigrantes recientes, decidieron no insistir en el caso porque temían a las repercusiones legales (sin saber que llevaban las de ganar). ¡Entonces entendí!

Esa anécdota, junto a otras, tuvieron un efecto inverso en mí. Me hicieron una persona fuerte de carácter, de lucha, de ímpetu al buscar verdadera justicia y, sobre todo, un alma de conciencia y crecimiento social- algo que no deja por fuera mi responsabilidad cívica: el voto. No quiero que le pase lo mismo al papá de nadie. Y las leyes ayudan.

publicidad

Somos muy buenos para apoyar a nuestros artistas, pero pésimos a la hora de apoyar nuestros ideales.

Buenos faranduleros; malos ciudadanos. Así lo resumo.
Exclusiva: Encuesta sobre el voto latino Univision

Trump se ha mantenido en las noticias gracias a la popularidad que le da el televidente, pero no pasa lo mismo con temas como el porte de armas en universidades, impuestos a la gasolina, tratos en prisiones para inmigrantes, la ley del votante y hasta con la misma elección del futuro presidente. Y es que nosotros mismos descuidamos nuestros derechos.

Una nueva encuesta de Univisión Noticias revela que un 99% de los latinos quieren votar, pero históricamente hablando las cifras del abstencionismo del hispano son altas. Por eso digo, Pitbull no lo pudo decir mejor en Premios Juventud: “¡...pónganse las pilas!” 

Por: Sussy Ruiz, Mánager Regional, Noticieros Locales
Facebook: Sussy Ruiz/ Twitter @Sussy53

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad