publicidad
Menos de la mitad de los hispanos asiste a un preescolar

Padres latinos denuncian disparidad en educación preescolar en Denver

Padres latinos denuncian disparidad en educación preescolar en Denver

Menos de la mitad de los niños hispanos van al preescolar.

Menos de la mitad de los hispanos asiste a un preescolar
Menos de la mitad de los hispanos asiste a un preescolar


La marcada desigualdad en el acceso a educación preescolar que separa a los niños de Denver perjudica a los estudiantes hispanos quienes, ante esa situación, enfrentan "sustanciales obstáculos" para llegar adecuadamente preparados al primer grado, reveló un reporte presentado el jueves por Padres y Jóvenes Unidos (PJU).

publicidad

Según la organización comunitaria, mientras que la casi totalidad (más del 95%) de los niños blancos de Denver asisten a clases preescolares, en los barrios latinos del suroeste de la ciudad menos del 40% de los niños hispanos acceden a esas clases.

"El sistema preescolar de Denver es un fracaso en cuanto a los latinos del suroeste de la ciudad y a otras comunidades de bajos ingresos y de color", comentó Shawna Foster, portavoz de PJU.

Foster explicó que durante varios meses los expertos de PJU analizaron numerosos factores relacionados con las clases preescolares, desde la disponibilidad de vacantes y la ubicación de las escuelas, hasta la calidad de los edificios, los costos, el sistema disciplinario y las razones por las que los latinos inscriben o no a sus hijos en esas clases.

En ese contexto también se realizó una encuesta "con miles de residentes en el suroeste de Denver" para determinar si los padres latinos valoran o no la educación preescolar.

"En su gran mayoría, no son los padres del suroeste de Denver que eligen que sus hijos no vayan al prejardín de infantes, sino que se les impide que sus hijos tengan acceso a clases preescolares de calidad", sostiene el informe.

Esos impedimentos incluyen la falta de vacantes en las escuelas locales, falta de suficientes sitios de educación preescolar, clases de poca calidad, precios altos y dificultades para hacer los arreglos necesarios para que los niños asistan a esas clases.

publicidad

"El principal problema es que simplemente no existen la suficiente cantidad de vacantes en los programas de educación preescolar para satisfacer las necesidades de los residentes en el suroeste de Denver", enfatiza el informe.

Como consecuencia, comentó Foster, los niños quedan "en lista de espera", algo que en definitiva les impide ingresar a los estudios preescolares en el momento que necesitan hacerlo, es decir a los tres años de edad.

Si los padres eligen una escuela privada, el costo anual promedio por niño es de casi $11,500, un costo demasiado alto para familias hispanas de bajos recursos y con varios hijos. Además, la mayoría de esas escuelas ofrecen "servicios inadecuados" para hispanohablantes.

"Esos obstáculos sistemáticos hacen muy difícil y de hecho prácticamente imposible que muchas familias de ingresos bajos o moderados accedan a educación preescolar de calidad. El sistema de educación preescolar de Denver funciona como un 'gran desnivelador'", concluye el reporte.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad