publicidad

Piden investigacion de muerte

Piden investigacion de muerte

Familiares de un indocumentado que estuvo internado en un hospital de Chicago en estado de coma piden una investigación sobre su muerte.

Piden investigacion de muerte aad531e8cce34b6495b6ecabe12c6ab9.jpg

Un caso polémico

CHICAGO, Illinois- La súbita muerte de un indocumentado mexicano en un hospital de Chicago donde estuvo poco más de un mes en estado de coma, ha provocado sospechas entre sus familiares que piden una investigación del médico forense del condado de Cook.

Francisco Pantaleón, de 30 años, estaba internado en el Centro Médico de la Universidad de Illinois en Chicago, después de haber sufrido un derrame cerebral el 17 de julio pasado.

Su caso provocó una polémica la semana pasada, cuando el hospital intentó repatriarlo a México sin la autorización de los familiares, por considerar que el paciente necesitaba cuidados de largo plazo en un centro especializado.

El hospital estaba dispuesto a pagar los 30 mil dólares para el traslado del paciente a Acapulco, pero familiares del enfermo se opusieron y lograron dejar en suspenso la medida.

publicidad

El caso motivó la intervención del Consulado General de México en Chicago y organizaciones latinas, que se movilizaron para evitar la repatriación que algunos activistas calificaron de "intento de deportación".

Sin embargo, el mexicano murió en la tarde del martes pasado en circunstancias que no aparecen claras para su esposa María y su hermana Socorro.

El fallecimiento se produjo a las 4 de la tarde cuando el enfermo estaba solo en su habitación, y la noticia fue comunicada telefónicamente a la esposa y hermana.

"Queremos saber por qué los médicos no nos llamaron antes para avisar que mi hermano estaba muriéndose", dijo Socorro Pantaleón al diario Chicago Tribune.

El doctor William Chamberlin, jefe médico del hospital, no quiso dar detalles pero dijo que Pantaleón tuvo un agravamiento en su condición y murió.

"La familia estaba al tanto de la gravedad, porque siempre fuimos muy abiertos con ella sobre el pronóstico", agregó.

La esposa, María Pantaleón, reclamó una segunda autopsia a ser realizada por la oficina del médico forense.

"No estoy acusando al hospital de nada, por lo menos hasta que tengamos el segundo informe", declaró al Chicago Tribune.

Napoleón era oriundo de Chipancingo, Guerrero, y vivió indocumentado durante 20 años en Chicago.

Al momento de su internamiento trabajaba como lavador de coches, estaba casado y tenía dos hijos pequeños. 

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad