publicidad

Piden alumnos falten a clases

Piden alumnos falten a clases

En Chicago continúa la controversia por el pedido de algunos de un boicot al primer día de clases en las escuelas públicas.

Piden alumnos falten a clases f07048f7c9784abeb93c8fc785fcdd2c.jpg

Cansados de la desigualdad

CHICAGO, Illinois -- Continúa la controversia por el boicot al primer día de clases en las escuelas públicas el próximo 2 de septiembre.

Y es que mientras unos piensan que sólo dañará más el sistema escolar público, quienes lo apoyan dicen que están cansados de la disparidad en la educación y que el momento para hacer los cambios es ¡ahora!

Por ello miles de personas gritaron “no al primer día de clases” en medio de la Plaza Federal en el centro de Chicago, apoyando el boicot de líderes religiosos que piden se reforme el sistema estatal para otorgar fondos a las escuelas públicas.

En este acto el senador estatal James Meeks, pidió igualdad y calidad en la educación pública en todos los vecindarios de Chicago, incluyendo los latinos. A esto, los padres y maestros asistentes, como Manuel Corazzari, aplaudieron.

publicidad

“Queremos que los latinos y los niños afroamericanos puedan ir a una escuela donde tengan computadoras, libros, y todos los recursos que necesitamos para que ellos tengan una buena educación”, afirmó.

Y es que el senador Meeks propone un cambio legislativa para que los impuestos a la propiedad no financien los distritos escolares en Illinois, pues afirma que en vecindarios ricos, por cada niño se invierten 17.000 dólares al año, mientras que en vecindarios pobres sólo 10.000 dólares por alumno.

No todos están de acuerdo

Pero muchos padres, como Julio Camino quien vive en el suburbio de Naperville, se oponen a este cambio.

“Yo preferiría que nosotros mismo cubramos los gastos de las escuelas del distrito escolar donde vivimos, ya que eso nos permite estar pendientes del tipo de educación que están recibiendo nuestros hijos”, dijo Camino.

Naperville es uno de los mejores distritos escolares del país.

Por su parte, autoridades educativas estatales y de la ciudad de Chicago dicen que obligar a los niños a faltar a clases sólo hará más daño al ya deficitario sistema de educación pública. Uno de ellos es Jesse Ruíz, de la Junta de Educación de Illinois, quien dice que cientos de miles de dólares podrían perderse del gobierno federal si los niños no acuden a clases.

“Los fondos estatales que les damos a las escuelas están basado en los números de estudiantes que acuden a clases”, explicó.

publicidad

Y a este respecto el gobernador de Illinois Rod Blagojevich llamó la semana que viene a una sesión legislativa extraordinaria el martes y el miércoles en el capitolio estatal en Springfield, para abordar el tema y la propuesta del senador Meeks de financiar la educación con dinero proveniente del impuesto sobre la renta.

Blagojevich instó a legisladores para buscar distintas soluciones e incluso dijo que se comprometería a apoyar una ley de expansión de juego y casinos para obtener fondos para el sistema escolar estatal. Pero concluyo categóricamente que no avalará propuestas que contemplen subir los impuestos.

Según estimados, cada sesión extraordinaria de la asamblea legislativa cuesta cerca de 80.000 dólares entre comidas, alojamiento, viajes y otros costos. Este dinero sale de los impuestos que pagan los contribuyentes.

El gobernador espera que después del primero de septiembre legisladores se reúnan por lo menos tres veces por semana, hasta las elecciones de noviembre para ponerse de acuerdo, entre otras cosas, en el tema educativo.

Actualmente Illinois ocupa el lugar número 49 de los 50 estados del país en la asignación de fondos para las escuelas públicas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad