publicidad

Pequeños amantes de la naturaleza

Pequeños amantes de la naturaleza

El contacto con la naturaleza tiene más beneficios que inconvenientes para tus niños, según diferentes estudios.

La American Psycological Association asegura en un artículo que cada vez hay más evidencia científica demostrando los beneficios de la naturaleza para el bienestar físico y psicológico de los niños, incluidos la reducción del estrés, una mayor salud física, mayor creatividad y una mejor concentración.Investigaciones como la realizada por el American Institutes for Research, sobre los efectos de los programas de educación al aire libre para niños en California, concluyó que el grupo de estudiantes que tuvo experiencias de aprendizaje al aire libre incrementó 27 por ciento su capacidad para dominar conceptos científicos, aumentó la cooperación y habilidades para resolución de conflictos, ganó autoestima, y aumentó su comportamiento ambiental positivo, resolución de problemas, motivación para aprender y comportamiento en el aula.Pero muchos de estos estudios también destacan la importancia de las actividades no estructuradas en contacto con la naturaleza."Resurrecting Free Play in Young Children: Looking Beyond Fitness and Fatness to Attention, Affiliation and Affect" (de los investigadores Hillary L. Burdette y Robert C. Whitaker, publicado en los Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine de la American Medical Association), plantea que los niños que tienen oportunidades en forma regular para jugar sin estructuras al aire libre, son más inteligentes, más capaces de llevarse bien con otros, más saludables y más felices.

publicidad

La respuesta es muy simple. Aprovechar el tiempo de los chicos para desarrollar actividades al aire libre. Aquí van algunas posibilidades para toda la familia.Un picnic todos los domingos. Nada más divertido para todos. Sólo basta con llevar una buena cesta y comida ligera. Lo demás se limita a jugar y jugar.Partidos de fútbol. Si son muchos o pocos. Este deporte entretiene a todos. También se puede jugar a la paleta pelota, al escondite entre los árboles o a batear. La familia decide.Safaris de fotos. Para que los pequeños conozcan más el mundo que los rodea, es interesante llevar una cámara y obtener imágenes de insectos, plantas y cuanto se cruce por el camino.Expediciones. La familia entera puede jugar y generar sus propias aventuras. Sólo hay que ponerse en el lugar de los expedicionarios y recorrer bosques o cualquier espacio rodeado de vegetación.La búsqueda del tesoro. Uno de los papás tiene que esconder algo que genere interés en los chicos. Y luego... ¡a jugar! Sólo basta con imaginarse que son piratas a punto de descubrir un gran tesoro. Será misión de los padres brindar las pistas para llegar a él.Acampar. Aquellos que tienen más tiempo pueden incluso planificar todo un fin de semana en algún espacio verde. Ideal para esta época del año.Pesca. Los más chicos se divertirán y será un gran momento en familia. Todos pueden empacar y pasar un gran día a la vera de un lago o río donde se pueda practicar esta disciplina.Jugar a cuidar. Otro juego interesante y que generará conciencia en los más pequeños es justamente hacer una competencia de limpieza. Ir a algún parque con bolsas y guantes a recoger, por ejemplo, las hojas caídas de los árboles.Todas estas actividades estimularán a los más pequeños y también ayudarán a que se conecten e interactúen con amigos, hermanos y con los mismos padres. Un sitio interesante para aprender más actividades es el de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad