publicidad

Pinckney, una de las víctimas del tiroteo, era la "conciencia" de la política estatal

Pinckney, una de las víctimas del tiroteo, era la "conciencia" de la política estatal

El político demócrata y pastor era un defensor de los derechos de las minorías y había trabajado para reducir la violencia contra los afroamericanos 

Nació en 1973 y a la temprana edad de 13 años comenzó a predicar. Solo cinco años después se convirtió en pastor y a los 23 conseguía ser el legislador afroamericano más joven en el parlamento estatal de Carolina del Norte. Y dos años después era elegido por la revista Ebony  como uno de los líderes afroamericanos del futuro. 

El representante demócrata Clementa Pinckney moría en la noche del miércoles cuando un joven blanco decidió irrumpir en una de las iglesias más carismáticas de la ciudad y comenzó a disparar, dejando nueve muertos.

Este carismático líder, que desde 2010 trabajaba la iglesia episcopal Emanuel African Methodist Episcopal, era reconocido por su carácter afable, su fluida oratoria y su férrea defensa de los derechos civiles, especialmente de las minorías. 

En un artículo publicado en 1999 por The Savannah Morning News, expresaba su vocación por servir a la comunidad: "Veo todo lo que hago como una extensión del ministerio. Todo está relacionado con el servicio. en la comunidad, en la comunidad afroamericana, alguien debe decir algo y ese es el ministro. Es la gente quien paga al ministro. No trabaja para una gran compañía. No representa ningún interés particular". 

Desde su puesto en el Senado, recientemente había abogado en los últimos tiempos por acabar con la brutalidad policial. Por eso, luchó para que los agentes llevaran en sus cuerpos cámaras. Según declaró, estos dispositivos “ ayudarán a grabar lo que sucede. Puede que no sea la solución, que acabe con todo esto, pero ayuda a recrear una imagen de lo que pasa durante el arresto policial”.

publicidad

En el mes de abril, y tras la muerte del joven afroamericano Walter Scott por un policía, organizó y lideró una de las múltiples vigilias que hubo en el país para acabar con este tipo de prácticas.

Sus formas, su discurso, su vehemencia en sus creencias han dejado huella en el Senado estatal, incluidos entre sus adversarios políticos. “Él era el político más amable, gentil del Senado, y no estoy simplemente diciendo que ahora", declaró la senadora republicana Katrina Shealy a The State, quien recuerda que “siempre se detenía a preguntar cómo estabas y a estrechar la mano. Él era un buen hombre”.  Otro de sus compañeros, el demócrata Marlon Kimpson, lo definía para el mismo medio como “la conciencia moral” de la Asamblea. 

Según el perfil que la iglesia tiene de él en internet, el legislador nació en Beaufort (Carolina del Sur) obtuvo un título en Administración empresarial y poseía estudios superiores en administración pública y divinidad. Junto a su esposa Jennifer tuvo dos hijas, Eliana y Malana.

"Nunca decía nada malo de nadie, incluso cuando uno pensaba que debería hacerlo", dijo Rutherford, demócrata de Columbia, a AP. "Siempre estaba trabajando, ya fuera para sus feligreses o sus constituyentes. Influenció muchas vidas".

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad