publicidad

Piden intervenir en crisis hipotecaria

Piden intervenir en crisis hipotecaria

Legisladores demócratas le hicieron un llamado al presidente George W. Bush para que intervenga de inmediato en la crisis hipotecaria.

Un grupo de legisladores demócratas, encabezados por el senador Harry Reid y la representante Nancy Pelosi, este miércoles en Washington anunciaron un ambicioso plan que busca detener la creciente ola de ejecuciones (foreclosures) hipotecarias creada por la crisis en el mercado de préstamos de alto riesgo.

"Esto es una crisis nacional", enfatizó Reid en entrevista con Univision en Washington, al lamentar que los políticos en Washington se hayan dado cuenta tan tarde la problemática.

"Si no tomamos acción, los préstamos de alto riesgo podrían quitar más hogares que los que ayudaron a conseguir, y el número de estadounidenses que perdieron sus hogares podría sobrepasar la cifra de estadounidenses de la Costa del Golfo que tuvieron que dejar sus casas a raíz del Huracán Katrina", añadió el líder de la mayoría del Senado.

La propuesta demócrata, de la cual Univision.com obtuvo una copia el miércoles, pide a la Casa Blanca nombrar un coordinador nacional para hacerle frente a la crisis hipotecaria, que ofrezca fondos federales para ayudar a las familias en problemas a refinanciar sus propiedades.

También urge a la administración Bush a ayudar a las familias que han sido víctimas de las medidas inescrupulosas de algunos prestamistas para que no pierdan sus hogares.

"La crisis de préstamos de alto riesgo es una emergencia económica nacional y es una tragedia muy personal para millones de familias", puntualizó Pelosi, por su parte en un comunicado.

publicidad

La legisladora, en entrevista con Univision en Washington, aclaró que el número de casas ejecutadas por los bancos en el mes de agosto fue más del doble que en la misma época hace un año: "Sólo en agosto, unas 240 mil familias estadounidenses enfrentaron el dolor de perder sus casas", destacó.

Según estimados de Moody's Economy.com, alrededor de 1.7 millones de familias podrían perder sus hogares a raíz de embargos de propiedad este año y el próximo, el doble de los dos años anteriores.

Ahora bien, la propuesta demócrata presentada siguiere que si el gobierno invierte $200 millones de dólares en fondos federales para prevenir los embargos de propiedades, se podrían ayudar a cerca de 130 mil familias a que no pierdan sus casas.

La experta financiera Julie Stav, quien se encuentra en Washington participando en una conferencia relacionada a las minorías y la crisis hipotecaria, manifestó a Univision: "El problema está bien grande y lo que pasa es que se va a poner más grande todavía".

Entre ahora y el verano de 2008, están por reajustarse más de 2 millones de préstamos, añadió Stav. "O sea, que tenemos gente que ni siquiera se sospecha que serán parte del problema", porque la cuota de sus hipotecas pronto empezará a aumentar.

La mayoría de las ejecuciones bancarias las causan los préstamos de alto riesgo, con tasas de intereses variables a corto o mediano plazo.

publicidad

Según una encuestas realizada por Stav, a través de su página de internet Julie Stav.com, muchos hispanos al firmar el préstamo tenían que tenían una hipoteca con un interés fijo y no variable.

"Lo que yo les digo es que por lo menos levanten el teléfono para ponerse en contacto con esa institución [de préstamo], porque lo que la gente tiente que darse cuenta es que a un banco no le conviene quitarle la casa", añadió la experta a Univision. Los bancos "pierden dinero a un promedio de $50 mil dólares por caso".

La Casa Blanca prometió hace poco crear un programa de la Administración Federal de Vivienda para ayudar a los deudores morosos de buen crédito, pero en el Congreso señalan que se necesita aún más para hacerle frente a la delicada situación hipotecaria.

Pero para el congresista Barney Frank, presidente del Comité de Finanzas de la Cámara de Representantes, "lo que necesitamos es un acercamiento integral -ayuda responsable para esas personas atrapadas con hipotecas existentes, una legislación para hacer que esto sea menos recurrente y acción para construir viviendas de bajo costo para que personas de bajos ingresos tengan más opciones de vivienda".

Un informe del Comité Conjunto de Economía divulgado en abril, reveló que a los consejeros de vivienda solamente les cuesta un promedio de $1,500 dólares para ayudar a una familia a trabajar con su prestamista para prevenir embargos de propiedad.

publicidad

Sin embargo, el precio estimado combinado del embargo en el propietario, prestamista, gobierno local y el valor de propiedades perdidas puede alcanzar los $227 mil dólares.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad